¿Cómo se prende tu cerebro cuando te prendes?

Por María Escobedo Silva

Según Masters y Johnson (1966), la respuesta sexual humana es el conjunto de cambios psicológicos, biológicos y hormonales que experimenta el cuerpo ante un estímulo sexual y se representa por medio de 4 etapas: la excitación, la meseta, el orgasmo y la resolución. Años más adelante, Helen Kaplan (1979) propuso una 5ª etapa, el deseo. Esta etapa es la única que es puramente psicológica y es anterior a la fase de excitación.

Deseo

La fase de deseo consiste en el apetito sexual, es decir, las ganas que tiene una persona por tener actividad sexual, independientemente si se lleva a cabo o no. (AMSSAC). Esta primera fase es consecuencia de nuestros propios pensamientos al percibir un estímulo placentero, el cual se define como Estímulo Sexual Efectivo (ESE) el cual nos mueve a ponernos en condiciones para poder responder a una experiencia erótica. Estos estímulos son diferentes en cada persona y existen 2 tipos. El ESE psíquico se refiere a lo que percibimos por medio de los sentidos, por ejemplo, una persona físicamente atractiva o que nos agrade su olor. El segundo tipo de ESE es el reflexogénico que a su vez puede ser exteroceptivo, por ejemplo, la estimulación de los órganos sexuales o interoceptivos, como la estimulación causada por la vejiga llena. (Franco, s.f.)

El deseo es la única etapa de la Respuesta Sexual Humana que sólo produce cambios a nivel cerebral y no cambios a nivel motriz, estos cambios se dan principalmente en la Corteza prefrontal, y en el Cerebelo. Una vez que el ESE es captado por los sentidos, llega finalmente a la Corteza prefrontal (CPF) y al Cerebelo. En estas dos estructuras se analiza el estímulo dentro del contexto y se define si se va a actuar sobre él o no. La respuesta se va a dar dependiendo de la situación y lo que persona considere como “apropiado” por sus vivencias anteriores y su aprendizaje. (Romi, 2009)

En cuanto al hipotálamo, cuando este tiene una activación por estar en contacto con la testosterona, también se genera una mayor sensación de deseo sexual. (Durán, 2000)

Excitación y Meseta

La segunda fase es la excitación, el resultado del deseo. Esta fase puede durar unos minutos y llegar hasta algunas horas. Esto depende de la eficacia e intensidad del estímulo, del contexto, de elementos psicológicos de la persona, entre otros. Al igual que estos factores pueden propiciar y aumentar el tiempo de la excitación, también pueden interrumpirla. (Franco, s.f.)

La meseta es la tercera fase de la Respuesta Sexual Humana, la cual se caracteriza por un momento de excitación muy intensa, por lo que sus procesos neurofisiológicos son iguales a los de la excitación. (Muñoz Collado, s.f.)

Al momento de recibir estimulación directa a los genitales y la información recabada por medio del olfato, se manda una señal por medio de la médula espinal hacia la amígdala, la cual secreta grandes cantidades de vasopresina. Asimismo, la amígdala activa el área preóptica, la cual secreta oxitocina y dopamina, las cuales tiene como objetivo activar la anticipación al acto sexual y propiamente la conducta sexual. (Muñoz Collado, s.f.)

Específicamente en las mujeres, los receptores genitales también generan una activación noradrenérgica en el cerebro, al mismo tiempo que activan la amígdala. También existe una activación del hipotálamo, donde se secreta oxcitocina, estradiol y progesterona, lo que promueve el acto sexual con mayor intensidad. (Muñoz Collado, s.f.)

Orgasmo

El orgasmo se ha definido de manera muy subjetiva como un momento muy intenso de placer que puede durar aproximadamente 15 segundos, pero depende de cada persona. Esta etapa consiste en la liberación de la tensión sexual. La eyaculación es una forma de responder al orgasmo en el caso de los hombres, sin embargo, no son lo mismo. La eyaculación es el momento en el que sale el semen del pene, pero puede no venir acompañada de la sensación de placer, es decir, del orgasmo. (Franco, s.f.)

A nivel cerebral, el orgasmo es casi idéntico en mujeres y hombres, aunque en las mujeres se “pausan” más estructuras que en el hombre, se activa la sustancia gris (activación lucha – huida) y se estimula la corteza, la cuál parece tener relación entre el dolor y el placer. (Clemente, 2018)

Tanto en hombres como en mujeres, existe una inhibición de la corteza orbitofrontal lateral, la cual se encarga de la razón y el control, por lo que el orgasmo se ha descrito como una sensación de pérdida de control de músculos y pensamiento. (Clemente, 2018)

Recientemente se encontró el lugar específico que se prende cuando una persona tiene un orgasmo, esta zona es el Tegmento Pontino Dorsolateral que se encuentra en el tallo cerebral, del lado izquierdo del cerebro. (Domínguez, 2013)

La eyaculación por otra parte tiene activación cerebral en otras áreas del cerebro. Estas áreas se localizan en la médula espinal y en tálamo, así como en otras estructuras del sistema límbico. (Franco, s.f.)

Resolución

Inmediatamente después del orgasmo viene la fase de resolución donde todo vuelve a la normalidad, los órganos sexuales regresan a su estado natural y las respuestas vegetativas se vuelven a normalizar. Esta fase suele durar aproximadamente de 10 a 15 minutos. (Franco, s.f.)

La neurofisiología de esta etapa está involucrada totalmente con el Sistema Nervioso Autónomo (Simpático y parasimpático), el cual regula funciones involuntarias del cuerpo, como la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, la respiración, la tensión muscular y la vasocongestión. En la resolución, por medio de este sistema, la médula espinal activa al tallo cerebral para que este a su vez active al hipocampo y regule estas funciones para llevarlas a un estado normal, es decir, como estaban antes de que empezara la fase del deseo. (Ferri, Díaz, Díaz, Del Amo, Córdoba, Civera y Campos, s.f.)

Referencias

Ferri, S., Días, A., Díaz, A., Del Amo, E., Córdoba, A., Civera, L. y Campos, I. (s.f.) Respuesta Sexual Humana. Recuperado el 13 de febrero de 2020 desde http://mural.uv.es/majoan/Grupo2RespuestaSexualHumana.pdf

Franco, E. (s.f.). Neurofisiología de la Respuesta Sexual Humana. México: Universidad Nacional Abierta y a Distancia. Recuperado el 13 de febrero de 2020 desde http://stadium.unad.edu.co/preview/UNAD.php?url=/bitstream/10596/9462/1/80011-

Muñoz Collado, S. (s.f.). Conducta sexual en hombres y mujeres: bases neurológicas. Recuperado el 13 de febrero de 2020 desde https://www.psicoactiva.com/blog/conducta-sexual-bases-neurologicas/

Durán, A. (2000). El centro sexual se localiza en el hipotálamo, la part cerebral responsable también del control de las emociones y las sensaciones, la velocidad del corazón y la presión sanguínea. Recuperado el 13 de febrero de 2020 desde http://www.alfdurancorner.com/lecturas-seleccionadas/el-centro-sexual-se-localiza-en-el-hipotalamo.html

Clemente, S. (2018). ¿Qué ocurre en nuestro cerebro durante el orgasmo? Recuperado el 13 de febrero de 2020 desde

Domíngez, N. (2013). Un estudio desvela el epicentro del orgasmo. Recuperado el 13 de febrero de 2020 desde https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=81578

Asociación Mexicana para la Salud Sexual A.C.. (s.f.) Respuesta Sexual Humana.

Romi, J. C. (2009). Bases neurobiológicas de la conducta sexual. Psiquiatría Forense, Sexología y Praxis, 5 (1), 42-77 http://medicinaforenseperu.com/media/documentos/20100212164107.pdf

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s