La educación sexual, mejor amiga de la prevención.

Por: Zuhaila Casas Caram

Nelson Mandela dijo: “la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”, si esta afirmación es cierta ¿por qué no hemos utilizado esta poderosa arma para cambiar y mejorar nuestra vida sexual?

La sexualidad, como ya lo sabemos, se ha convertido en el más grande tabú de la sociedad y, a pesar de que hemos logrado un avance en la deconstrucción de este tabú, aún tenemos mucho camino por recorrer y, como dijo Mandela, la clave es la educación.

No es un secreto que la educación sexual siempre ha sido un tema polémico ya que, causa preocupaciones para los padres de familia, para las escuelas y para la sociedad en general. La principal preocupación que genera el conflicto es la idea de que, por hablar sobre sexo y sexualidad, los jóvenes iniciarán prácticas sexuales promiscuas a temprana edad y que vivan en un libertinaje corporal. Pero no podemos perder de vista que la educación sexual es la clave para la prevención de todos los riesgos que rodean a la intimidad.

Según la UNESCO (2018), la educación sexual es el proceso de aprendizaje y de enseñanza por el cual se obtiene información empírica, herramientas, técnicas, actitudes y valores para que los niños y jóvenes logren disfrutar su salud, bienestar y dignidad, tomar decisiones conscientes y saludables sobre su vida sexual, así como ejercer y proteger sus derechos sexuales y reproductivos. Es muy importante que la educación sexual sea INTEGRAL (EIS), por lo que debe cubrir todas las áreas que abarca la sexualidad como el aspecto físico, el psicológico-emocional, el cognitivo y el sociocultural.   

La falta de educación sexual ha generado que como jóvenes nos avergoncemos de nuestras dudas y curiosidades y que llevemos una vida sexual confusa y llena de huecos informativos lo que ha llegado a ser un problema para la salud pública. Por ejemplo, según la OMS (2013), cada día 1 millón de personas contraen alguna infección de transmisión sexual, lo que significa que anualmente existen 357 millones de transmisiones de ITS que contribuye a que éstas sean de las 10 primeras causas de morbilidad en jóvenes de entre 15 y 44 años en el país (Atienzo et al. 2013). Otros ejemplos son que el 40% de las mujeres adolescentes que se embarazan no lo planean y llevan a cabo un embarazo no deseado, por la falta de información sobre la anticoncepción de emergencia; y que únicamente el 38% de los adolescentes utilizan métodos anticonceptivos durante su primera relación sexual; la cual, en promedio, se lleva a cabo durante los 15 y los 19 años (Atienzo et al. 2013).

En México, la implementación de la educación sexual en las escuelas comenzó en 1974 (Escamilla y Guzmán.  2016), pero, como era de esperarse, las diferentes propuestas fueron rechazadas y generaron polémica entre los papás, ya que pensaban que la educación sexual se debía llevar a cabo en casa y a puerta cerrada (Escamilla y Guzmán. 2016). Esto podrá hacerles sentido a muchas personas, pero sabemos que si fuera tan sencillo como eso no estaríamos enfrentando la situación de desinformación sexual actual. Existe un enorme riesgo al dejarles a los padres la tarea de educar a sus hijos e hijas sobre la sexualidad, la subjetividad. El hacer a la educación sexual un asunto familiar o de casa, pone en peligro la veracidad y la objetividad de la información que se les dirá a los jóvenes, porque cada papá, mamá o quien quiera encargarse de este trabajo lo hará a partir de la percepción, las creencias y los juicios personales que tenga sobre el tema.

La UNESCO, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, publicó diferentes reportes que demuestran que la educación integral sexual (EIS) tiene efectos positivos en la salud sexual y reproductiva porque ésta ayuda a disminuir los casos de ITS, y también los casos de embarazos no deseados (UNESCO. 2015). Es por esto por lo que la educación sexual integral tiene que estar basada en información verdadera, actualizada y objetiva, ya que ayuda a que los jóvenes a tomen decisiones conscientes y saludables respecto a su vida sexual y que así eviten poner su dignidad y su salud física y emocional en riesgo.

La implementación de talleres y clases de EIS obligatoria es cada vez más exigida por los jóvenes, lo que ha quedado claro en diferentes congresos, ponencias y declaraciones, como por ejemplo en la Declaración del Foro mundial de la Juventud en Bali en 2012 y en la Declaración de Colombo sobre la juventud en 2014 (UNESCO. 2015). El acceso a este tipo de información es uno de los muchos derechos sexuales que reafirman que la sexualidad es un aspecto esencial en los seres humanos; por lo que debe de ser tratada con un enfoque positivo y de respeto (WAS. 2014).

Referencias:

Atienzo E E, Campero Cuenca L, Hernández Prado B, Suárez López L. (2013). “Salud sexual y reproductiva de los adolescentes en México: evidencias y propuestas”. Gaceta Médica de México. Disponible en: https://www.anmm.org.mx/GMM/2013/n3/GMM_149_2013_3_299-307.pdf

CONAPO. (2016). “Situación de salud sexual y Reproductiva: República Mexicana”. Disponible en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/237216/Cuadernillo_SSR_RM.pdf

Escamilla Gutierrez ML, Guzmán Saldaña RME. (2016). “Educación sexual en México ¿Misión de la casa o la escuela?”. Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Disponible en: https://www.uaeh.edu.mx/scige/boletin/icsa/n10/e1.html

OMS. (2013). “Salud sexual”. Disponible en: https://www.who.int/topics/sexual_health/es/#:~:text=La%20salud%20sexual%20es%20un,toda%20coacci%C3%B3n%2C%20discriminaci%C3%B3n%20y%20violencia.

UNESCO. (2018). “Por qué es importante la educación integral en sexualidad”. Disponible en: https://es.unesco.org/news/que-es-importante-educacion-integral-sexualidad

UNESCO. (2015). “La educación integral en la sexualidad: Una revisión global de evidencia, prácticas y lecciones aprendidad”. Disponible en: http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/FIELD/Santiago/pdf/educacion-integral-sexualidad.pdf

WAS. (2014). “Derechos sexuales y reproductivos”. Disponible en: https://worldsexualhealth.net/message-wshd-2020/

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s