La píldora anticonceptiva masculina: una alternativa basada en confianza.

Por: Andrea Perdomo

En un mundo ideal y color de rosa, los dos lados de la pareja deben estar al pendiente por utilizar métodos anticonceptivos adecuados y de obtener la atención médica necesaria al ser sexualmente activos. Tristemente, la realidad no es así.  

Desde el principio, los anticonceptivos o preservativos se han utilizado con dos objetivos principales: prevenir el embarazo no deseado y evitar infecciones de transmisión sexual. La primera mencionada podría ser vista como algo que afectaría a tanto al hombre como a la mujer, sin embargo, no siempre es así. La realidad es que el hombre, por más involucrado, enamorado, atraído o como queramos decirle, está de su pareja, en cualquier momento podría evitar o evadir un embarazo no planeado. Por otro lado, la mujer deberá vivir con dos alternativas. Primero, la de llevar un embarazo hasta el parto, lo cual, como todos sabemos, tarda nueve meses, una infinidad de síntomas y al final, decidas o no, quedarte al producto, va a tener un hijo. La segunda alternativa es llevar a cabo un aborto o terminación del embarazo. Esto conlleva una infinidad de efectos secundarios, ya sea realizado en una clínica (en caso de ser legal) o de formas clandestinas, mismo que puede llevar incluso a la muerte (tanto del producto como de la mujer).

Dejando fuera el debate “pro-aborto” contra “pro-vida”, la realidad es que la mujer es la que se ve afectada (ya sea positiva o negativamente) por un embarazo no planeado. Claro que existen los casos reales (pero menores) en donde el hombre se involucra y acompaña a la mujer en el proceso que se decida tomar.

Existen una gran cantidad de métodos que la mujer puede llevar a cabo, tomarse, introducirse, colocarse o como queramos llamarlo, para evitar un embarazo no deseado. Sin embargo, los métodos que los hombres pueden llevar a cabo son mucho menores (o menos frecuentes). Podrán existir un millón de razones por las que no existen aún, pero una es clara: existen incentivos o motivadores completamente biológicos para que una mujer (en caso de ser heterosexual) impulse a su pareja a tomar la decisión de utilizar o no métodos anticonceptivos, pues es ella la que deberá asumir las consecuencias. (Aremis, 2017)

Sin embargo, en los últimos años ha existido el debate del involucramiento de los hombres en la anticoncepción. Esto partiendo de la base de que no sólo debería de ser responsabilidad de la mujer, no deberían de ser las únicas tomando medidas para evitar un embarazo, cuando ambos son parte de la relación (física, emocional, sexual, o como sea).

La falta de anticonceptivos masculinos dejará de ser una excusa desde que en 2019 se declaró la píldora anticonceptiva masculina como segura y efectiva. Esta ha abierto al puerta a miles de argumentos, tanto a favor como en contra, pero la mayoría, más que clasificarlos en estos dos bandos, son realistas. (24 horas, 2019)

A pesar de responsabilizar a los hombres con métodos anticonceptivos, sigue existiendo una cuestión de confianza en el hombre, donde deberían de ser estrictos y responsables con la toma de estos medicamentos, para que el mismo sea efectivo. Como ya sabemos, ellos cuentan con este incentivo biológico, que existe en el caso de la píldora femenina.

El que la píldora anticonceptiva masculina exista en el mercado o no, no depende ni está relacionado con la eficacia y seguridad de esta. A pesar de ser aprobada por los distintos gobiernos que la distribuirían, tiene un mayor impacto en la realidad de cada pareja, donde es mas probable y realista que una mujer tenga la certeza y confianza de que está haciendo todo lo que está en sus manos para prevenirla fecundación del óvulo.

Por lo mismo, viviendo en un país como México, en donde la violencia de pareja es más común de lo que escuchamos, donde los datos muestran que el 43.9% de las parejas en el país muestran tener signos de violencia a lo largo de la relación, es poco probable que la mujer, conociendo su realidad, deje en manos del hombre el controlar la anticoncepción.  (Gobierno de México, 2019)

Se ha dicho que, más que voluntad por parte de los hombres, va a traer consigo una gran cantidad de educación para que sea efectiva. Por lo mismo, se ve muy lejano vivir en este mundo ideal donde no exista violencia y exista confianza a cambio, donde se le podría permitir al hombre de la pareja tomar las medidas estrictas de utilizar la píldora anticonceptiva.

Referencias:

Gobierno de México (2019). Información sociodemográfica de las relaciones de pareja en México. Recuperado el 04 de noviembre de https://www.gob.mx/conapo/articulos/informacion-sociodemografica-de-las-relaciones-de-pareja-en-mexico#:~:text=La%20ENDIREH%202016%2C%20mostr%C3%B3%20que,el%20porcentaje%20aumenta%20a%2046.1%25.

24 horas (2019).  Píldora anticonceptiva masculina declarada segura y efectiva. Recuperado el 04 de noviembre de https://www.24-horas.mx/2019/03/28/pildora-anticonceptiva-masculina-declarada-segura-y-efectiva-video/?fbclid=IwAR2oyUVMvvTYqeBTqIhubGhOYqpoVY4vDcJkhZc_q6Jfm-E4UQTex46MST0

Aremis, D. (2017) Anticoncepción en adolescentes mexicanos de escuelas del nivel medio superior: uso y necesidades insatisfechas. Recuperado el 04 de noviembre de https://saludpublica.mx/index.php/spm/article/view/8481/11338

Aspilcueta, D. (2013) Rol del varón en la anticoncepción, como usuario y como pareja. Recuperado el 04 de noviembre de http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1726-46342013000300018

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s