¿Víctima, o creadora de sentido?

Por Paola D

No soy víctima de mi vida,

por lo que he pasado

sacó a una guerrera de mí,

y es mi mayor honor el ser ella.

Rupi Kaur

Cuando era niña, me gustaba mucho pensar en el “típico dilema” de si la vida es destino o casualidad. Me interesaba mucho pensar en si importaban las acciones que tomaba o si en realidad daba lo mismo, ya que al final, la vida me daría “lo que sea que sea mi destino”. Fui creciendo y me di cuenta de la falla tan grande que había en mi pensamiento, un problema que comparto con muchas personas del mundo, el error estaba en pensar que las cosas eran blanco o negro, destino o casualidad. Olvide por completo la enorme escala de grises que existe.

Foto: Steve Johnson

A lo largo de los años, el modelo positivista nos ha ayudado a obtener enormes cantidades de conocimiento, ha aportado al desarrollo y crecimiento de la humanidad y muchos beneficios más. Ahora, no todo es positivo, contrario a su nombre, ya que el positivismo también nos ha dado una visión única, y se ha olvidado que como seres humanos existen tantas realidades como personas, existen millones de tonalidades grises. No podemos intentar que las personas funcionen de manera predecible, algo que se espera en el método científico, pero la psicología ha cometido el error de, en ocasiones, buscar entrar a las ciencias, tomando como ciencia el positivismo y, olvidando que aquí también hay muchos grises, muchas maneras de hacer ciencia.

Otra manera de hacer ciencia, por ejemplo, es el método fenomenológico, en dónde lo que buscamos comprender es la experiencia única e individual de cada ser humano. Este método, en la psicología, entra en la corriente fenomenológica existencial, en dónde hablamos de los atributos existenciales. Como lo dice su nombre, los atributos existenciales son innatos, atributos con los que todos llegamos al mundo, pero que, por supuesto, se vivirán de manera única e irrepetible en la experiencia de cada ser humano. Para este texto, me interesa hablar únicamente de dos atributos existenciales: la libertad y la responsabilidad. La libertad se refiere a que, como seres humanos, tenemos siempre la opción de decidir cómo vivir nuestra vida, siempre hay una elección (incluso al elegir no elegir, estamos eligiendo algo, que alguien más elija por nosotros). El segundo atributo, la responsabilidad, se refiere a que, si soy libre de elegir, entonces también soy responsable de los resultados de esas elecciones. En la vida sucederán muchas cosas que no pedimos ni elegimos, así funciona, pero lo que si elegimos es que hacemos con esas situaciones, y hacernos responsables de esto ayuda a tener una vida más autentica y plena.

Bueno y, toda esta clase ¿para qué?

El trauma, sobre todo enfocado a violencia sexual, es un tema que me interesa de manera personal, profesional y teórica. Desde hace algunos años empecé a investigar ampliamente sobre el tema, pero no logré encontrar mucho, o más bien, no logré encontrar lo que buscaba. Yo buscaba encontrar historias de sobrevivientes, historias de transformación en primera persona, éxito y crecimiento; pero, en su lugar, me encontré con muchas teorías de “todo lo que puede desencadenar una situación traumática”. Encontré las mil y un maneras en que alguien puede irse para abajo al sobrevivir un trauma. Sentí que se hablaba de quienes habían vivido un trauma como si estuvieran rotos y fueran irreparables.

Es mentira, no solo encontré eso, para cada negro hay un blanco, así que también me encontré con en concepto de “resiliencia”. La resiliencia, según la Real Academia Española, es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. Este concepto suena muy bien, y en realidad es un concepto “positivo” en la psicología, pero para mí, algo no estaba bien. Para mí, el concepto de resiliencia suena a “a pesar de lo que viví estoy aquí y estoy bien”, y yo lo que buscaba eran historias de: “esto que viví me marcó, y se quedará conmigo toda la vida, pero no para tirarme hacia abajo, sino que es un impulso para transformar mi vida y ser la mejor versión de mí.” Así que, qué pasa si nos preguntamos por todos esos tonos grises que existen a partir del trauma. Escuchemos a todas esas personas que (cada una en su experiencia única e irrepetible) vivieron una situación traumática y, por supuesto que pasaron por una etapa de muchísimo dolor, pero también sacaron de ahí la fuerza para hacer ajustes y dejar atrás esas formas que no les estaban siendo útiles y así, crean cosas mágicas. Son más ellas que nunca, son mujeres que encontraron la autenticidad.

Tal vez suena muy romántico, la típica historia de alguien que tiene una experiencia de casi morir y al día siguiente se despierta siendo la persona más solidaria del mundo, y sí, está historia es completamente romántica, pero creo que podemos encontrar esto personas con quienes nos cruzamos día a día.  Como mencioné en un principio, creo en la libertad y la responsabilidad, y también creo que el lenguaje es importante. Prefiero utilizar la palabra sobreviviente a la palabra víctima, ya que una víctima no tiene opción de nada, mientras que alguien que “sobrevive” es alguien que no eligió lo sucedido, pero si puede elegir qué hacer con eso. Pienso en mujeres como Chanel Miller, quien después de vivir una situación de abuso (y por supuesto, después de pasar por tiempos increíblemente difíciles), cambió el rumbo de su vida y ahora se dedica a escribir y contar historias, dando apoyo a mujeres que han pasado por situaciones similares a la de ella; pienso en Rupi Kaur, que plasma sus traumas y su dolor en poemas y escritos que resuenan con millones de personas alrededor del mundo; y, aunque sin ponerles nombre o cara, pienso en millones de mujeres que han vivido situaciones traumáticas y han logrado hacer magia con su vida.

En ocasiones me gusta preguntarme de dónde surgió la fuerza y vocación de todas esas mujeres que admiro, de todas esas mujeres guerreras que veo en el mundo. ¿Será que ellas, o mujeres cercanas a ellas, vivieron una situación tan dolorosa que lo siguiente fue un impulso para lo que son hoy?

No busco transmitir que es necesario vivir un trauma para encontrar esta autenticidad, ni que esto es lo “correcto” después de pasar el dolor. Como mencioné en un principio, creo que cada persona tiene creencias, historias y maneras únicas, irrepetibles y perfectas. Simplemente busco exponer una nueva forma de ver a quienes sobreviven un trauma, una de las miles tonalidades de gris que pueden existir.

Referencias

Asale, R. (2021). resiliencia | Diccionario de la lengua española. «Diccionario de la lengua española» – Edición del Tricentenario. https://dle.rae.es/resiliencia

Flemming, S. (2017). The Phenomenological Method in Husserl and in Gestalt Therapy. Gestalt Review, 21(2), 123-141.

Maffly-Kipp, J., Flanagan, P., Kim, J., Schlegel, R., Vess, M., & Hicks, J. (2020). The Role of Percieved Authenticity in Psychological Recovery From Colective Trauma. Journal of Social and Clinical Psychology, 39(5). https://www.journalofsocialpsychology.com

Miller, C. (2019a). Know My Name: A Memoir (1.a ed.). Viking.

Westphal, M., & Bonanno, G. A. (2007). Posttraumatic Growth and Resilience to Trauma: Different Sides of the Same Coin or Different Coins? Applied Psychology, 56(3), 417–427. doi:10.1111/j.1464-0597.2007.00298.x

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s