No logro disfrutar las relaciones sexuales ¿Qué pasa conmigo?

¡Hola!

Estoy segura que si estas aquí es porque probablemente has escuchado algunas historias cercanas o incluso personales, acerca de algunas dificultades de las relaciones sexuales que probablemente vayan más allá de los nervios o la emoción de las primeras veces, o una nueva pareja sexual. 

¿Has escuchado frases como “te juro que no entraba” “es que me dolió muchísimo”, “la verdad cero lo disfrute”, “ni me acerque al orgasmo”? Aquí te contaremos un poco más acerca de qué puede estar sucediendo. 

Primero que nada, es importante aclarar que muchas mujeres a lo largo de su vida presentan problemas con la función sexual e incluso habrá mujeres o personas con vulva, que las presenten durante toda su vida.

La disfunción sexual femenina se define como “un trastorno en el deseo, excitación, orgasmo y/o dolor durante una relación sexual, genera estrés personal y tiene impacto en la calidad de vida y las relaciones interpersonales” (Muñoz, Camacho, 2016). 

Las relaciones sexuales a veces pueden ser complicadas y muchas veces las películas, series, libros o cualquier medio de entretenimiento nos pueden hacer pensar que siempre tiene que las relaciones sexuales son perfectas y siempre placenteras, por lo que a las personas les puede llegar a generar mucho estrés, angustia y presión al no sentir que lo están haciendo o sintiendo de la manera “que tiene que ser”.  

La realidad de todo, es que los seres humanos tenemos una psique que es bastante compleja, tiene una serie de componentes culturales, sociales, familiares y religiosos que pueden ser los regidores de muchas de nuestras conductas, pensamientos, emociones y acciones del día a día. Por eso, las disfunciones sexuales pueden estar clasificadas dentro de tres grandes grupos, biológicas, psicológicas y conflictos de pareja (Sánchez, 2021). 

Y esto puede llegar a causar los siguientes síntomas: 

  • Poco deseo sexual: Es el más común, hay una falta de interés sexual o disposición sexual. 
  • Trastorno de excitación sexual:  Se puede sentir el deseo sexual e incluso es probable que esté intacto, pero el problema se presenta al mantener la excitación o no poder excitarse. 
  • Trastorno orgásmico: Se presentan dificultades recurrentes para alcanzar el orgasmo después de la suficiente excitación sexual o estimulación continua. 
  • Trastorno de dolor sexual: Hay dolor relacionados a la estimulación y/o el contacto vaginal. (MayoClinic, 2020). 

Ahora, ya que conoces los síntomas y los trastornos, es importante aclarar que no por presentarlo algunas veces significa que ya padeces de algun trastorno, recuerda que las relaciones sexuales pueden cambiar cada día y también dependeran del entorno, del deseo, de tu humor y de mil factores más. Entonces, no te asustes si  algún día no puedes alcanzar el orgasmo, no significa que tengas un Trastorno Orgásmico. Estos trastornos se presentan cuando lo experimentas en la mayoría de tus encuentros sexuales (en un porcentaje entre el 75 y 100%) y cuando los síntomas se han presentado por mínimo 6 meses. Pero recuerda, siempre acude con algún experto de la salud mental o especialista en sexualidad (DSM 5, 2014). 

Lo más importante de todo esto y lo que yo te trato de transmitir al escribir esto, es que no te sobreexijas en el momento de las relaciones sexuales y mi mejor consejo es, siempre escuchate a ti mismo y no te dejes llevar por las opiniones o experiencias globales, si hay algo que está haciendo que no te sientas bien física o emocionalmente, siempre recurre a tu medicx o con un psicologx especializado que te pueda asesorar. Aquí te van algunas de mis recomendaciones:

  • Acude a un psicoterapeuta especializado o con algún sexologo especializado, siempre puede ser difícil al principio pero es lo mejor que puedes hacer.
  • Hay que descartar antes que nada, cuestiones fisiológicas, normalmente se pide un perfil hormonal. 
  • Terapias especializadas.
  • Terapia sexual: se ha demostrado que tiene gran efectividad en casos de vaginismo. 
  • Terapia farmacológica: Se trata normalmente con parches de testosterona.

Para mi la mejor opción, será un psicoterapeuta o un sexologo. Ya que, siempre será bueno hablar acerca de lo que nos sucede y tener a alguien que nos escuche y nos oriente a cómo podemos ir progresando, pero recuerda que aquí no hay ninguna regla, busca lo que a ti te haga sentir mejor y disfruta. 🙂

-Mariana Fernández Alcelay

Referencias: 

Mayo Clinic (2020).  Disfunción sexual femenina, síntomas. Recuperado de https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/female-sexual-dysfunction/symptoms-causes/syc-20372549

(2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5: American Psychiatric Association- APA (5a. ed.)

Sánchez, R. Disfunciones sexuales- taller de sexualidad. [Presentación de Power Point, Diapositiva 11]. 

Muñoz, Camacho (2016). Prevalencia y factores de riesgo de la disfunción sexual femenina: revisión sistemática. [Versión electrónica]. Revista chilena de Obstetricia y ginecología. Recuperado el 6 de marzo de https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75262016000300002

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s