Los mitos detrás del deporte de alto rendimiento y la sexualidad.

Escrito por: Mariana Cadena Castañeda

Hoy en día el mundo del deporte ha crecido de forma positiva en la sociedad, cada vez son más las personas que buscan encontrar un equilibrio físico y emocional en sus vidas por medio del deporte. El deporte influye positivamente en las personas, mejora la capacidad de trabajo en equipo, mejora la salud y tu condición física.

Sin embargo, es diferente cuando hablamos del deporte de alto rendimiento, el cual se caracteriza por altas exigencias para lograr los objetivos específicos ya sea en grupo o de forma individual. Junto a estas exigencias han surgido preguntas sobre como beneficia o perjudica tener relaciones sexuales antes de un evento deportivo importante.

Durante muchos años se había tenido la teoría de que el tener sexo antes de un partido o competencia afectaba negativamente en el rendimiento de les deportistas, pues en la antigua Grecia se decía que el semen era una “sustancia de energía divina” y que por lo tanto perderla podría ser causa de un bajo rendimiento.

Después de años de estudios, algunes de los más recientes revelan que la sexualidad también podría reflejar beneficios en el rendimiento del deportista y no solo eso, sino que el mismo deporte puede contribuir o frenar el rendimiento sexual.

Según Faye, Y. (2019) “la sexualidad es un conjunto de actos físicos emocionales con el sexo encaminando a satisfacer las necesidades vístales del ser”. En un estudio presentado por este mismo autor en 2019, el 60% de los encuestados que eran o son deportistas afirmaron que no podían tener sexo un día antes de la competencia ya que esto causaba que su rendimiento físico no fuera el mejor, mientras que el otro 40% consideraba que si se puede tener sexo y que aparte esto les permite sentirse con mayor motivación a la hora de estar en la competencia.

Si bien, la creencia de que el sexo debilita ha llevado a les deportistas a evitar tener relaciones sexuales previo a eventos importantes como: partidos, olimpiadas, mundiales, etc. Y esto ha tomado cada vez más fuerza con la comparación de que un orgasmo implica un gasto cardiovascular similar a subir dos pisos por escaleras a un paso acelerado… pero si nos basamos en eso sería similar a que las personas no pudieran ir a trabajar, bailar, estudiar o al súper después de tener relaciones sexuales.

Diferentes autores hablan sobre este mito como algo que hace que las personas se compren la idea y afecta al deportista de forma mas psicológica que física con la simple idea de saber que tener relaciones sexuales lo hará mas débil al momento de una competencia.

Por otro lado, hablemos de los beneficios del deporte en la sexualidad, los cuales no solo hacen que la persona se sienta mucho mejor, sino que también esta comprobado que aumenta el deseo sexual y mejora las relaciones sexuales.

Algunos de estos beneficios son:

  • Incrementa la producción de sustancias que son importantes a la hora de tener relaciones sexuales.
  • Mejora física y emocionalmente a las personas.
  • Ayuda a dormir mejor, ya que la falta de sueño puede causar disfunción eréctil.
  • Libera endorfinas las cuales producen la sensación de placer.

En un estudio realizado en Italia, se observo como el tener relaciones sexuales antes de una competencia ayudaban a la producción testosterona (hormona sexual masculina) lo que ayudaba a que los atletas tuvieran un aumento en su rendimiento deportivo.

Mientras que, en otro estudio realizado en Israel, se comprobó que las mujeres deportivas incrementan su rendimiento deportivo conjuntamente al número de orgasmos que tenga durante el sexo.

En 1995, Tommy Boone hablo sobre este tema en algunas de sus investigaciones realizadas para su libro “Sexo antes de competiciones atléticas: mito o realidad”, habló sobre como no se encuentran diferencias importantes entre les deportistas que tuvieron sexo doce horas antes de una competencia y aquellas que decidieron no hacerlo.  

El Dr. Fernández Sandi, declara que pueden existir dos situaciones que pueden confundir a al deportista con la idea de que su rendimiento deportivo es menor a como el esperaba que fuera. La primera es que al terminar de tener sexo se presenta un periodo de relajación que pueden verse confundidas con cansancio y la segunda por tener la creencia de que el semen es una sustancia energética que se pierde y eso te hace sentir cansancio.

Es importante mencionar que la forma en la que se experimente puede variar en cada persona, el deporte que se realice, el estado emocional, entre otros factores que podrían ser determinantes para realizar una u otra acción.

Referencias

Faye, Y. (2019). Una mirada a la relación entre el deporte y la sexualidad en el deporte de alto rendimiento. Revista Española de Educación Física y Deportes, 426 (Esp.), 410-417

Jiménez, J. M., & Araya, Y. C. (2006). Relaciones sexuales y rendimiento físico: esclareciendo el mito del efecto perjudicial de mantener relaciones sexuales coitales antes de participar en actividades físicas extenuantes. Apunts Educación física y deportes, (84), 58-84

Kunst, M. (2013). El cuerpo encerrado: deporte y ejercicio físico como alternativa para la sexualidad silenciada. In VII Jornadas de Jóvenes Investigadores. Instituto de Investigaciones Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires.

Verdaguer, F. X. P., Más, A. G., Ramón, J. C., & Conti, J. V. (2017). Diferencias de sexo respecto de la ansiedad asociada a la competición deportiva. Retos: nuevas tendencias en educación física, deporte y recreación, (31), 193-196.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s