La sexualidad en la tercera edad

Por: Álvaro Quijano

La pirámide poblacional está empezando a invertirse, por lo que cada vez habrá más gente añosa en proporción a personas jóvenes (Gonzáles, 2018). No obstante, seguimos apartando la mirada de un grupo de personas que cada vez será más presente e importante. 

Uno Reverse Card | Know Your Meme

El ser humano no debe de ser dividido en periodos de existencia sexual porque es un ser sexual a lo largo de toda su vida. Como explica Pérez Martínez (2018), la sexualidad humana es un fenómeno en el que influye tanto la sociedad como la cultura en las relaciones interpersonales que determinan las experiencias sexuales de cada quien. Un estudio de Naranjo et al.(2001) que buscó conocer sobre la capacidad de las personas de tercera edad para satisfacer y llevar a cabo sus actividades diarias. Uno de los elementos importantes a mencionar es que la población añosa es muy variada, y el envejecimiento de cada persona puede ser muy diferente al de otra. Uno de los resultados interesantes de este estudio es que la población femenina, más que la masculina tiene un aumento importante en la sensación de incapacidad para ayudar en las tareas del hogar y esto influye su percepción sobre su autonomía. 

Uno de los ámbitos que más se ha dejado en negligencia para la población añosa es su sexualidad, en parte por la tabú cultural que se ha hecho de esta (Betancourt, 2013). No obstante hay una serie de cambios notorios a nivel físico, que pueden generar cambios emocionales en las personas mayores. Entre los cambios fisiológicos en la mujer están (Betancourt, 2013): 

Fragilidad y pérdida del vello púbico; la mucosa vaginal se seca y atrofia, disminuyendo por tanto su secreción. La vulva, los labios menores y el clítoris, disminuyen de tamaño, se produce un acortamiento y estrechamiento de la vagina. Los ovarios disminuyen de tamaño, y el moco cervical es espeso, escaso y celular. Disminución de estrógenos y progesterona, disminuyen los ovarios, las trompas de Falopio se hacen filiformes (Que parecen hilos), el útero regresa al tamaño que tenía antes de la pubertad, el endometrio y mucosa del cuello uterino se atrofian, la vagina se hace más corta y menos elástica.

No elephants in this room: Female masturbation reigns queen in new Marika  Hackman Track - Big Buoy
Estos cambios no tienen por qué hacer que una persona no se disfrute sexualmente

Los cambios fisiológicos en el hombre más comunes son los siguientes: 

Pérdida del vello púbico, la bolsa escrotal está distendida y su superficie es lisa. Hay una reducción de tamaño y consistencia de los testículos. Se produce un aumento de tamaño de la próstata con disminución de su secreción. La función reproductora disminuye gradualmente en el hombre, mientras que en la mujer cesa después de la menopausia. Disminución de testosterona, La erección requiere más tiempo y suele ser menos firme. También, la cantidad de semen y la intensidad de la eyaculación están reducidos. 

The Bulgemaster

Todos estos cambios si bien son físicos e importantes, no son determinantes de la experiencia sexual de una persona mayor, esta depende más de la personalidad y carácter de cada persona. Según el estudio de Betancourt (2013), los adultos mayores se perciben a sí mismos de forma negativa en cuanto a su sexualidad. Esto se debe a una conjunción de factores como pueden ser disfunciones, falta de pareja, limitaciones físicas o la influencia de las actitudes de la sociedad, que tienden a violentar y poner un juicio moral sobre la actividad sexual en personas mayores. Una de estas consecuencias es la “miseria erótica” en donde por creencias y actitudes sociales sobre la sexualidad se asume que la población añosa no puede vivir su cuerpo con eroticismo y sensualidad cuando esto es completamente falso, y todavía pueden experimentarse sexualmente de manera satisfactoria (Betancourt, 2013). La importancia sería entonces de replantearnos la manera en la que concebimos la sexualidad en la tercera edad, como afirma Pérez (2008): 

Con la sistemática capacitación de los profesionales de la salud y de la comunidad en pleno, junto con la ejecución de programas de educación sexual dirigidos a nuestros ancianos y población en general, se alcanzará una mayor sensibilización hacia los aspectos tradicionalmente olvidados en la tercera edad, lo que contribuirá al aumento y prolongación de la calidad de vida de este segmento poblacional en franco ascenso.

couple dancing GIF
El cuerpo envejece más rápido que nuestra mente

Si hay un denominador común para todo el ser humano es el pasaje del tiempo, no tiene escape y tal vez no tiene sentido buscar uno. Según la revisión estadística de Contreras-Cruz y Hernández (2009) La esperanza de vida promedio en México es de 76 años, dependiendo de factores económicos y de salud. Estos son 16 años vividos como persona de tercera edad, por lo que es altamente probable que muchas personas que están leyendo este artículo lleguen a esta edad, por lo que habría que preguntarse: ¿Quiero tener una vida sexual activa cuando sea mayor? Y si la respuesta es sí: ¿Cómo me gustaría vivirla?

La población de la tercera edad merece vivir su sexualidad de manera plena, con acceso a información precisa y confiable, como todo ser humano tiene derecho. Es hora de dejar de alienar a la población añosa y buscar la manera de ofrecerles una vida lo más digna y plena posible. 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s