“No es un suceso, es un proceso”. Cáncer de mama, sexualidad, estándares de belleza, aceptación y amor propio

En 2017 en México, para la población de 20 años o más, de cada 100 egresos hospitalarios por cáncer, 24 son por el cáncer de mama, lo que lo ubica en la principal causa de egreso hospitalario por tumores malignos. (INEGI, 2017)

Aunque en los últimos años ha habido un aumento importante en el número de sobrevivientes de cáncer de mama, haber pasado por esta enfermedad implica aspectos relacionados con la sexualidad, por lo que a su vez se relaciona con la adaptación psicosocial y al impacto en la calidad de vida de las mujeres.

Los tratamientos antitumorales producen efectos secundarios que pueden afectar a la vida sexual de la paciente con cáncer de mama. Dentro de estos efectos secundarios se encuentran la disminución del deseo sexual, sequedad vaginal que puede producir dolor en el coito y otros efectos de tipo psicológico, como una baja autoestima. (Geicam: Investigación en Cáncer de Mama, 2020).

En un estudio realizado por el Departamento de Psicología de la Universidad de los Andes en Bogotá, Colombia, se reportó que después de la mastectomía (término médico para la extirpación quirúrgica de una o ambas mamas de manera parcial o completa), significativamente más mujeres informaron problemas con el deseo sexual, la excitación y el orgasmo, en comparación con la situación antes de la cirugía. (Aerts, L.,Christiaens, M.R., Enzlin, P., Neven, P. & Amant, F., 2014)

Con base en los datos anteriores, me atrevo a decir que todos conocemos o sabemos de alguna mujer que haya padecido cáncer de mama. Yo no soy la excepción. 

La siguiente pequeña entrevista fue hecha a una mujer admirable a quien tuve la fortuna de conocer hace casi 10 años: Bertha Aguilar. Bertha recibió su diagnóstico de cáncer de mama cuando apenas tenía 30 años. Hoy, a sus 52 años, todavía recuerda el día en el que al salir de nadar sintió una pequeña bolita del tamaño de una perla en el seno izquierdo, por lo que le habló a su ginecólogo y fue entonces que la revisó y tras unos estudios recibió su diagnóstico. Recibió ocho quimioterapias y tuvo una mastectomía. 

Desde hace casi 20 años trabaja a favor de los derechos de las pacientes con cáncer de mama y promueve la detección temprana de la enfermedad, además de compartir su experiencia durante y posterior al proceso.

P: ¿Los doctores te informaron sobre los cambios que habría en cuanto a tu sexualidad? ¿Qué cambió en tu sexualidad?

R: Los doctores sí me informaron que me iban a quitar la mama en su totalidad, a esto se le llama mastectomía radical izquierda. Me comentaron que me iba a quedar la axila pegada, como si tuvieran puesto Kola Loka y que iba a tener que hacer unos ejercicios en la pared con unos libros para peinarme y recuperar la movilidad poco a poco. Me parece que no hay nadie en el mundo ni nada que te prepare para de pronto verte mutilada y con tu cuerpo engrapado. 

El día que me quitaron las grapas sí creo que fue como un shock por mucho tiempo. Yo me negaba a verme en el espejo, me bañaba y me bañaba de volada sin siquiera tocar esa parte. Con el tiempo, pero muy largo tiempo, fui empezando a pasarme la esponjita. Un día me ponía un poquito de crema, fue un golpe muy duro para mi. Yo nací completa y de pronto, híjole.

Además, en el caso de la mamá, pues está muy estigmatizado, ¿no? Yo siempre lo digo, vas a una vulcanizadora y ves a la chava con las pompitas, así bien puestas y su chichis paraditas (ríe). Entonces, pues, tuve un fuerte proceso para poder aceptar la pérdida.

Creo que hoy está mucho mejor manejado porque hay mucha más información. En mi época no había ni siquiera psico-oncológas. Entonces, de los primeros cambios que tuve fue el no ser la mujer completa que yo era. Eso es una agresión fuerte, aunado a que el cáncer es una enfermedad que atenta contra tu autoestima una y otra vez porque luego viene, por ejemplo la pérdida del cabello. Primero me quitan la mama, luego se me empieza a caer el cabello, entonces mi ex pareja me rapó totalmente. Y pues esa es otra agresión.

Luego te vas dando cuenta que la resequedad que produce, por ejemplo, la quimioterapia no te permite ni siquiera llorar lágrimas, y entonces de pronto te das cuenta de eso, que estás llorando sin lágrimas. La resequedad vaginal, de los ojos, de todos lados no me lo explicaron muy bien, fui aprendiendo sobre el camino. La pérdida del cabello, vas a decir que estoy loca, pero de un día le hablé al oncólogo y le dije “oye, también se me cayó el de la vulva” se murió de la risa y me dijo “Bertha, pues es el de todo el cuerpo“. Yo entendía cabello solo como pelo de la cabeza y no, pues son cejas pestañas, el de los brazos, ese me encantó aunque regresó (ríe).

Yo me sentía verdaderamente un monstruo. Mis relaciones sexuales evidentemente cambiaron muchísimo, porque pues no lubricas suficiente, te sientes fea. La verdad es que yo pensé que mi pareja no me podía querer, que mi pareja no me podía querer porque yo no era atractiva. Me gustaría hacer mucho hincapié en que al final lo que yo aprendí es que él sí me quería y me hacía sentir que estaba ahí para mí. La que no se aceptaba era yo misma. No es hasta que tomé el paso de decirme a mi misma “sabes qué, sí, soy mujer”. Ahora sí que el norte y el sur no están peleados y se puede tener una relación sexual plena. Tomar este paso, estando mi pareja siempre ahí, fue poco a poco. Primero con un top que no me quitaba, tenía mucho cuidado de que no hubiera ningún roce por esa zona. Eventualmente retomé mi sexualidad hasta llegar al punto de andar sin brasier y sin nada por toda mi recámara delante de mi pareja, aceptando que ya no tenía un seno.

Fin de la entrevista.

Bertha Aguilar

Como se puede leer en la entrevista, incluso si el deseo sexual está ahí, es posible que la mujer con cáncer de mama se sienta incómoda con los cambios en su cuerpo. Además, es común preocuparse por cómo responderá su pareja a su cuerpo ahora. Entonces, ¿qué se puede hacer?

  1. Comunicación: quizás suene como un cliché, pero la comunicación es clave. Habla con tu pareja sobre lo que sientes, lo que te acomoda y lo que no.
  2. Prueba nuevas posiciones: Encuentra la postura que genere la menor presión posible sobre las partes adoloridas del cuerpo. De ser útil, reposa las partes adoloridas y limita el movimiento de éstas con el uso de almohadas. Si cierto movimiento resulta doloroso, escoge una posición que no lo requiera o pide a tu pareja que sea quien realice más movimientos durante la relación sexual. ¡Puedes guiar a tu pareja en cuanto a lo que te gustaría y lo que te hace sentir más cómoda!
  3. Lubricante: puede ser un gran aliado para la resequedad vaginal.

En conclusión, si tienes cáncer de mama, no olvides hacer lo que a ti te acomode en cuanto a tu sexualidad, no hay ningún manual que indique lo que este bien y lo que este mal. Nadie tiene la solución perfecta. Lo que a una le sirva, no le tiene que servir a todas. Experimenta y aplica las herramientas o acciones con las que TÚ te sientas cómoda. Asimismo, es urgente concientizar a los oncólogos sobre la importancia de la vida sexual de sus pacientes. Las pacientes con cáncer de mama (y cualquier otro cáncer en general) necesitan una comunicación abierta sobre la intimidad y la sexualidad. 

Referencias: 

Aerts, L.,Christiaens, M.R., Enzlin, P., Neven, P. & Amant, F. (2014). Sexual functioning in women after mastectomy versus breast conserving therapy for early-stage breast cancer: A prospective controlled study. The Breast, 23, pp. 629-636. DOI:https://doi.org/10.1016/j.breast.2014.06.012. Recuperado el 4 de abril de 2021 de 

Finck, C., Barradas, S., Agudelo, D., & Moyano, J. (2012). CUANDO EL CÁNCER DE SENO NO SIGNIFICA INSATISFACCIÓN SEXUAL. UN ESTUDIO COMPARATIVO ENTRE PACIENTES Y UN GRUPO DE MUJERES SANAS EN COLOMBIA.  Psiconcología. Departamento de Psicología, Universidad de los Andes, Bogotá, Colombia. Vol. 9, Núm. 1, 2012, pp. 41-64. 

INEGI. (2020) ESTADÍSTICAS A PROPÓSITO DEL DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA: 19 DE OCTUBRE. Recuperado el 5 de abril de 2021 de https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2020/Cancermama20.pdf

Geicam: Investigación en Cáncer de Mama. (2020). Sexualidad. Recuperado el 4 de abril de 2021 de https://www.geicam.org/cancer-de-mama/he-tenido-cancer-de-mama/tu-dia-a-dia/sexualidad

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s