¿Cómo asegurar el consentimiento sexual con mi pareja?

Por: María Fernanda Redón

Cuando estamos en una relación de pareja y con una vida sexual activa, podríamos no dedicarle mucho tiempo a pensar en el consentimiento sexual (porque puede que el sexo ya sea parte de la rutina, que ya se tengan ciertas dinámicas, etc.). Sin embargo, estar en una relación de pareja no significa estar de acuerdo para participar en actos sexuales, y no solo esto, pero siempre es importante recordar que cualquier actividad sexual sin consentimiento es una agresión, o algo todavía más grave. Estar informadxs acerca del consentimiento es el primer paso para poder practicarlo. 

Es importante repasar los puntos claves del consentimiento para tener claro qué es lo que entendemos por consentimiento sexual, cuándo no estamos haciendo las cosas de la mejor forma posible o cuándo, sin darnos cuenta, podríamos estar obligando a alguien, en este caso a nuestra pareja, a hacer algo que no quiere.

Primero, repasemos qué es el consentimiento sexual. El consentimiento sexual es un acuerdo para participar en alguna o varias actividades sexuales. Es importante siempre recordar que en casos de personas menores de edad, en un estado de intoxicación o que estén incapacitadas por drogas o alcohol, el consentimiento no puede ser otorgado. Estar en un estado mental que permita a las partes involucradas acceder voluntariamente al acto sexual, es fundamental para asegurar el consentimiento.

Ahora que repasamos esto, ¿cómo podemos hablar del consentimiento con nuestra pareja?, ¿cómo podemos estar seguros de que estamos respetando lo que la otra persona quiere?, ¿cómo comunicar lo que yo quiero? 

El consentimiento siempre se trata de la comunicación. Y aplica para cualquier tipo de relación sexual; besar, tocar, al igual que para la penetración. Para practicar el consentimiento hay que comunicar y que la otra persona comunique las necesidades y deseos que tiene (y escucharlas y tomarlas en cuenta).

Ambas partes deben conocerse y tener la habilidad de expresar lo que quieren y lo que no, tanto antes, como durante y después de cada acto sexual. Para todo esto, es fundamental que exista un ambiente de confianza. ¿Qué mejor que escuchar y que sean escuchadas sus y tus necesidades y deseos? Normalizar estas conversaciones, hace que el consentimiento se vuelva parte de la relación sexual.

Te dejamos cinco puntos importantes a tomar en cuenta contigo y tu pareja: 

  1. Sean responsables y conscientes: Siempre asegúrate de que la otra persona pueda dar verbalmente su consentimiento, en un estado consciente, es decir, que cuente con las capacidades para expresar que sí (o que no) quiere. 
  1. Pregunten siempre: Cuando inicien la actividad sexual, vuelvan a preguntar. Algo tan sencillo como “Entonces, ¿sí te gustaría?”. Asimismo, cuando quieran intentar algo nuevo, pregunten. Pregunten, pregunten, pregunten. No den nada por sentado.
  1. Pongan atención: Cuando tengan relaciones sexuales o estén por iniciarlas, pongan atención a las expresiones físicas y verbales de la otra persona. Si notan algo que les llame la atención, ¡pregunten de nuevo!
  1. Es reversible: A veces accedemos a algo y nos damos cuenta de que no nos gusta. Por lo que si tu pareja o tú no están disfrutando algo, hay que comunicarlo y respetarlo.
  1. Se puede dar consentimiento con condiciones: Un “no” es siempre un no, pero si una idea o acto les parece atractivo, siempre se puede llegar a un punto en el que las partes involucradas estén de acuerdo al momento de realizarlo. Por ejemplo, si le preguntas a tu pareja si está de acuerdo con realizar cierta posición, puede decirte: “sí, pero despacio (o rápido, o poquito tiempo, etc.)”. Y si a ti también te gusta la idea, ¡adelante! La idea es que sepan qué les gusta, sus límites individuales, y sobretodo, que lo puedan comunicar entre ustedes para que disfruten, siempre con consentimiento. 🙂 

Recuerda siempre: No importa el contexto o el tipo de relación: Nadie debe mantener relaciones sexuales o realizar algún acto sexual si no lo desea y siempre debe haber un consentimiento explícito. Todxs tenemos derecho a decir no, a parar, a esperar, y a ser escuchadxs.

Referencias:

Planned Parenthood. (s/f). Consentimiento sexual. Recuperado abril 2021, de Planned Parenthood.org Sitio web: https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/relaciones/consentimiento-sexual

RAINN. (s/f). ¿Cómo es el consentimiento?. Recuperado abril 2021, de Rape, Abuse & Incest National Network. Sitio web: https://www.rainn.org/articles/como-es-el-consentimiento

RAINN. (s/f). What Consent Looks Like. Recuperado abril 2021, de Rape, Abuse & Incest National Network. Sitio web: https://www.rainn.org/articles/what-is-consent

UN Women. (2019). Cuando se trata de consentimiento, no hay límites difusos. Recuperado abril 2021, de UN Women Sitio web: https://www.unwomen.org/es/news/stories/2019/11/feature-consent-no-blurred-lines

Ilustración: Lydia Ortiz

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s