Teología de la disidencia

Por: Diego Pacheco Huerta

Wowowow Palabras pesadas para un título ¿no? Vamos a desglosarlo para llegar al corazón del asunto. En primer lugar, cuando decimos “teología” ¿a qué nos referimos? Como menciona Jorge Medina (2003): “La teología es, ante todo, una palabra sobre Dios” ¿y por qué vale la pena hablar sobre esto en un blog sobre educación sexual? ¿Por qué traer a la mesa en la que estamos comiendo tan tranquilxs a unx invitadx que a través de sus “fieles creyentes” ha excluido y castigado a quienes se identifican como LGBTQ+? Porque hay quienes han volteado a ver a estx Diosx desde la mirada queer. Así es, leíste bien, queridx lectorx, existe algo llamado teología queer que busca abrir puertas donde antes había muros, invitando a romper con las lecturas excluyentes, violentas y patologizantes que conocíamos y que se nos había planteado como la norma inquebrantable de esa institución a la que llamamos Iglesia.

Cabe destacar que, si bien los aportes de esta teología se pueden utilizar en diversas lecturas cristianas como la protestante, en este momento particular, me gustaría que me acompañen a mirar la situación católica mexicana que según el INEGI (2020) corresponde a más de 90 millones de personas en el país, esto es 75% de la población. De todas estas personas que mencionan profesar esta religión, me cuesta trabajo creer que no haya quienes se identifiquen con la población LGBTQ+, y aún si no hubiera, el discurso de dicha institución se ha mostrado más que activo en negar los derechos de las personas de la comunidad LGBTQ+ y en servir como punto de partida para la violencia homofóbica que ejercen muchxs (CNDH, 2018). Así que sí, nuestrx invitadx incómodx tiene que dar cuenta de muchas cosas que se han vivido a lo largo de la historia y vale la pena encontrar estas formas disidentes de verlx para educar desde ellas.


Lo que nos trae a la segunda parte del pretencioso título de este artículo. ¿Por qué disidencia y no diversidad? Puesto en términos sencillos (que a mi me ayudan a entenderlo, al menos) la diversidad es la diferencia que se encuentra adentro, la diferencia “permitida” (¿permitida por quién?) la diferencia que tiene su lugar y que muchas veces destacamos porque (con mucha y bella razón) ofrece riqueza al grupo, colores diferentes que hacen de este collage humano una obra de arte digna de verse. Mientras que la disidencia se encuentra afuera, no porque “no quepa” o porque “no se permita” sino porque desde ese llamado “afuera” se transforma y se critica el “adentro”.

En una conferencia de Paul B. Preciado (cqueertv, 2016), hablando justo sobre la teoría queer y su origen, menciona: “Lo queer no puede ser una identidad, es una posición crítica sobre los efectos naturalizadores de toda identidad… un trabajo de distanciamiento con respecto de los procesos de construcción de la propia identidad”. Particularmente, en términos de lo que este filósofx llama el régimen de la diferencia sexual. Claro, régimen porque se nos enseña a pensar que existen solo dos sexos, dos cajitas en las que caben nuestros sentimientos, pensamientos, actitudes comportamientos etc. Pero ¿qué no ya sabíamos que existen al menos 5 diferentes sexos biológicos (Rosado, 2020)? y qué no ya se ha hablado acerca de que el sexo biológico no determina los comportamientos de unx? ¿Por qué se sigue pensando entonces en términos de hombre y mujer solamente? Incluso en los 80’s, Monique Wittig (2006) ya hablaba también acerca de otro régimen al que estamos sometidxs socialmente, el régimen heterosexual en el que se valida y promueve las relaciones hombre-mujer (cis, cabe aclarar). Podríamos pensar que ya estamos lejos de esos días en los que esto era aceptable. Pero incluso hoy la educación sexual se imparte desde la perspectiva de estos regímenes (Heredia, A. L., & Rodríguez, A., 2021).

De ahí que se hable de disidencia. Este “afuera” como posición de creación de conocimiento y de choque con lo “normal” ofrece desde la teología (en este caso) una mirada diferente a la espiritualidad. En este caso, las teologías queer, basadas en la teoría queer de la que habla Preciado en su conferencia, no buscan únicamente posicionarse críticamente con respecto de los diferentes sistemas que forman nuestra identidad, sino también con respecto de la teología misma. Como mencionan Stefanie Knauss y Carlos Mendoza Álvarez (2019), si bien las teologías buscan acercarse a la verdad inalcanzable de Dios, deben de ser capaces de moverse para poder abarcar la realidad siempre nueva de Éste. El artículo también menciona que, en este sentido, la teología queer es una teología que busca dar cuenta del cuerpo mismo como fuente teológica, esto es, obtener conocimiento de Dios desde el cuerpo o la cuerpa de cada quien. Algo que me parece intuitivo, pero a la vez revolucionario: La espiritualidad no se aprende y se vive exclusivamente en la iglesia o en el templo, es algo que cargamos con nosotrxs mismxs constantemente. “Los cuerpos que realmente importan, los cuerpos explotados e invisibles de las personas LGBTIQ+, migrantes, desaparecidos, de personas con capacidades diferentes, son hoy los miembros vivos del cuerpo queer de Cristo.” (Knauss, Mendoza, 2019).


Hablar de religión es siempre un tema difícil porque es un tema sumamente personal. Desde cómo nos fue enseñado hasta cómo pensamos acerca de nuestra relación con la divinidad y la espiritualidad. Regresando al contexto religioso mexicano, si el discurso oficial y reproducido de la iglesia es uno de intolerancia ante la diversidad, rechazo a la mal llamada “ideología de género” (Congregación para la educación católica, 2019) y una lucha activa por hacer que otrxs pierdan o no se les den sus derechos, es importante que estas teorías entren a la conversación en un primer plano. Es importante que nos permitamos acercarnos a formas de ver la espiritualidad que no violenten ni a nosotrxs ni a lxs demás. La espiritualidad no es un privilegio de unxs cuantxs, es una dimensión intrínseca de cada unx, una posibilidad y un derecho.

En esa misma nota, traigo a tu atención queridx lectorx, algunas personas y grupos a las que vale la pena seguirles la pista si es que les interesan estos temas. De entrada, la teóloga y filósofa Marilú Rojas. Teórica de la teología queer quien ha hablado a favor del derecho a decidir en el contexto de la discusión del aborto y sobre la disidencia que representa la teología queer en el contexto latinoamericano. Seguido de el sacerdote James Alison quien es abiertamente homosexual y da conferencias alrededor del mundo. Tiene escritos sobre el amor incondicional de Dios y sobre la sexualidad de quienes ejercen su vocación dentro de la iglesia. El grupo en Facebook ICM Libres Por Amor ha tenido (en parte gracias a la pandemia) diferentes eventos como celebraciones y conversatorios sobre la diversidad sexual y la espiritualidad desde una perspectiva ecuménica. Hay muchas otras agrupaciones y personas que buscan promover una espiritualidad sana y libre de violencia. Vale la pena escuchar y posicionarnos en una espiritualidad así. Es la invitación.

Ahora, el hecho de que exista y que se promueva no es para que ya se vaya a bautizar todo mundo o para que quienes hayan sido violentadxs regresen a esos lugares. La invitación es a colocarse empáticamente en la disidencia. Ser críticxs con la espiritualidad y con nuestra propia identidad, a participar en la conversación, a leer y educarse y a no caer en la intolerancia infundada que ha sido permitida e instigada.
Gabriel J. Martín en su libro “Quiérete mucho, maricón” (2016) hace una invitación bien concreta: la sexualidad es algo que vale la pena disfrutarse y vivirse con orgullo. Si eres una persona que profesa la fe católica y te identificas con la comunidad LGBTQ+ o quieres escuchar una lectura diferente de los textos religiosos del catolicismo, te invito a que te acerques a estos espacios.

Hay mucho más que decir sobre religión y sexualidad, si les interesa hay un artículo en PreVIHene de Raissa Nellen (2019) que habla de lo que se dice en otras religiones sobre sexualidad. Sigamos la conversación.

La espiritualidad, igual que el lenguaje es de quienes la profesan y lo utilizan. 

Referencias
CNDH. (2018). Diversidad sexual, discriminación y violencia. http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/07_diversidad.pdf
Congregación para la educación católica. (2019). Varón y mujer los creó. https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/ccatheduc/documents/rc_con_ccatheduc_doc_20190202_maschio-e-femmina_sp.pdf
COPRED. (s. f.). Población LGBTTTI – COPRED. Data COPRED. Recuperado 14 de junio de 2021, de http://data.copred.cdmx.gob.mx/por-la-no-discriminacion/poblacion-lgbttti/
cqueertv. (2016, 25 septiembre). Políticas transfeministas y queer: Tecnologías de disidencia de género. Conferencia magistral de Paul B. Preciado [Vídeo]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=P7ZufifUMzQ
Heredia, A. L., & Rodríguez, A. (2021). Antecedentes de la educación sexual en México a un siglo de su creación. Elementos, 121, 45–51.
ICM Libres por Amor. (2021, 9 junio). Sin Diversidad no hay Iglesia [Página de Facebook]. Facebook. https://www.facebook.com/unsupportedbrowser?comment_id=Y29tbWVudDo1MjQ2NjkwMzE1MzQ2MDhfNTI0Njc5MjMxNTMzNTg4
INEGI. (2020). Religión. https://www.inegi.org.mx/temas/religion/#Informacion_general
Knauss, S., & Mendoza-Álvarez, C. (2019). Teorías y teologías queer: Una introducción. Concilium, 383, 647–650.
Martin, G. (2016). Quiérete Mucho, Maricón (1o ed.). Roca Editorial.
Medina Estévez, Jorge A. (2003). ¿Qué es la Teología?. Anuario de Historia de la Iglesia, (12),341-344. ISSN: 1133-0104. https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=35501226
Nellen, R. (2019, 2 abril). “Religión y Sexualidad”. sexED: educación y placer sexual. https://educacionyplacersexual.com.mx/2019/04/02/religion-y-sexualidad/
Recherches .Mimétiques. (2021, 13 junio). James Alison – Au-delà du ressentiment – juin 2021 [Vídeo]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=IWi4RU5t-EM&t=770s
Rosado, M. J. (2020, 10 septiembre). ¿Cuántos tipos de sexo existen? Fundación iS+D. https://isdfundacion.org/2019/10/09/cuantos-tipos-de-sexo-existen/
Wittig, M. (2006). El pensamiento Heterosexual y otros ensayos. EAGLES.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s