Representación LGBT+ en la pantalla ¿Estamos listxs para verla?

Por Sofía de la Paz Pérez Arroyo

El arte ha sido el canon para la expresión de la humanidad y el reflejo de la sociedad. Convertimos la cotidianidad en estética para transmitir un mensaje e incluso ha sido utilizado como mecanismo para intervenir en la subjetividad colectiva.

Wow, palabras muy rimbombantes ¿no? Muchas veces por concebir el arte como parte de algo muy elevado, se nos olvida que nos encontramos rodeados de este, ya que sigue siendo íntimamente humano y algo que también hemos subrayado como entretenimiento puede seguir cumpliendo con estas funciones.

Así es, estoy hablando del buen Cine y Televisión. Exacto, ese donde te compras el combo nachos o donde tienes una colección de suscripciones a un descuentazo de sólo 99 pesos al mes. Ese mismo que representa distintas historias desde el inicio de su creación. Ese mismo al que la comunidad LGBT+ ha reclamado por años una representación realista y justa sobre las realidades que viven todos los días. 8.

Pero ¿por qué tanto alboroto? ¿De verdad es tan importante ser representadxs en la pantalla grande? ¿Qué no ya hay personajes de la comunidad LGBT+ en series y películas? ¿Qué está pasando y dónde están mis nachos?

Para empezar, sí debemos tener en mente la naturaleza del séptimo arte. Muchas veces se nos disfraza sólo como entretenimiento, algo inocente dedicado al disfrute y tiempo libre. Si bien entretener es su función, su esencia es mucho más que eso. Y es que, como las otras artes, la producción cinematográfica – hablando tanto de películas como series – sigue siendo un conjunto de signos que nos transmiten un mensaje (6). Es un discurso, una narrativa, etc.

Muchas veces replicamos aquello que vemos representado

No es necesariamente un discurso escrito, sino que el Cine tiene su propio lenguaje, a través no sólo del guión, sino también imágenes, música, actuación, etc. Cuando tú y el resto del mundo ven un programa o una peli, también están digiriendo lo que finalmente se convierte en la manera en que concebimos la realidad. Claro que no terminas de ver Star Wars y automáticamente piensas ser un Maestro Yedi – *guarda el sable de luz* – pero no podrás mentir que, aunque ni siquiera has visto las cintas, sabes que es parte de la cultura popular e incluso en ocasiones queremos adoptar la valentía de estos personajes.

Star Wars IX: The Rise of Skywalker, 2019

Y si bien este es un ejemplo sencillo, la verdad es que muchas veces la ciencia ficción, así como cualquier tipo de película, puede tener muchas interpretaciones, aunque no se expresen de manera explícita en pantalla.

Pero entonces, ¿esto qué tiene que ver con la comunidad LGBT? Ya vamos con eso, así que ponte cómodx y agarra tus palomitas.

Hemos visto el impacto que tiene el Cine en nuestra realidad y cómo a la vez que refleja nuestra sociedad también puede dirigir un mensaje para transformarla. Por lo que las personas que pertenecen al colectivo LGBT+ piden a gritos ver historias con las que puedan identificarse, más a allá de estereotipos, que también pertenezcan a la cultura popular. 1 Finalmente, son personas que también pertenecen a esta sociedad.

No obstante, en la historia del Cine podemos ver que en su mayoría las historias que cuentan son sobre personas heterosexuales y cisgénero – y de piel blanca, pero ese es tema para otro blog. Las personas que pertenecemos a estos grupos hemos tenido la fortuna de ver nuestra sexualidad reforzada de una forma positiva. 2

Tampoco podemos cerrar los ojos ante la realidad. Sí, que bonito este arte y la Carabina de Ambrosio, pero también se ha convertido en una industria multimillonaria, en donde, seamos honestxs, quienes la manejan son en quienes cae el poder de decidir qué historias se van a contar, y sobre todo cuales convienen más.

Sé lo que estás pensando. Bueno, eso es más de hace unos 10 años, recientemente siempre puedes ver a un personaje gay o lesbiana en todas las series de Netflix y hasta está de moda. Incluso hay algunas que han ganado Óscar.

Claro, pero hay un pequeño detalle. No sólo es cumplir con la cuota, que vamos, por algo se empieza. Sino también la manera en la que se están contando estas narrativas. Si nos vamos al inicio de la representación de la diversidad sexual, vamos a retroceder más de 10 años. En los 90’s ya había personajes trans, como supuestamente en El Silencio de los Inocentes. El problema es que estos personajes eran asociados a personas con trastornos mentales graves, estereotipados, asesinos, etc.

Y segundo, las mujeres trans eran representadas por hombres cisgénero que se vestían de mujer, mandando un mensaje diciendo que las mujeres trans no eran mujeres de verdad, sino sólo hombres vestidos de mujer. 1

La chica danesa, 2015

.Por otro lado, la representación de personas gays, lesbianas o bisexuales – porque fuera de esto la aparición de otras orientaciones sexuales es prácticamente nula – esta llena de estereotipos, siendo cumpliendo el rol del gay que lo único que le sucede en la vida es ser el mejor amigo gay. Cuando en la realidad, se ha demostrado la cantidad diversidad sexual que existe en el mundo, además de que son personas que también tienen una vida, además de su orientación sexual.2 Imagínate que todas las historias de amor entre un hombre y una mujer retratadas en pantalla tuvieran la misma historia siempre. Bueno pues, si el personaje gay llega a ser el protagonista, esto es lo que sucede.

Y para que no crean que sólo me refiero a Hollywood, esto mismo sucede también en el Cine Mexicano, donde se considera que la comunidad LGBT+ ha salido en las películas desde El Cine de Oro, donde se observa la misma evolución, donde las primeras apariciones eran los papeles secundarios estereotipados, hasta personajes abiertamente homosexuales pero que morían en pantalla. 7

Un lugar sin límites, 1977

Y es que esto último es conocido como parte del temido Queerbaiting. ¿Recuerdas aquella vez cuando se rumoró que Disney iba a sacar su primer personaje abiertamente gay y que en la película sólo se hacía una referencia sutil? Y por aquella vez, me refiero a las múltiples veces que ha pasado. Bueno, pues te presento el Queerbaiting.

Queerbaiting, es la técnica de presumir la aparición de un personaje de la comunidad LGBT+ para atraer a este público, para que al final sólo se muestre una muy sutil referencia, cero peso en la trama, una constante tensión sexual que nunca termina en nada o que cuando se al fin se consuma, uno de los personajes muere de una manera muchas veces estúpida – esto incluso es conocido como el Síndrome de la Lesbiana Muerta. 4 Un gran ejemplo de esto es la famosa relación de Lexa y Clarke en The 100.

Así como Loki, se había grabado una escena de Valkirie donde una mujer salía de su cuarto en Thor Ragnarok, para hacerle justicia a su bisexualidad de los cómics, pero no llegó a la pantalla.

A Disney, por ejemplo, se le ha criticado mucho esto últimamente. No sólo por hacer sutiles referencias a personajes que habían filtrado como homosexuales, por ejemplo, Le Fou, en la Bella y la Bestia (2017) o Artie en Cruella (2021), o aquellas historias platónicas como la de Alberto y Luca ( Luca, 2021) o la misma Elsa de Frozen (2013).3 Sino que en varias ocasiones es conocido que habrá escenas donde esto sea explícito, pero al final no llegan al corte al final. 5

Pero tampoco se trata de linchar a las grandes productoras, no hay que olvidar que también es un reflejo de la sociedad. He aquí algo curioso: que hay representaciones honestas sobre la comunidad LGBT, que han salido del estereotipo o la típica historia centrada en la orientación sexual. Y no, no estoy hablando de Élite.

Podemos ver la famosa película Call Me By Your Name, que, a pesar de no ser mucho de mi agrado por otras cuestiones, debo reconocer que la historia de este amor de verano es intensa y natural. Por otro lado, tenemos a Pose en Netflix, la cual es muy sonada en el ambiente de diversidad y género, pero siendo la joya que es y de las pocas producciones en reconocer el talento trans, no es precisamente muy promocionada al público en general.

Luca, 2021 y Call Me By Your Name, 2017

Y finalmente el mismísimo ratón millonario, al que se le exige tanto ver representadas estas realidades, pero lleva dos temporadas de la serie High School Musical, donde hay una pareja de adolescentes homosexuales, de suma importancia en la trama y con una historia de amor sumamente natural que evoluciona. Pero ¿por qué nadie esta hablando de estas producciones?

Criticamos y exigimos representación a las grandes compañías, pero sí el Cine es el reflejo de nuestra sociedad, ¿estamos realmente listxs para ver estas representaciones en pantalla de manera realista? ¿O todavía estamos desmasiado cómodxs para movernos de la butaca?

Pose, 2018

Referencias

  1. Crimental, E. (2018). Tópicos eternos: la representación LGBT+ en el cine y la televisión. Julio 16, 2021, de CANINO. Recuperado de: https://www.caninomag.es/topicos-eternos-la-representacion-lgbt-en-el-cine-y-la-television/
  2. López, V. (2018). Por qué es importante que haya representación LGTBI en el cine (y otras artes). Julio 16, 2021, de ESPINOF. Recuperado de: https://www.espinof.com/otros/que-importante-que-haya-representacion-lgtbi-cine-otras-artes/amp
  3. Mantilla, D. (2021). ‘Luca’ y el miedo de Disney a la representación LGTBIQ+. Julio 16, 2021, de El Español. Recuperado de: https://www.elespanol.com/series/20210623/luca-miedo-disney-lgtbi/591070889_13.html
  4. Marquez, M. (2018). Qué es el ‘queerbaiting’ y por qué se utiliza. Julio 16, 2021, de Oveja Rosa. Recuperado de: http://ovejarosa.com/queerbaiting-se-utiliza/
  5. Castellón, M. (2021). Disney es criticado por su hipocresía en la celebración LGBT. Julio 16, 2021, de Fuera de Foco. Recuperad de: https://fueradefoco.com.mx/destacados/disney-criticado-festejo-lgbt/
  6. García, G. I. (2020). Miradas sobre lo “Queer”: Cine y Representación. La Venta. Revista de estudios de género, 6, (51). 2021, Julio 16, De SciELO Base de datos.
  7. Estrada, G. (2020). La representación de la comunidad LGBTTTIQ+ en el cine mexicano. Julio 16, 2021, de Festival Internacional de Cine de Morelia. Recuperado de: https://moreliafilmfest.com/la-representacion-de-la-comunidad-lgbtttiq-en-el-cine-mexicano/
  8. Naranjo, J. (diciembre 17, 2017). ¿Qué es el QUEERBAITING? [Archivo de video] Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=DDQTDjpw73s&t=278s

La zona gris en el arcoíris

Por Sofía de la Paz Pérez Arroyo

Hemos dado un salto en los últimos años, que si bien todavía falta un gran camino por recorrer, hoy se comienza a hablar de la diversidad no desde una concepción binaria, sino más bien, valga la redundancia, como algo diverso. Sin embargo, la variedad a veces puede conflictuar o confundir… e incluso ignorar denominaciones con las que bien nos podemos identificar. 

En este caso – y para no entrar en mayores conflictos – me referiré al departamento de la orientación sexual. ¡Así es! Aquello que se refiere ÚNICAMENTE a quien te atrae sexualmente. Ya estamos íntimamente – y por íntimamente me refiero a la heteronorma que nos rige – familiarizados con la heterosexualidad, ahí vamos con la homosexualidad y la bisexualidad. Pero también existe la pansexualidad, polisexualidad y… ¿qué pasa con aquellas personas que no tienen atracción sexual?

O la pregunta que yo me hice hace unas semanas y de ahí el nacimiento de este artículo ¿Qué carambas es la Demisexualidad? Por eso en el artículo de hoy te presentamos:

¿Soy Demisexual? ¡6 formas de saberlo!(4)

Bueno, me las podría sacar de la manga pero, en realidad nunca hay sólo 6 formas de saberlo, eso sería algo tonto. Pero al menos te compartiré la información que me ayudó a satisfacer mis dudas, esperando que al menos calme tu curiosidad.

Empecemos por lo primero: La Asexualidad. Dentro de las iniciales LGBTTTIQA+, esa A del final se refiere a las personas que pueden no presentar atracción sexual o romántica hacia una persona. Esto es distinto al celibato, ya que este es una elección, y la asexualidad es una parte intrínseca de la persona (2). Al contrario de lo que se piensa, esto no arruina su vida o la hace peor, simplemente así son. Lo que en realidad les causa malestar es salirse de la norma de la sexualidad, y la incomprensión incluso a veces de la misma comunidad LGBT+ (5).

Se calcula que el 1% de la población es asexual, y comparten con su comunidad la lucha por no ser etiquetades como un trastorno (5)(8). Asimismo, es considerada como la cuarta dimensión sexual(6), antecedida por la heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad. Pero así como la bisexualidad no es necesariamente 50/50, la asexualidad también vive bajo un espectro.

La Red de Educación y Visbilidad Asexual(2) confirma que la asexualidad puede presentarse en distintas variantes. Tanto en la manera en la que se llega a manifestar la atracción sexual, como también únicamente existir atracción romántica, sensual o estética. Y también se refieren a la famosa área gris. Y he aquí el meollo del asunto: La Demisexualidad.

El área gris se refiere aquellas personas que se encuentran entre la sexualidad y la asexualidad (1). Aunque en cuanto a la Demisexualidad aún no se decide si pertenece a esta área, debido a su proximidad con la asexualidad pero no necesariamente serlo (3).

Pero para todo esto se estarán preguntando, ¿y qué es la demisexualidad?

Para aquellas personas que les encanta la RAE(7):

“La demisexualidad se usa para aludir a quien sólo siente atracción sexual por alguien con quien tiene vínculo emocional”

Ahí está, así de sencillo. ¿Más explicación? Claro que sí.

Como nuestra buena RAE dice, las personas que se identifican como Demisexuales, son aquellas que sólo manifiestan atracción sexual hacia aquellas personas conocidas, con quienes tienen ya algún tipo de relación cercana o vínculo, como amistad(3)(4)(9). Es decir, que mientras pueden convertirse en personas sumamente activas sexualmente y hambrientas de sexo en sus relaciones, no les llama la atención darse con una persona desconocida en una fiesta, por más atractiva que sea. 

Y ahora, sección de preguntas y respuestas:

¿Si me espero a tener relaciones hasta el matrimonio soy demisexual? No necesariamente, el que te esperes al matrimonio es una elección, pero no quiere decir que no tengas deseo sexual (7).

¿Entonces una persona demisexual siente atracción por todes sus amigues? No, el que sólo sientas atracción sexual cuando hay un vínculo emocional no quiere decir que lo tengas con todos tus vínculos (3).

¿Una persona demisexual solo puede tener relaciones sexuales cuando tiene una pareja formal? Para nada, puede tener une amigue con derechos o algo casual.(1) El vínculo no forzozamente tiene que terminar en algo romántico.

¿Una persona demisexual puede tener atracción sexual hacia cualquiera? En teoría, no sienten atracción sexual por ningún género, ya que debe existir el vínculo, pero si este existe, finalmente podría no importar el género.(2) Finalmente, la sexualidad de cada persona es diferente (9).

Y es cierto, la sexualidad de cada persona es distinta y no es necesariamente permanente, sino que puede ser flexible o cambiar con el tiempo. Pero entonces… ¿por qué la importancia de saber qué es la Demisexualidad y las distintas orientaciones sexuales?

Vivimos en una sociedad en donde distintas características nuestras pueden considerarse dentro o fuera de la norma que nosotres mismes hemos creado. Si la mayoría se encuentran dentro de la norma ya estás del otro lado. El problema surge cuando, no sólo algunas quedan fuera, sino que por esto son criticadas, estigmatizadas e incluso discriminadas. Y no sé ustedes, pero al escribir este artículo y revisar mi historia personal para preguntarme si me identifico como demisexual, recordé que lo “normal” era lo que se asemejaba a un concurso de ver quién podía darse con más, como si esto probara tu valor como persona.

Al mismo tiempo que sigue el tabú de la sexualidad y la estigmatización de una vida sexual activa, por debajo del agua eso es lo que también se espera y a lo que se nos invita. Vivir muchas experiencias sexuales, ver cuál es el máximo de personas con las que puedes estar en una noche, “gastar los labios sin amar” como diría la buena Danna Paola. En un contexto así ¿quién quiere ser la aburrida Demisexual, que incluso es representade por el color gris dentro de un arcoíris?

Y es que así se sienten las personas demi y asexuales, sin entender qué está mal en ellas, forzándose a encajar dentro de un status quo. He ahí la importancia de hacer comunidad e identificarse con personas que pasan por lo mismo. Hay personas asexuales que prefieren emparejarse con otras asexuales, no por su falta de atracción sexual hacia otres, pero porque así se sienten más comprendides y es más sencillo.

Finalmente, este no es un artículo para saber si eres demisexual o no, porque tu sexualidad es diversa y se compone – y compondrá – de distintas variantes. Y está bien. Entiendo el color gris, pero también hay que recordar la gama de grises que existen, y que ser demisexual no está mal, ni es aburrido. Es parte de una infinita gama de colores que están orgullosos de solo ser.

Referencias

  1. Agud, C. (2020). ¿Qué es la demisexualidad?. Julio 10, 2021, de MAPFRE. Recuperado de: https://www.salud.mapfre.es/cuerpo-y-mente/psicologia/demisexualidad/
  2. AVEN. (2020). About Asexuality. Julio 10, 2021, de The Asexual Visibility and Education Network. Recuperado de: https://www.asexuality.org/?q=overview.html
  3. Demisexuality Resource Center. (2015). ¿Qué es la Demisexualidad? Julio 10, 2021, de Demisexuality Resource Center. Sitio web: http://demisexuality.org/espanol/que-es-la-demisexualidad/
  4. González, P. (2020). Quiénes son los Demisexuales y 6 señales de que podrías ser uno. Julio 10, 2021, de GQ. Recuperado de: https://www.gq.com.mx/estilo-de-vida/articulo/demisexuales-quienes-son-senales-puedes-ser-uno
  5. Klein, J. (2021). Asexualidad: el ascenso de la orientación sexual “invisible”. julio 10, 2021, de BBC. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/vert-cul-57110294
  6. Lugones, M. & Ramírez, M. (2015). Asexualidad: la cuarta dimensión sexual. Revista Cubana de Medicina General Integral, 31, 1. Julio 9, 2021, De SciELO Base de datos.
  7. Milenio Digital. (2021). ¿Qué significa ser demisexual? Te explicamos este tipo de orientación sexual. Julio 10, 2021, de MILENIO. Recuperado de: https://www.milenio.com/estilo/que-es-ser-demisexual-que-significa-esta-orientacion-sexual
  8. Pereira, M. (2020). La asexualidad… ¿Un trastorno o una de las tantas orientaciones sexuales? Julio 10, 2021, de ISEP. Recuperado de: https://www.isep.es/actualidad/la-asexualidad-un-trastorno-o-una-de-las-tantas-orientaciones-sexuales/
  9. Ramírez, M. V. (2015). ¿Qué es la demisexualidad?. Julio 10, 2021, de La Sexología. Recuperado de: http://lasexologia.com/que-es-la-demisexualidad/

Teología de la disidencia

Por: Diego Pacheco Huerta

Wowowow Palabras pesadas para un título ¿no? Vamos a desglosarlo para llegar al corazón del asunto. En primer lugar, cuando decimos “teología” ¿a qué nos referimos? Como menciona Jorge Medina (2003): “La teología es, ante todo, una palabra sobre Dios” ¿y por qué vale la pena hablar sobre esto en un blog sobre educación sexual? ¿Por qué traer a la mesa en la que estamos comiendo tan tranquilxs a unx invitadx que a través de sus “fieles creyentes” ha excluido y castigado a quienes se identifican como LGBTQ+? Porque hay quienes han volteado a ver a estx Diosx desde la mirada queer. Así es, leíste bien, queridx lectorx, existe algo llamado teología queer que busca abrir puertas donde antes había muros, invitando a romper con las lecturas excluyentes, violentas y patologizantes que conocíamos y que se nos había planteado como la norma inquebrantable de esa institución a la que llamamos Iglesia.

Cabe destacar que, si bien los aportes de esta teología se pueden utilizar en diversas lecturas cristianas como la protestante, en este momento particular, me gustaría que me acompañen a mirar la situación católica mexicana que según el INEGI (2020) corresponde a más de 90 millones de personas en el país, esto es 75% de la población. De todas estas personas que mencionan profesar esta religión, me cuesta trabajo creer que no haya quienes se identifiquen con la población LGBTQ+, y aún si no hubiera, el discurso de dicha institución se ha mostrado más que activo en negar los derechos de las personas de la comunidad LGBTQ+ y en servir como punto de partida para la violencia homofóbica que ejercen muchxs (CNDH, 2018). Así que sí, nuestrx invitadx incómodx tiene que dar cuenta de muchas cosas que se han vivido a lo largo de la historia y vale la pena encontrar estas formas disidentes de verlx para educar desde ellas.


Lo que nos trae a la segunda parte del pretencioso título de este artículo. ¿Por qué disidencia y no diversidad? Puesto en términos sencillos (que a mi me ayudan a entenderlo, al menos) la diversidad es la diferencia que se encuentra adentro, la diferencia “permitida” (¿permitida por quién?) la diferencia que tiene su lugar y que muchas veces destacamos porque (con mucha y bella razón) ofrece riqueza al grupo, colores diferentes que hacen de este collage humano una obra de arte digna de verse. Mientras que la disidencia se encuentra afuera, no porque “no quepa” o porque “no se permita” sino porque desde ese llamado “afuera” se transforma y se critica el “adentro”.

En una conferencia de Paul B. Preciado (cqueertv, 2016), hablando justo sobre la teoría queer y su origen, menciona: “Lo queer no puede ser una identidad, es una posición crítica sobre los efectos naturalizadores de toda identidad… un trabajo de distanciamiento con respecto de los procesos de construcción de la propia identidad”. Particularmente, en términos de lo que este filósofx llama el régimen de la diferencia sexual. Claro, régimen porque se nos enseña a pensar que existen solo dos sexos, dos cajitas en las que caben nuestros sentimientos, pensamientos, actitudes comportamientos etc. Pero ¿qué no ya sabíamos que existen al menos 5 diferentes sexos biológicos (Rosado, 2020)? y qué no ya se ha hablado acerca de que el sexo biológico no determina los comportamientos de unx? ¿Por qué se sigue pensando entonces en términos de hombre y mujer solamente? Incluso en los 80’s, Monique Wittig (2006) ya hablaba también acerca de otro régimen al que estamos sometidxs socialmente, el régimen heterosexual en el que se valida y promueve las relaciones hombre-mujer (cis, cabe aclarar). Podríamos pensar que ya estamos lejos de esos días en los que esto era aceptable. Pero incluso hoy la educación sexual se imparte desde la perspectiva de estos regímenes (Heredia, A. L., & Rodríguez, A., 2021).

De ahí que se hable de disidencia. Este “afuera” como posición de creación de conocimiento y de choque con lo “normal” ofrece desde la teología (en este caso) una mirada diferente a la espiritualidad. En este caso, las teologías queer, basadas en la teoría queer de la que habla Preciado en su conferencia, no buscan únicamente posicionarse críticamente con respecto de los diferentes sistemas que forman nuestra identidad, sino también con respecto de la teología misma. Como mencionan Stefanie Knauss y Carlos Mendoza Álvarez (2019), si bien las teologías buscan acercarse a la verdad inalcanzable de Dios, deben de ser capaces de moverse para poder abarcar la realidad siempre nueva de Éste. El artículo también menciona que, en este sentido, la teología queer es una teología que busca dar cuenta del cuerpo mismo como fuente teológica, esto es, obtener conocimiento de Dios desde el cuerpo o la cuerpa de cada quien. Algo que me parece intuitivo, pero a la vez revolucionario: La espiritualidad no se aprende y se vive exclusivamente en la iglesia o en el templo, es algo que cargamos con nosotrxs mismxs constantemente. “Los cuerpos que realmente importan, los cuerpos explotados e invisibles de las personas LGBTIQ+, migrantes, desaparecidos, de personas con capacidades diferentes, son hoy los miembros vivos del cuerpo queer de Cristo.” (Knauss, Mendoza, 2019).


Hablar de religión es siempre un tema difícil porque es un tema sumamente personal. Desde cómo nos fue enseñado hasta cómo pensamos acerca de nuestra relación con la divinidad y la espiritualidad. Regresando al contexto religioso mexicano, si el discurso oficial y reproducido de la iglesia es uno de intolerancia ante la diversidad, rechazo a la mal llamada “ideología de género” (Congregación para la educación católica, 2019) y una lucha activa por hacer que otrxs pierdan o no se les den sus derechos, es importante que estas teorías entren a la conversación en un primer plano. Es importante que nos permitamos acercarnos a formas de ver la espiritualidad que no violenten ni a nosotrxs ni a lxs demás. La espiritualidad no es un privilegio de unxs cuantxs, es una dimensión intrínseca de cada unx, una posibilidad y un derecho.

En esa misma nota, traigo a tu atención queridx lectorx, algunas personas y grupos a las que vale la pena seguirles la pista si es que les interesan estos temas. De entrada, la teóloga y filósofa Marilú Rojas. Teórica de la teología queer quien ha hablado a favor del derecho a decidir en el contexto de la discusión del aborto y sobre la disidencia que representa la teología queer en el contexto latinoamericano. Seguido de el sacerdote James Alison quien es abiertamente homosexual y da conferencias alrededor del mundo. Tiene escritos sobre el amor incondicional de Dios y sobre la sexualidad de quienes ejercen su vocación dentro de la iglesia. El grupo en Facebook ICM Libres Por Amor ha tenido (en parte gracias a la pandemia) diferentes eventos como celebraciones y conversatorios sobre la diversidad sexual y la espiritualidad desde una perspectiva ecuménica. Hay muchas otras agrupaciones y personas que buscan promover una espiritualidad sana y libre de violencia. Vale la pena escuchar y posicionarnos en una espiritualidad así. Es la invitación.

Ahora, el hecho de que exista y que se promueva no es para que ya se vaya a bautizar todo mundo o para que quienes hayan sido violentadxs regresen a esos lugares. La invitación es a colocarse empáticamente en la disidencia. Ser críticxs con la espiritualidad y con nuestra propia identidad, a participar en la conversación, a leer y educarse y a no caer en la intolerancia infundada que ha sido permitida e instigada.
Gabriel J. Martín en su libro “Quiérete mucho, maricón” (2016) hace una invitación bien concreta: la sexualidad es algo que vale la pena disfrutarse y vivirse con orgullo. Si eres una persona que profesa la fe católica y te identificas con la comunidad LGBTQ+ o quieres escuchar una lectura diferente de los textos religiosos del catolicismo, te invito a que te acerques a estos espacios.

Hay mucho más que decir sobre religión y sexualidad, si les interesa hay un artículo en PreVIHene de Raissa Nellen (2019) que habla de lo que se dice en otras religiones sobre sexualidad. Sigamos la conversación.

La espiritualidad, igual que el lenguaje es de quienes la profesan y lo utilizan. 

Referencias
CNDH. (2018). Diversidad sexual, discriminación y violencia. http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/07_diversidad.pdf
Congregación para la educación católica. (2019). Varón y mujer los creó. https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/ccatheduc/documents/rc_con_ccatheduc_doc_20190202_maschio-e-femmina_sp.pdf
COPRED. (s. f.). Población LGBTTTI – COPRED. Data COPRED. Recuperado 14 de junio de 2021, de http://data.copred.cdmx.gob.mx/por-la-no-discriminacion/poblacion-lgbttti/
cqueertv. (2016, 25 septiembre). Políticas transfeministas y queer: Tecnologías de disidencia de género. Conferencia magistral de Paul B. Preciado [Vídeo]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=P7ZufifUMzQ
Heredia, A. L., & Rodríguez, A. (2021). Antecedentes de la educación sexual en México a un siglo de su creación. Elementos, 121, 45–51.
ICM Libres por Amor. (2021, 9 junio). Sin Diversidad no hay Iglesia [Página de Facebook]. Facebook. https://www.facebook.com/unsupportedbrowser?comment_id=Y29tbWVudDo1MjQ2NjkwMzE1MzQ2MDhfNTI0Njc5MjMxNTMzNTg4
INEGI. (2020). Religión. https://www.inegi.org.mx/temas/religion/#Informacion_general
Knauss, S., & Mendoza-Álvarez, C. (2019). Teorías y teologías queer: Una introducción. Concilium, 383, 647–650.
Martin, G. (2016). Quiérete Mucho, Maricón (1o ed.). Roca Editorial.
Medina Estévez, Jorge A. (2003). ¿Qué es la Teología?. Anuario de Historia de la Iglesia, (12),341-344. ISSN: 1133-0104. https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=35501226
Nellen, R. (2019, 2 abril). “Religión y Sexualidad”. sexED: educación y placer sexual. https://educacionyplacersexual.com.mx/2019/04/02/religion-y-sexualidad/
Recherches .Mimétiques. (2021, 13 junio). James Alison – Au-delà du ressentiment – juin 2021 [Vídeo]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=IWi4RU5t-EM&t=770s
Rosado, M. J. (2020, 10 septiembre). ¿Cuántos tipos de sexo existen? Fundación iS+D. https://isdfundacion.org/2019/10/09/cuantos-tipos-de-sexo-existen/
Wittig, M. (2006). El pensamiento Heterosexual y otros ensayos. EAGLES.

Sexualidad y sus posibilidades

Por: Alice Cuevas

¿Te has dado cuenta que cuando buscamos sobre sexo o sexualidad en los buscadores siempre nos aparecen títulos como: “sexualidad en adolescentes”, “sexo seguro”, “cómo no embarazarse”, etc.?  Lo cual es muy importante claramente para prevenir ITS y ETS así cómo embarazos no deseados. Pero desde una temprana edad con la llamada educación sexual escolar y gracias a internet, nos asustan con el herpes, la clamidia, la gonorrea, la sífilis y bueno, cualquier posibilidad que puede suceder si se tienen relaciones sexuales de manera insegura lo cual, primero que nada puede causar en muchas personas un gran miedo por vivir su sexualidad e incluso pueden llegar a pensar que eso es lo único que puede ofrecer el sexo. 

Ignorar las posibilidades de las relaciones sexuales así como el placer sexual suele ser muy común por la falta de información y educación integral. ¿Alguna vez una persona especializada en la sexología te ha hablado de cómo tener relaciones sexuales placenteras? La realidad es que el sexo debe ser disfrutable, una práctica libre y no terrible. 

La sexualidad hegemónica, la cual hace referencia a las prácticas sexuales tradicionales de acuerdo a lo más aceptado socialmente, tomando en cuenta las normas patriarcales, las posiciones dominantes y de subordinación creadas en cuanto a la expresión e identificación de género, se observan fácilmente en las páginas de pornografía de manera que nos hacen creer que el placer de uno (casi siempre hombre) es más importante. 

Además, desde la educación sexual nos suelen enseñar que el sexo es únicamente entre “hombre y mujer” (heterosexual) de otra manera, imposible ¿o no? Sucede que se ha tomado esta creencia que se explica a partir de un concepto llamado heteronormatividad. Es “aquella ideología sexual que aprueba y prescribe la heterosexualidad como una asignación “natural”, y procede de la diferencia biológica asociada a la reproducción de la especie” (Serrato y Balbuena, 2015). Es una imposición externa de encadenamiento entre cuerpo, género, identidad, deseo y prácticas sexuales consideradas ideales o normales en la sociedad (Villalpando, 2014). Desde este punto, la heterosexualidad así como las prácticas sexuales heterosexuales son percibidas como un estado natural y un logro moral de las personas para poder ser aptas y vivir en sociedad, es decir, vivir en heterosexualidad (Warner y Berlant, 2002). El problema es que no es solo una creencia de algunos cuantos sino que es parte de la sociedad en sí y esta se impone como una norma social.

La realidad es que no todas las personas son heterosexuales (comunidad LGBTQ+) y mucho menos les interesa vivir en “la heterosexualidad”. Hay un mil de orientaciones que practican su sexualidad muy diferente a lo que dice la heteronorma. 

En el caso de los griegos, la orientación sexual no se discriminaba según se eligiese por algún sexo o género ya que no era necesario distinguir entre categorías para tener relaciones. Para ellos lo que importaba en el acto era lo sexual y el deseo, no si se trataba de un hombre o una mujer (Carlos, 2001).

La sexualidad no es binaria, (no es únicamente entre los géneros hombre y mujer) nunca lo ha sido, cada persona la disfruta a su propia manera. Otra tendencia que se tiene es el coitocentrismo, la cual considera que las relaciones sexuales deben de tener penetración, a fuerzas, para llegar al orgasmo y las otras prácticas (sexo oral y masturbación por ejemplo) son rechazadas o subestimadas porque se consideran incompletas. Es parte de la heteronormatividad y de la sexualidad hegemónica y bueno, la verdad es que no se necesita del coito para lograr un orgasmo e incluso, para muchas personas, ni siquiera es disfrutable.  

Al tener estos pensamientos, se limita la educación afectivo-sexual y el aprendizaje genuino de una manera holística, incluyente y general. La diversidad es enorme dentro de la sexualidad y cada persona va construyendo la idea que tiene de ésta conforme a sus experiencias, sus gustos y lo más importante, el autoconocimiento. Es importante conocerse a une misme para poder visualizar el sexo de una manera más amplia, fuera de la norma, creando y explorando su sexualidad sin tabúes, sin miedos, sin prejuicios, etc. pero con protección porque ni modo que sí se pasen las ITS, ¿verdad?

Cada persona es libre de expresarse y de vivir su sexualidad de la manera más placentera posible. Aceptemos la diversidad del sexo y sus posibilidades.

Referencias:

Carlos, M. (2001). El Dulce Silencio de Hilas1: La “homosexualidad” en Grecia y Roma. Orientaciones: revista de homosexualidades, (2), 23-36. http://salutsexual.sidastudi.org/resources/inmagic-img/DD23412.pdf

Serrato, A. y Balbuena, R. (2015). Calladito y en la oscuridad. Heteronormatividad y clóset, los recursos de la biopolítica. Culturales, 3(2), 151-180. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-11912015000200005&lng=es&tlng=es.

Villalpando, I. (2014). “Canguihem y Foucault, un diálogo sobre la norma”. Reflexiones marginales. https://reflexionesmarginales.com/?s=canguinhem+y+foucault

Warner, M. y Berlant, L. (2002). “Sexo en público”. Sexualidades Transgresoras. Barcelona: Icaria. 262p

Cada sexualidad es un mundo

Escrito por: Arantxa Suárez Medrano Colinas

¿Alguna vez has escuchado que cada persona es un mundo? 

En esta metáfora se puede aludir al modelo biopsicosocial planteado por el médico y psiquiatra estadounidense George L. Engel (10 de diciembre de 1913 – 26 de noviembre de 1999), quien propuso un enfoque que establece la idea de que en todo ser humano coexisten los factores biológicos, psicológicos y sociales, y que estos se combinan para influir tanto en la salud, como en el desarrollo y bienestar de una persona. Este enfoque nos ayuda a entender, que dependiendo tanto de la genética, la mente y el ambiente de un individuo, se genera y conforma un mundo único e irrepetible. 

Así mismo, cuando lo transportamos al campo de la sexualidad humana, encontramos que esta tiene los mismos factores (biológicos, psicológicos y sociales) en cada persona, y que conforma en sí misma una dimensión del ser humano, por lo que cada persona y su sexualidad, es un mundo. Como dijo el filósofo Maurice Merleau Ponty (1975) “Hablar de sexualidad humana es hablar de la esencia misma del ser humano”

La sexualidad humana no solo abarca las relaciones sexuales, los contactos eróticos y la reproducción, sino que es una dimension de nuestro ser, y por eso es necesario entenderla como un aspecto global e inherente a la persona. “La diversidad sexual hace referencia a todas las posibilidades que tienen las personas de asumir, expresar y vivir la sexualidad, así como de asumir expresiones, preferencias u orientaciones, identidades sexuales y de género —distintas en cada cultura y persona. Es el reconocimiento de que todos los cuerpos, todas las sensaciones y todos los deseos tienen derecho a existir y manifestarse sin más límites que el respeto a los derechos de las otras personas”. (CONAPRED, 2012)


Es por todos estos factores que conforman la sexualidad de un ser humano, que es vital empezar a entender que cada persona tiene sus distintas estrellas, planetas y alineaciones sexuales, que conforman su propio mundo, y que eso requiere una visión de equidad humana, pues aunque no somos iguales, todos valemos lo mismo.

Referencias Bibliográficas:

George L. Engel. (2020, 14 diciembre). En Wikipedia: https://en.wikipedia.org/wiki/George_L._Engel

Guía de acción pública contra la homofobia, Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED). Ciudad de México, 2012. Disponible en: http://www.conapred.org.mx/userfiles/files/GAP-Homofobia-INACCESIBLE.pdf.

Wenckstern, D. (s.f.). ¿Qué es la sexualidad humana? Instituto Nacional de Filosofía. Recuperado de: https://institutonacional.cl/wp-content/uploads/2019/11/3-Filosof%C3%ADa-Unidad-3-Individuo-y-sexualidad.pdf