Los elefantes rosas de Dumbo en el acto sexual

Por: Daniela Castañeda Rocha

… o como los chavorrucos lo conocen: “sex, drugs and rock & roll”.

Pero, ¿qué implica realmente el estar bajo la influencia de sustancias psicoactivas en el acto sexual?

Cuando hacemos actividades como hacer ejercicio, comer, tener relaciones sexuales y consumir drogas, se activa en nuestro cerebro el llamado “circuito de recompensa”, donde el químico que generalmente se encarga de la motivación y satisfacción (a.k.a. dopamina) estimula una de las regiones cerebrales más primitivas (núcleo accumbens), provocándonos hacer a un lado todo sentido de razón y buscando el último placer (Blum, K., Werner, T., Carnes, S., Carnes, P., Bowirrat, A., Giordano, J., Oscar-Berman, M., & Gold, M. 2012).

Al ver lo placenteras que son estas actividades, buscamos nuevas formas de experimentarlas y potencializarlas, es decir, que aprendemos y nos queremos mejorar, ya sea tanto más que tengamos una sensación más placentera o que esta sensación dure más.

Esta búsqueda hedonista no es nueva en nuestra historia como humanidad, y es así que se ha mezclado el uso de sustancias (llámese alcohol, opiáceos, marihuana, cocaína, anfetaminas, etc.) con las prácticas sexuales; tenemos el ejemplo de la cocaína en tiempos precolombinos y el uso de opiáceos en la Antigua Grecia (González, T., Gálvez, E., Álvarez, N., Cobas, F., & Cabrera, N. 2005).

Sin embargo, cada vez se vuelve más y más popular por el fácil acceso a las drogas y la creación de nuestra prácticas e incluso subculturas que normalizan y promueven el consumo durante o previo al acto. En la comunidad LGBT+ se ha popularizado la práctica del ChemSex (o chemical sex), personas con pene aunque no exclusivamente, y consiste en uso intencionado de drogas psicoactivas para mantener relaciones sexuales de ya sean horas o días. Los motivos para el ChemSex son muy variados, desde motivos de rendimiento o facilitar prácticas sexuales (fisting), hasta afectivos, relacionales o sociales (Fernández-Dávila, P., 2017).

Interesante tu dato, pero ¿qué pasa en tu cuerpo y cuál es la experiencia subjetiva cuando consumes diferentes drogas y te involucras en prácticas sexuales?

Alcohol

Al ser un depresor del sistema nervioso, da la sensación de dejar el cuerpo entumecido o con menor sensibilidad. Genera desinhibición social, y provoca la sensación de ser más actractivx. Se describe al acto sexual menos emocional y más directo, agresivo, fuera de control y descuidado, poniendo a las personas en situación de riesgo pues se olvidan de usar condón por percibir poco control y juicio en los actos. Después del acto, las personas reportan sentimientos de culpa referente a las decisiones del momento, el lugar que lo llevaron a cabo y la(s) persona(s) con quien se involucraron (Palamar, J. J., Acosta, P., Ompad, D. C., & Friedman, S. R. 2018).

Marihuana

"Mota, Juana, Hierba"

Las sensaciones corporales son intensificadas; hay un orgasmo más intenso, aunque algunas personas con vulva sienten que no se pueden concentrar, provocando que no tengan un orgasmo. También permite la desinhibición social en algunos casos, y, a diferencia del alcohol, su uso se destina a relaciones sexuales más lentos, afectuosas y compasivas, pues se involucra más sensaciones y sensualidad (Palamar, et al. 2018). Su consumo frecuente, reduce los niveles de testosterona y puede causar disminución en la producción de espermatozoides, así como el deseo sexual y provoca disfunción eréctil. En algunos casos, en personas con vulva, hay una disminución de la lubricación vaginal, provocando dolor durante el coito (González, T., Gálvez, E., Álvarez, N., Cobas, F., & Cabrera, N. 2005).

Cocaína

"Coca, Nieve, Crack"

Aumenta la excitación y prolonga la relación sexual, aunque puede llegar a derivar en problemas al provocar dolor. Es valorada frecuentemente como un afrodisíaco. Puede dificultar la erección y el orgasmo masculino (Calafat, A., Juan, M., Becoña, E., Mantecón, A. 2008). Sus efectos eufóricos pueden cambiar la percepción de uno mismo y de las propias experiencias o interacciones sexuales. Pero, por otra parte, tras los momentos de euforia aparece la caída a momentos de depresión. El uso prolongado de la cocaína puede disminuir el funcionamiento sexual (González, et al. 2005)

Opioides

"heroína, codeína, morfina, fentanilo"
Photo by Piyapong Sayduang on Pexels.com
Photo by Matthew T Rader on Pexels.com

Son poderosos inhibidores de la actividad y de la función sexual, a pesar de ser considerados afrodisíacos. En personas con pene puede haber alteraciones del interés sexual, el retraso en la eyaculación y el fracaso en la erección, y en personas con vulva también hay una alteración en el interés sexual. El propio efecto de la droga, se describe como mucho más placentero, intenso y fácil de obtener que un orgasmo. Aunque el uso de la heroína y derivados del opio puede dar lugar a fantasías sexuales, el grado de excitación y la frecuencia del orgasmo disminuyen debido a los efectos depresores que estas drogas tienen sobre el sistema nervioso (González, et al. 2005).

Anfetaminas

"MDMA, Molly"

estimulantes que en pequeñas dosis pueden provocar una sensación de exaltación, por lo especialmente las personas con vulva, informan de un incremento en su deseo sexual, pero tomadas en dosis mayores o si se ingieren normalmente, reducen la excitación y disminuyen la respuesta sexual (González, et al. 2005). Unos de sus efectos comunes es generar sentimientos de cercanía, intimidad y sensualidad, ahí el nombre “droga del amor”. Hay un incremento en la intensidad sexual, en la duración de la actividad, mayor disfrute y mayor intensidad en el orgasmo. En personas con pene es común la disfunción eréctil y en personas con vulva hay menor lubricación vaginal (Palamar, J. J., Griffin-Tomas, M., Acosta, P., Ompad, D. C., & Cleland, C. M. 2018).

  • Speed: aumenta la liberación de dopamina, y al consumirla frecuentemente ocasiona la disminución del deseo sexual, y en los hombres, provoca trastornos eyaculatorios, y en la mujer, ausencia de orgasmos.
  • Éxtasis: ocasiona un aumento en la liberación de serotonina, y a corto plazo trae consigo problemas neuronales, disminución de la líbido y de la respuesta sexual

¡OJO! Es importante que antes de intentar nuevas experiencias, te informes y sientas que estás en un espacio seguro, libre de presiones, y que siempre se tenga como primer paso el consentimiento. Contar con información sobre efectos negativos o daños que producen las drogas, efectos o interacciones de la combinación de drogas, cómo actuar en caso de una sobredosis, estrategias de reducción de riesgos, información sobre nuevas sustancias y saber dónde ir en caso de tener un consumo problemático son herramientas que pueden servir de mucho a todxs y no quedarnos como Dumbo, sin conciencia de lo que le estaba sucediendo y sin cómo afrontarlo. Para pasarla bien también es importante cuidar de nosotrxs y lxs demás.

🙂

Referencias

Blum, K., Werner, T., Carnes, S., Carnes, P., Bowirrat, A., Giordano, J., Oscar-Berman, M., & Gold, M. (2012). Sex, drugs, and rock ‘n’ roll: hypothesizing common mesolimbic activation as a function of reward gene polymorphisms. Journal of psychoactive drugs, 44(1), 38–55. https://doi.org/10.1080/02791072.2012.662112

Calafat, A., Juan, M., Becoña, E., Mantecón, A. (2008). Qué drogas se prefieren para las relaciones sexuales en contextos recreativos. Adicciones, 20(1),37-47. Disponible en:   https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=2891/289122033005

Fernández-Dávila, P. (Julio, 2017). Consumo de drogas y su relación con el sexo: Escuchando las voces de un grupo de hombres gais y bisexuales de la ciudad de Barcelona que practican ChemSex. Recuperado de http://www.cruzroja.es/pls/portal30/docs/PAGE/CRJ/BOLET%CDN%20CRUZ%20ROJA%20JUVENTUD/LISTADO%20BOLETINES%20CRJ2017/BOLET%CDN%20CRUZ%20ROJA%20JUVENTUD%20N%BA%20387/ESTUDIO%20CONSUMO%20DE%20DROGAS%20Y%20SU%20RELACI%D3N%20CON%20EL%20SEXO%20(RESUMEN%20EJECUTIVO).PDF

González, T., Gálvez, E., Álvarez, N., Cobas, F., & Cabrera, N. (2005). Drogas y sexualidad: grandes enemigos. Revista Cubana de Medicina General Integral, 21(5-6) Recuperado de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252005000500015&lng=es&tlng=es.

Palamar, J. J., Griffin-Tomas, M., Acosta, P., Ompad, D. C., & Cleland, C. M. (2018). A comparison of self-reported sexual effects of alcohol, marijuana, and ecstasy in a sample of young adult nightlife attendees. Psychology and sexuality, 9(1), 54–68. https://doi.org/10.1080/19419899.2018.1425220

Palamar, J. J., Acosta, P., Ompad, D. C., & Friedman, S. R. (2018). A Qualitative Investigation Comparing Psychosocial and Physical Sexual Experiences Related to Alcohol and Marijuana Use among Adults. Archives of sexual behavior, 47(3), 757–770. https://doi.org/10.1007/s10508-016-0782-7

“Sexting: beneficios en la vida erótica de la pareja y recomendaciones”

Por: Regina Peon

Beneficios del sexting en la vida erótica de la pareja

Según expertos, el sexting es un recurso recomendable para la vida erótica de la pareja (2), no obstante, se debe de practicar con precauciones. Un estudio realizado por la universidad de Drexel, revela que la práctica del sexting mejora la satisfacción sexual de la pareja. Descubrireron que a mayor envío de mensajes eróticos, mayor satisfacción sexual (5). 

Según la sexologa Engel (4), son más mujeres que hombres las que buscan ayuda para mejorar su sexualidad. Reporta que debido a la instisfacción que muchas mujeres sienten en su vida sexual, desean innovar, cambiar y potenciar su vida sexual. La doctora Engel, busca a través de las clases de sexualidad empoderar a las mujeres y les recomienda el “Sexting”, con el fin de que prueben algo nuevo.

El sexting incrementa la confianza entre la pareja, ya que al escribir tus deseos más íntimos por mensaje, no solo estás confiando en que tu pareja no los enseñará, si no que te sientes en confianza de poder expresar tus fantasías sexuales. Así mismo, funciona también como desestresante, si sabes que tu pareja está teniendo un mal día, un mensaje de texto “erótico” podía ayudarte a mejorar el estado de ánimo de ambos, sobre todo si le recuerdas que lo veras después (4). 

¿Cómo tener y hacer un sexting seguro?

¿Qué es el sexting?

Viene de “sex”(sexo) y texting (envío de mensajes y/o fotos). Es “recibir, enviar o reenviar mensajes de texto, imágenes o fotografías que presentan un contenido sexual explícito, vía Internet o teléfono celular” de FORMA VOLUNTARIA (3). 

Antes de mandar un mensaje comprometedor o una foto tuya, para mantener a salvo tu privacidad y poder llevar a cabo un sexting seguro, piensa en lo siguiente (1):      

Por herramienta segura nos referimos a a que tengan un sistema de encriptación para que sólo tú y la otra persona tengan acceso al contenido. Evita utilizar Facebook Messenger o Twitter, pueden ser fácilmente hackeadas!! Puedes utilizar Signal, te permite fijar un tiempo de autodestrucción de los mensajes, ponerle contraseña para que nadie más que tú pueda leer las conversaciones y evita que se hagan capturas de pantalla. WhatsApp también utiliza encriptación end-to-end.  

Cada imagen que tomas con tu teléfono viene con metadata llamada EXIF data, que incluye en dónde fue tomada, a qué hora y con qué dispositivo. Para evitar que tu foto la tenga, necesitas descargar aplicaciones de terceros como Photo Investigator o lo puedes hacer desde tu computadora al abrir la imagen, ir a herramientas y borrar información. Desactiva el respaldo automático y la localización (1). 

De nada sirve que borren la foto si automáticamente se va a subir a la nube, poniéndote en riesgo de ser hackeado o de que alguien más tenga acceso a la imagen. Servicios como WhatsApp o iCloud guardan automáticamente las imágenes, para evitar que lo hagan, sólo debes desactivar esta función en ajustes. Protege el folder si vas a guardar las imágenes. Utiliza carpetas encriptadas para que sólo puedan abrirse con una contraseña y evita guardarlas en la nube. 

Antes de empezar, platícalo con tu pareja. Esto ayudará a establecer las reglas, como si pueden guardar la imagen, por cuánto tiempo conservarla, qué tipo de imágenes y textos se valen o si alguien más puede verlas. 

Una de las bases del sexting es confiar en que la otra persona no le va a enseñar a nadie lo que tú le mandas. 

¡Ten cuidado! No lo hagas con extraños.

No le mandes una foto tuya desnu@ a una persona que acabas de conocer, no sabes si la va a publicar. 

Evita que se vea tu cara, tatuajes o cualquier marca de nacimiento que te pueda identificar fácilmente. También procura que no salgan pósters o fotografías en el fondo que te puedan involucrar en caso de que las imágenes o videos se hagan públicos (1). 

Bibliografía:

(1) R, L. (2018). Guía básica para hacer un sexting seguro. Recuperado de

https://www.milenio.com/estilo/guia-basica-para-hacer-sexting-seguro.

(2) E, H. (2018). Parejas que practican “sexting”, sexualmente más satisfechas: estudio. Recuperado de

https://www.milenio.com/ciencia-y-salud/parejas-practican-sexting-sexualmente-satisfechas-estudio

(3) Mejía, G. (2014).Sexting: una modalidaad cada vez más extendida de violencia sexual entre jóvenes. México. Recuperado de: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-53372014000400007

(4) Zamorano, E. (2020). La forma correcta de practicar Sexting, según una experta. Moderno. Recuperado de: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2020-01-31/sexting-ligar-experta-sexo-pareja-relaciones_2409228/

(5) Romero, S. (2020). El Sexting mejora la vida sexual de la pareja. Recuperado de: https://www.muyinteresante.es/salud/sexualidad/articulo/el-sexting-mejora-la-vida-sexual-de-la-pareja-651439294495

Lo que no sabías sobre la eyaculación femenina

Por: Shirelle Varon Penhos

Hemos escuchado mucho acerca de la eyaculación femenina, pero hasta la fecha no se ha terminado de conocer con certeza todo lo que ocurre alrededor de este fenómeno. Lo que se sabe es que la eyaculación femenina se da cuando la uretra de la mujer expulsa un fluido durante las relaciones sexuales y puede ocurrir cuando se excita sexualmente, pero no necesariamente se relaciona con tener un orgasmo.

Los científicos todavía no terminan de comprender la eyaculación femenina en su totalidad y existen pocas investigaciones sobre cómo funciona y su propósito. La eyaculación femenina es completamente normal, aunque los investigadores tienen opiniones divididas sobre cuántas personas la experimentan.

En este artículo intentaremos explicar algunos de los mitos y realidades que rodean a la eyaculación femenina. 

Comenzaremos explicando ¿qué es la eyaculación femenina?

Como se mencionó anteriormente, se refiere a la expulsión de fluido a través de la uretra durante el orgasmo o la excitación sexual. La uretra es el conducto que traslada la orina de la vejiga hacia el exterior del cuerpo. 

Ahora seguramente te estarás preguntando ¿qué se expulsa en la eyaculación femenina?

Algunos análisis han demostrado que este fluido contiene fosfatasa ácida prostática (FAP), la cual es una enzima que se encuentra en el semen masculino que ayuda a la movilidad del esperma. Además, la eyaculación femenina generalmente contiene fructosa, que es una forma de azúcar. Por lo general, la fructosa se encuentra en el semen masculino en donde actúa como una fuente de energía para el esperma. Los expertos afirman que la FAP y la fructosa presentes en el fluido provienen de las glándulas de Skene, también conocidas como glándulas parauretrales. Las glándulas de Skene se ubican en la pared delantera interior de la vagina, cerca del punto G. Por lo tanto, las investigaciones sugieren que la estimulación vaginal hace que estas glándulas produzcan FAP y fructosa, que se mueven posteriormente a la uretra (Barrell, 2019).

Entonces, ¿el líquido que se expulsa no es orina?

No. Muchas personas pueden confundir el fluido que se expulsa con orina. Sin embargo, sabemos que la orina es amarilla y tiene un olor y un sabor específico que la eyaculación femenina no tiene, pues no tiene sabor, olor ni color y cuando se seca no mancha (Municipalidad de Santiago, 2016).

Durante mucho tiempo, los científicos consideraban que las mujeres que eyaculaban durante las relaciones sexuales estaban experimentando problemas de continencia. Posteriormente se rechazó esta idea y confirmó la existencia de la eyaculación femenina, determinando que el fluido se acumula en la vejiga durante la excitación y sale a través de la uretra durante la eyaculación. 

Esto no sucede en todas las mujeres, y eso es totalmente normal. En la pornografía suele llamarse “squirting”, lo cual se suele exagerar con efectos especiales (Barrell, 2019).

¿Qué tan normal y común es?

Es completamente normal, aunque las personas no lo discuten con mucha frecuencia y apertura. 

De acuerdo con la Sociedad Internacional para la Medicina Sexual, diferentes cálculos sugieren que entre el 10% y el 50% de las mujeres eyaculan durante las relaciones sexuales. Algunos expertos consideran que todas las mujeres experimentan eyaculación, pero muchas no lo notan. Es posible que no lo sepan porque el fluido puede desplazarse para atrás, hacia la vejiga, en lugar de salir del cuerpo, y posteriormente se expulsa con la orina (Barrell, 2019).

Es muy importante destacar, que la experiencia de la eyaculación femenina, incluyendo la sensación, activadores y cantidad de eyaculación, varía considerablemente según la persona. 

¿Existe algún beneficio para la salud?

Hasta el día de hoy, no existe evidencia de que tenga algún beneficio para la salud. Sin embargo, una investigación determinó que las relaciones sexuales en sí ofrecen varios beneficios. Durante un orgasmo, el cuerpo libera hormonas analgésicas que pueden ayudar con el dolor de piernas y espalda, dolores de cabeza y cólicos menstruales. Inmediatamente después del clímax, el cuerpo también libera hormonas que promueven un sueño reparador (Barrell, 2019). 

No obstante, estos son algunos beneficios de las relaciones sexuales, mas no de la eyaculación.

La eyaculación femenina ha recibido mucha atención en los últimos años. La información precisa y la discusión sobre las realidades sexuales de las mujeres son aún escasas. Dicho esto, la eyaculación femenina a veces se presenta como algo que se debe “lograr” o como parte esencial de la liberación sexual. Esto únicamente crea demasiada presión innecesaria (Bell, 2019).

Sin embargo, la eyaculación femenina es un tema del que ya se está comenzando a hablar, aunque nos falta un largo camino por recorrer. Debemos tomar en cuenta siempre, que lo que observamos en los medios de comunicación y en la pornografía la mayoría de las veces es muy exagerado o falso, por lo tanto quizás muchas mujeres que sí presentan una eyaculación ni siquiera se estén dando cuenta debido a la expectativa y la imagen que tenemos del famoso “squirt”.

Por último, es muy importante recalcar que eyacular NO es sinónimo de tener un orgasmo. Una mujer puede sentir placer sin necesariamente eyacular, o viceversa. Dejemos de esforzarnos tanto por buscar la eyaculación y aprendamos a disfrutar de nuestra sexualidad y a dejarnos llevar por el placer.

Referencias:

Barrell, A. (2019). ¿Qué es la eyaculación femenina? Medical News Today. Sitio web: https://www.medicalnewstoday.com/articles/es/326486#contribucion

Bell, J. (2019). Eyaculación femenina y de la vulva: por qué es importante y cómo se siente. Clue. Sitio web: https://helloclue.com/es/articulos/sexo/eyaculacion-femenina-y-de-la-vulva-por-que-es-importante-y-como-se-siente

Municipalidad de Santiago. (2016). 100 Preguntas Sobre Sexualidad Adolescente. Municipalidad de Santiago. Santiago de Chile.

Nadie te puede tocar… ni tú.

Por: Ana Karen Sánchez Chavarría

Si tengo pareja… ¿para qué me masturbo?

¿No te da asco tocarte ahí?

Si te masturbas, puedes perder tu virginidad

Tocarte es algo sucio y va en contra de la religión.

Frases como esta y otras, han estado presentes a lo largo de nuestra educación sexual y escolar (o por lo menos en la mía). 

La educación sexual, especialmente en escuelas que no forman parte de un sistema laico ha sido un tema de controversia debido a que, erróneamente, tienden a relacionar un tema con el otro; religión y sexualidad, así como otros temas que tienen que ver con creencias, moral, tradiciones, cultura, etc. 

Es evidente entonces, que existe una necesidad de modificar el sistema educativo específicamente en el ámbito de la educación sexual. 

En este artículo, describiré los tabúes y mitos que rodean la masturbación femenina en nuestra sociedad. 

Es importante definir la masturbación, ”Mc Cary la define como todo acto autoestimulatorio que tiende a producir o incrementar la satisfacción sexual. Las raíces evolutivas de la masturbación provienen de la tendencia biológica normal y adaptativa a examinar, manipular, limpiar e incidentalmente a estimular los órganos sexuales externos” (Bardi, A., Leyton, C., & Martínez, V. 2005)

Para realizar el artículo, consulté con varixs conocidxs preguntándoles qué tabúes sabían que existían sobre la masturbación femenina, cómo habían sido educadxs sobre el mismo tema, experiencias y cómo lo concebían antes, aquí algunas expresiones:

*Algunos nombres entre paréntesis fueron modificados por cuestiones de confidencialidad.  

  • “Recuerdo que me enseñaron que nadie me podía tocar, ni siquiera yo.” (Sofía) 
  • Recuerda que su mamá le dijo algún día: “Pensar en tocarte debería darte asco” (Jimena) 
  • “Te vas al infierno si te tocas”, “eso no se hace”, esta frase me la dijo una compañera que iba en un colegio católico.
  • “No sabía que existía” (María) 
  • “Solo los niños y hombres lo hacen, no es para mujeres” “crecí creyendo que entonces el placer era solo para los hombres”  (Pau)
  • “Me acuerdo que cuando se lo confesé a mis dos mejores amigas, me sentí basura porque me dijeron que eso era promiscuo e indebido… desde ahí, me cuesta mucho trabajo masturbarme sin culpa” (Montse)
  • “Antes creía que no necesitaba hacerlo porque tenía pareja y él lo hacía” (Fernanda)

Posteriormente, pregunté cómo lo viven y qué piensan en la actualidad. Aquí algunas respuestas: 

  • “Importante para conocer tu cuerpo y saber qué te gusta y cómo te gusta” (Pau)
  • “Simplemente por placer y no tiene nada de malo” (Sofía)
  • “Para tener mejor comunicación con mi pareja sobre qué me gusta y qué no” (Jimena)
  • “Autoconocimiento y autoestima” (MarÍa) 
  • “Aún siento culpa pero he aprendido mucho sobre mi cuerpo y el placer“ (Montse)
  • “Disfrutar más mis relaciones sexuales” (Fernanda) 

Es de suma importancia reconocer que en  el sistema y en la sociedad en la que vivimos, nos ha impuesto reglas, creencias y prácticas, guiadas siempre por  un sistema machista. En este tema específicamente, se da a entender a tempranas edades que la mujer es únicamente para el placer sexual  del hombre, se tiene la creencia de que el explorar nuestro  propio cuerpo, es algo pecaminoso, sucio e incluso egoísta.

Históricamente la masturbación ha sido un tema tabú y controversial. A pesar de los conocimientos científicos actuales, aún existe desinformación, confusión y contradicción, no sólo en la población general, sino también en el personal de salud.

La conducta masturbatoria está presente en ambos sexos, en todas las etapas de la vida y no es excluyente a tener relaciones sexuales satisfactorias. (Bardi, A., Leyton, C., & Martínez, V. 2005)

“La autoestimulación genital es un hecho generalizado entre los mamíferos. En el ser humano, producto de su capacidad de simbolizar, el significado sexual de la masturbación está ligado a la fantasía.” (Bardi, A., Leyton, C., & Martínez, V. 2005)

Un poco de historia

  • La masturbación en la Antigua Grecia se consideraba un acto inadecuado sin embargo no era un delito. Un filósofo llamado Diógenes el Cínico (412-323 a. de C.) sentía desprecio hacia las normas sociales, que practicaba la masturbación en público, había manifestado un inconformismo frente a este hecho.  (Caicedo, D. A., Gómez, L. F. & Pérez, L. 2020)
  • “En 1758 un médico suizo llamado Tissot llegó a afirmar que la masturbación era la más mortífera y siniestra de las prácticas sexuales y que al daño físico y psíquico sobrevenía un daño moral con el castigo divino consiguiente.”
  • “El Pontificio Consejo de la Familia en 1995 publicó que “la masturbación, según la doctrina católica, es un grave desorden moral, principalmente porque es usar de la facultad sexual de una manera que contradice esencialmente su finalidad, por no estar al servicio del amor y de la vida según el designio de Dios”.”
  • Mc Cary en 1983, sostiene que “…la forma más fructífera de responder a la máxima capacidad sexual es mediante la autoestimulación y es un acto perfectamente sano y normal tanto en jóvenes como ancianos…” 
  • 1966 → en investigaciones de Masters y Johnson, se encontró que varias mujeres describieron que los orgasmos provenientes de la masturbación eran fisiológicamente más satisfactorios que el coito, aunque este último era más satisfactorio desde el punto de vista emocional. (Se contempla aquí el placer sexual para las mujeres o las personas con vulva)
  • 1983 → Mc Cary, describió que el 31 al 37% de las mujeres que nunca se habían masturbado antes del inicio de las relaciones sexuales no pudieron llegar al orgasmo durante el primer año, en contraposición al 16% de las que sí lo habían hecho. 

Actualidad:

Otros autores, definen la masturbación de la siguiente manera “una fuente de placer sexual es una práctica que instituye la soberanía sobre el propio cuerpo, en el marco del cuidado y el respeto por la intimidad propia y ajena. Es una actividad apoyada en lo biológico corporal y lo afectivo, habitual en niñxs y bebés desde la temprana infancia, es una forma espontánea de obtener placer y gratificación a partir de una vía autoerótica” Gosende, E. E., Salmún Feijoo, G., Scarimbolo, G., & Ferreyra, M. 2019)

El castigar o sancionar a un niño por autoestimularse puede acarrear culpa y vergüenza acerca de su cuerpo y la propia sexualidad.  (Bardi, A., Leyton, C., & Martínez, V. 2005)

Lo antedicho, nos permite observar cómo este acto autoerótico, está presente a lo largo de la vida, desde la temprana infancia. Es de suma importancia considerar cambios al currículo escolar en el ámbito de la educación sexual para saber psicoeducar a lsx niñxs a tempranas edades, tratando así de no ligar temas de tipo moral o religioso al tema de la sexualidad, así como erradicar juicios hacia el mismo acto. 

La masturbación es un tema que debería de considerarse en la educación afectivo-sexual, con el fin que tanto mujeres como hombres, tengan conocimiento de las sensaciones, de su cuerpo, de los sentimientos, del proceso ante el autoerotismo, considerando que dicha actividad puede llevar a un mejor autoconocimiento para una aceptación de la propia sexualidad y del cuerpo. 

Bibliografía: 

  • Bardi, A., Leyton, C., & Martínez, V. (2005). Masturbación: mitos y realidades.
  • Caicedo Hurtado, D. A., Gómez Pedraza, L. F. & Pérez Camacho, L. (2020). Masturbación femenina y masculina en adulto joven: beneficios y tabúes. Trabajo de Grado. Universidad Católica de Colombia. Facultad de Psicología. Bogotá, Colombia
  • Gosende, E. E., Salmún Feijoo, G., Scarimbolo, G., & Ferreyra, M. (2019). Progresos en educación sexual integral: Cuáles son las nuevas preguntas que nos formularon les adolescentes sobre acto sexual, diversidad de prácticas sexuales, masturbación, Viagra, educación sexual y género durante 2017 y 2018. In XI Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología. XXVI Jornadas de Investigación. XV Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. I Encuentro de Investigación de Terapia Ocupacional. I Encuentro de Musicoterapia. Facultad de Psicología-Universidad de Buenos Aires.

El arte del beso ¿lo conoces?

Por: Paola Silva Simón

“Un mundo nace cuando dos se besan” – Octavio Paz

Alguna vez te has preguntado sobre ¿Qué son los besos y el efecto que tienen en nuestro cerebro y cuerpo?

Todos los humanos contamos con un instinto para conectarnos con el otro mediante un beso, pero la forma y manera de expresarlo va a depender de nuestra cultura y experiencias personales. Un beso puede ser lo que permite que una relación, llegue a una conexión más profunda o que se termine ahí todo, ya que fue algo que no se sintió bien. 

Pero… ¿Qué es un beso?

Sheril Kirshenbaum (2011), nos explica en su libro “The Science of Kissing: What Our Lips Are Telling Us”, que la definición de un beso es relativamente simple ya que es el contacto boca a boca de dos personas o la presión de los labios de uno en alguna otra parte del cuerpo del otro.

A pesar de todo la pregunta más importante sigue siendo: ¿Qué pasa en nuestro cerebro y cuerpo cuando un beso sucede?

Lo que sucede es que el cerebro empieza a aumentar la sensibilidad en los labios y comienza a liberar tres compuestos químicos (dopamina, oxitocina y serotonina) que son los neurotransmisores encargadas de provocar la sensación de placer, incluso facilitan el sentimiento de apego y brinda una sensación de recompensa, ayudan con la regulación de emociones, relacionados con la sexualidad, falta de apetito y sueño (Kirshenbaum, 2012).

Asimismo, también nuestro cuerpo experimenta cambios físicos que pueden ser: vasos sanguíneos dilatados, pulso acelerado, mejillas rojas y las pupilas se agrandan, pero todas son respuestas del cuerpo que reflejan síntomas parecidos a los que se asocia el enamoramiento (Kirshenbaum, 2012).

Sabias que…

 

Los labios son la zona más erógena del cuerpo, ya que están llenos de terminaciones nerviosas (Kirshenbaum, 2012).

Sheril Kirshenbaum, tiene algunos consejos que estoy segura te servirán mucho:

  • Conocer los gustos y preferencias de la otra persona.
  • Siempre tener una buena higiene.
  • Preparar el escenario ya que elegir el momento adecuado es la clave.

(ABC Ciencia, 2014)

Finalmente, un estudio de la Universidad de Oxford, demuestra que besar en las relaciones románticas tiene dos funciones principales: la evaluación de la pareja y la medición del apego. Es probable que los besos puedan funcionar tanto para evaluar a la pareja como para facilitar el apego al trabajar en diferentes etapas del proceso de relación. Para averiguarlo, Rafael Wlodarski y el profesor Robin Dunbar realizaron un cuestionario online a 900 adultos, que respondieron preguntas sobre la importancia de besar en las relaciones a corto y largo plazo (Wlodarski & Dunbar, 2013).

Bibliografía:

ABC Ciencia. (2014). Cómo besar bien (la respuesta científica). ABC. Recuperado 8 Septiembre 2020, desde https://www.abc.es/ciencia/20140814/abci-como-besar-bien-ciencia-201408141845.html.

ABC Ciencia. (2013). ¿Por qué nos besamos?. ABC. Recuperado 8 Septiembre 2020, desde https://www.abc.es/sociedad/20131012/abci-porque-besamos-201310111322.html.

Kirshenbaum, S. (2012). The science of kissing. CNN. Recuperado 8 Septiembre 2020, desde https://edition.cnn.com/2012/02/14/opinion/kirshenbaum-science-kissing/index.html.

Kirshenbaum, S. (2011). The science of kissing (1st ed.). Grand Central Pub.

Wlodarski, R. & Dunbar, R. I. M. (2013) Examining the possible functions of kissing in romantic relationships. Archives of Sexual Behavior. doi:10.1007/s10508-013-0190-1.