La Nueva Revolución Sexual que se Olvida de las Personas con Pene

Por: Hanna Zajbert Peña

Hoy en día estamos pasando por una revolución sexual, donde el placer ya es mucho más importante cuando se habla de sexualidad. Siempre ha sido importante, pero ahora ya es algo de lo que se habla e incluso es uno de los derechos sexuales, ya que la sexualidad no solo es para reproducirnos. En esta revolución sexual, se promueve el placer y una de las maneras en las que se promueve es con el uso de juguetes sexuales, especialmente en personas con vulva. Piensa en juguetes sexuales, ¿se te ocurrió uno para personas con pene? Por lo general la respuesta es no y esto demuestra como las personas con pene están siendo olvidadas en el uso de juguetes sexuales. Esta es una paradoja muy grande, ya que la masturbación es mucho más normalizada y bien vista en hombres cis que en personas con vulva.

Una de las teorías que me hacen más sentido es que según la revista The Verge, a las mujeres cis  nos animan a aprender y experimentar a través de la masturbación para tener una experiencia más completa y placentera con la pareja, mientras que a las personas con pene se les presume que se masturben para reemplazar el sexo. Es por esto que ahora la producción y uso de juguetes sexuales se enfoca para que se usen con vulvas y no con penes. Estudios en los años cuarentas y cincuentas muestran que 62% de las mujeres, lo que se vio es que los hombres se masturban más frecuentemente y desde una edad más temprana. 

Por otra parte, un estudio realizado por Sex Health, menciona que el 15% de los hombres y el 21% de las mujeres mencionan haber usado alguna vez un juguete sexual. Lo que quiere decir que a pesar de que las personas con pene se masturban más, mientras que quienes tienen vulva usan más los juguetes, experimentan y disfrutan más (según un estudio de Trojan citado en Refinery29). Robin Milhausen, una de las maestras que trabajó en el estudio, menciona que el resultado es porque las personas con pene tiene mucho de lo bueno (ya que se masturban en promedio tres veces a las semana), no le dan mucho pensamiento, es como una cosa más del día. Mientras que las mujeres cis, planean y piensan más su masturbación; es una ocasión especial, preparan el ambiente. El 54% de las mujeres entrevistadas usaron algún tipo de vibrador en su última sesión y el 46% comenta que fue una experiencia muy placentera.

Regresando a las personas con pene, una encuesta que hizo Arcwave (una marca de juguetes sexuales para personas con pene), un tercio de las personas encuestadas creen que es mucho más aceptable que personas con vulva usen juguetes sexuales. Es aquí como se ve el estigma del uso de juguetes sexuales en personas con pene y que se vuelve una pregunta del estilo de, ¿qué vino primero, el huevo o la gallina? Ya que llegamos a un momento en el que nos preguntamos que; ¿está más normalizado el uso de juguetes sexuales en personas con vulva porque hay más juguetes y se habla más sobre el tema o hay más juguetes y se habla más sobre el tema porque está más normalizado el uso de juguetes sexuales en personas con vulva?

stroking bill nye GIF

Finalmente, Hallie Lieberman, una historiadora sexual y periodista menciona que los juguetes sexuales para penes se ven ridículos porque se cree que los hombres de verdad no los necesitan; no necesitan de nada más que sus manos. La idea de una persona con pene madura que lleva masturbandose desde los 13 años recurriendo a un aparato especial podría parecer ridículo o débil. Esto podría dar una explicación a que realmente lo que está frenando la creación de juguetes centrados en en el pene es nuestra actitud hacia la masturbación masculina.

Referencias:

Alptraum, L. (2016) Why don’t men have good sex toys? Revista: The Verge. [fecha de consulta 1 de junio de 2021]. Disponible en  https://www.theverge.com/2016/6/15/11939882/male-sex-toys-masturbation-blewit-sexual-health 

Bargueño, M. A (2019). Por qué los juguetes sexuales de ellas son ‘cool’ y los de ellos son sórdidos. El País. [fecha de consulta 1 de junio de 2021]. Disponible en https://elpais.com/elpais/2019/10/14/icon/1571044854_732415.html 

Newmann-Bremang, K (2021). Masturbation Is Self-Care & Women Are Better At It Than Men. Revista Refinery29. [fecha de consulta 1 de junio de 2021]. Disponible en https://www.refinery29.com/en-ca/2019/07/238524/women-enjoy-masturbation-more-than-men

Richters J, de Visser RO, Badcock PB, Smith AM, Rissel C, Simpson JM, Grulich AE. (2014) Masturbation, paying for sex, and other sexual activities: the Second Australian Study of Health and Relationships. Sex Health. Nov;11(5):461-71. doi: 10.1071/SH14116. PMID: 25376999.

La sexualidad en la tercera edad

Por: Álvaro Quijano

La pirámide poblacional está empezando a invertirse, por lo que cada vez habrá más gente añosa en proporción a personas jóvenes (Gonzáles, 2018). No obstante, seguimos apartando la mirada de un grupo de personas que cada vez será más presente e importante. 

Uno Reverse Card | Know Your Meme

El ser humano no debe de ser dividido en periodos de existencia sexual porque es un ser sexual a lo largo de toda su vida. Como explica Pérez Martínez (2018), la sexualidad humana es un fenómeno en el que influye tanto la sociedad como la cultura en las relaciones interpersonales que determinan las experiencias sexuales de cada quien. Un estudio de Naranjo et al.(2001) que buscó conocer sobre la capacidad de las personas de tercera edad para satisfacer y llevar a cabo sus actividades diarias. Uno de los elementos importantes a mencionar es que la población añosa es muy variada, y el envejecimiento de cada persona puede ser muy diferente al de otra. Uno de los resultados interesantes de este estudio es que la población femenina, más que la masculina tiene un aumento importante en la sensación de incapacidad para ayudar en las tareas del hogar y esto influye su percepción sobre su autonomía. 

Uno de los ámbitos que más se ha dejado en negligencia para la población añosa es su sexualidad, en parte por la tabú cultural que se ha hecho de esta (Betancourt, 2013). No obstante hay una serie de cambios notorios a nivel físico, que pueden generar cambios emocionales en las personas mayores. Entre los cambios fisiológicos en la mujer están (Betancourt, 2013): 

Fragilidad y pérdida del vello púbico; la mucosa vaginal se seca y atrofia, disminuyendo por tanto su secreción. La vulva, los labios menores y el clítoris, disminuyen de tamaño, se produce un acortamiento y estrechamiento de la vagina. Los ovarios disminuyen de tamaño, y el moco cervical es espeso, escaso y celular. Disminución de estrógenos y progesterona, disminuyen los ovarios, las trompas de Falopio se hacen filiformes (Que parecen hilos), el útero regresa al tamaño que tenía antes de la pubertad, el endometrio y mucosa del cuello uterino se atrofian, la vagina se hace más corta y menos elástica.

No elephants in this room: Female masturbation reigns queen in new Marika  Hackman Track - Big Buoy
Estos cambios no tienen por qué hacer que una persona no se disfrute sexualmente

Los cambios fisiológicos en el hombre más comunes son los siguientes: 

Pérdida del vello púbico, la bolsa escrotal está distendida y su superficie es lisa. Hay una reducción de tamaño y consistencia de los testículos. Se produce un aumento de tamaño de la próstata con disminución de su secreción. La función reproductora disminuye gradualmente en el hombre, mientras que en la mujer cesa después de la menopausia. Disminución de testosterona, La erección requiere más tiempo y suele ser menos firme. También, la cantidad de semen y la intensidad de la eyaculación están reducidos. 

The Bulgemaster

Todos estos cambios si bien son físicos e importantes, no son determinantes de la experiencia sexual de una persona mayor, esta depende más de la personalidad y carácter de cada persona. Según el estudio de Betancourt (2013), los adultos mayores se perciben a sí mismos de forma negativa en cuanto a su sexualidad. Esto se debe a una conjunción de factores como pueden ser disfunciones, falta de pareja, limitaciones físicas o la influencia de las actitudes de la sociedad, que tienden a violentar y poner un juicio moral sobre la actividad sexual en personas mayores. Una de estas consecuencias es la “miseria erótica” en donde por creencias y actitudes sociales sobre la sexualidad se asume que la población añosa no puede vivir su cuerpo con eroticismo y sensualidad cuando esto es completamente falso, y todavía pueden experimentarse sexualmente de manera satisfactoria (Betancourt, 2013). La importancia sería entonces de replantearnos la manera en la que concebimos la sexualidad en la tercera edad, como afirma Pérez (2008): 

Con la sistemática capacitación de los profesionales de la salud y de la comunidad en pleno, junto con la ejecución de programas de educación sexual dirigidos a nuestros ancianos y población en general, se alcanzará una mayor sensibilización hacia los aspectos tradicionalmente olvidados en la tercera edad, lo que contribuirá al aumento y prolongación de la calidad de vida de este segmento poblacional en franco ascenso.

couple dancing GIF
El cuerpo envejece más rápido que nuestra mente

Si hay un denominador común para todo el ser humano es el pasaje del tiempo, no tiene escape y tal vez no tiene sentido buscar uno. Según la revisión estadística de Contreras-Cruz y Hernández (2009) La esperanza de vida promedio en México es de 76 años, dependiendo de factores económicos y de salud. Estos son 16 años vividos como persona de tercera edad, por lo que es altamente probable que muchas personas que están leyendo este artículo lleguen a esta edad, por lo que habría que preguntarse: ¿Quiero tener una vida sexual activa cuando sea mayor? Y si la respuesta es sí: ¿Cómo me gustaría vivirla?

La población de la tercera edad merece vivir su sexualidad de manera plena, con acceso a información precisa y confiable, como todo ser humano tiene derecho. Es hora de dejar de alienar a la población añosa y buscar la manera de ofrecerles una vida lo más digna y plena posible. 

Pornografía XXX: ¿Y dónde quedó la Y?

Por Sofia de la Paz Pérez Arroyo

A pesar de que recientemente se ha cuestionado la naturaleza de la pornografía y se ha convertido en un tema polémico; la realidad es que sitios como Pornhub han sido las escuelas de sexualidad para las generaciones actuales.

A lo largo de la historia, hemos vivido varias revoluciones sexuales, centrando la sexualidad como un aspecto esencial en nuestras vidas y un tema en frecuente evolución (3). No obstante, han sido en las últimas revoluciones donde se busca ver la sexualidad desde una perspectiva de género, donde se reconozca el derecho al placer de todes de manera equitativa. Esto ha tenido alcance hasta en los terrenos de la pornografía, donde se debate el eliminarlo por completo o simplemente deconstruirlo y cambiarlo. Por lo mismo, es que podemos comenzar a hablar sobre el porno feminista, el cual busca mostrar contenido real, donde se muestre la participación activa de la mujer y se fomente la diversidad sexual así como prácticas consensuadas y libres de violencia (6).

Todo suena bastante bonito, ¿cierto?  Pero, ¿qué sucede con aquellas personas que han consumido pornografía clásica o heterosexual desde los 13 años? ¿Cómo ha afectado en su vida sexual el tipo de contenido sexual que consumen? Y lo más importante ¿cómo reaccionarán a estas nuevas perspectivas de la sexualidad?

En la prepa o incluso desde la secundaria, no era raro comenzar a escuchar a hablar a los niños sobre porno y las distintas páginas que visitaban. En realidad, se ha visto que el primer acercamiento que un niño tiene al porno es entre los 9 y 10, muchas veces accidentalmente, lo cual nos habla de la facilidad de exposición al contenido pornográfico que existe en internet (2). No es nada nuevo que el tipo de videos al que se accede promueve la “cultura de la violación” así como que detrás de estas grandes industrias hay toda una red de trata de personas y explotación sexual.

Porhub ofrecerá publicidad gratis a pequeñas empresas para salvarlas de la  pandemia del coronavirus | pornografía | Big package | ATMP | La República

De hecho este año se dio a conocer el escándalo detrás de Pornhub, el cual eliminó el acceso a una gran parte de su contenido. ¿Por qué? Bueno pues, mientras muchos de este tipo de industrias se respalda detrás de contenido únicamente para adultos, la verdad de las cosas es que se comenzó a desmantelar no sólo la red de explotación sexual detrás de Pornhub, sino que muchas personas comenzaron a encontrar los videos de las violaciones que habían sufrido, y como cereza en el pastel, muchos de estos videos eran de cuando éstas personas tenían menos de 18 años.

Ugh.. Disgusting! - Disgusted | Make a Meme

Así es, Pornhub estaba exhibiendo contenido pedófilo (1). Pero este no es el único escándalo relacionado a la industria pornográfica, sino que en los últimos años muchas estrellas de porno han confesado sus experiencias sobre coerción e incluso las violaciones grupales que vivieron conocidas en el mundo del porno como bukkake (2).

Ahora, analicemos esto por un segundo. Se ha hablado muchas veces acerca del efecto que este tipo de contenido tiene para las personas que lo consumen, principalmente para los hombres. Sabemos que, básicamente, este contenido les muestra que la sexualidad esta conformada por violencia y poder, así como se crean expectativas sobre el acto sexual, la eyaculación, las posturas, los cuerpos ideales, entre otros. Pero, ¿qué es lo que realmente sucede en ellos? Por ejemplo, en cuestiones de género, a las que nos criaron como mujeres normalmente obtenemos nuestro equivalente a porno de las escenas de sexo de películas románticas, por lo que esperamos que nos abracen y nos tapemos con una cobija, donde no se vea absolutamente nada interesante y todo es sumamente lento.

No hay momentos incómodos y no tenemos idea de que como es una eyaculación (en casos extremos). No es raro que, como diría Illouz, nos decepcionemos cuando en la vida real no aparece nuestro príncipe de Disney o nuestro querido Mr. Darcy (4). Si nosotras estamos esperando esto, ¿qué esperan los consumidores de porno? ¿cuáles serán sus desilusiones?

En primer lugar, se tiene esta idea de una sexualidad sumamente violenta que gira en torno al placer del hombre, pasando el sufrimiento de la mujer como placer. Si bien existen personas que puedan disfrutar de estas prácticas, la realidad es que al fin cuando llega al momento del encuentro sexual con otra persona, pueden intentar imitar lo que han aprendido por años y darse cuenta de lo incómodo que en realidad será, en el mejor de los escenarios. Pero también se afrontarán a la percepción del cuerpo y la idea de cómo deben de ser. Conocemos el efecto que esto tiene hacia sus parejas, en quienes buscan una figura perfecta, con una dotación exagerada de senos y pompas, y depiladas de pies a cabeza. Sin mencionar el hecho de pensar que pedir consentimiento no es para nada algo que se considere en una relación sexual.

Pero por otro lado, también se pone en duda su propio autoconcepto y si éste es “apto” para poder tener una pareja sexual. En este aspecto, no somos tan distintos, ya que lo que consumimos nos da una perspectiva sobre el físico que debemos tener y la manera que el acto sexual debe ser, absolutamente fuera de la realidad. Sumando, por parte de los hombres, que posiblemente estas prácticas que ven en el porno, los excite en la vida real al tratar de imitarlos, pero sean incapaces de realmente satisfacer a su pareja.

Pero existe un caso aún peor, en el que ni siquiera el encuentro sexual con otra persona los excite. Esto se le conoce como adicción a la pornografía. Hay casos de personas, en su mayoría hombres, que necesitan de la pornografía para poder tener una vida sexual, e incluso sin ella, es imposible excitarse. Comienzan a descuidar su vida personal o laboral, por ver porno, además de que si su cuerpo no cabe en las características de aquellos en los videos, no se consideran a sí mismos aptos para tener una vida sexual. Pero también, hay un sentimiento de culpa latente cada vez que vuelven a ver este tipo de contenido (5).

Nonton Bokep Itu Diplomasi. Kok Cowok Dicap Brengsek Karena Ini?

Al profundizar sobre esto, se puede percibir como un tema tal vez bastante obvio en la superficie, pero que en realidad no se trata en el día a día, y nuevamente recalcar la importancia de una adecuada eduación sexual. Puede se comience hablar del tema y surja la clausura de sitios construidos en redes de explotación sexual y pedofilia, como tener nuevas formas de presentar contenido, como el porno feminista. Sin embargo, para aquellos que consumieron el porno heterosexual y violento durante tantos años y sin consciencia o cuestionamiento de lo que en realidad están viendo como lo hay ahora, fomenta que exista una doble verdad en lo que ahora una mujer o la diversidad sexual es, y para lo que aprendieron que una mujer sirve en el sexo (3).

Finalmente, me parece importante recalcar que todes hemos crecido con ideas muy diferentes y equivocadas sobre la sexualidad, lo cual claramente nos causan dudas, decepciones e inseguridades. Pero también pueden desencadenar en relaciones violentas y sin consentimiento. Sobre todo, teniendo en cuenta que son apenas unos niños cuando tienen este primer acercamiento al contenido sexual, hay que volver a plantear la importancia de una correcta educación sexual para todes.  

Referencias

  1. BBC. (2020). Pornhub: la investigación tras la que la plataforma para adultos eliminó el acceso a gran parte de sus videos. marzo 3, 2021, de BBC News Mundo Sitio web: https://www.bbc.com/mundo/noticias-55310576
  2. Cantillo, J. (2020). El libro que deja al desnudo (en serio) la industria del porno. marzo 3, 2021, de Infobae Sitio web: https://www.infobae.com/america/mundo/2020/11/01/el-libro-que-deja-al-desnudo-en-serio-la-industria-del-porno/
  3. de Miguel Álvarez, A. (2020). Sobre la pornografía y la educación sexual: ¿puede «el sexo» legitimar la humillación y la violencia? Gaceta Sanitaria. Recuperado de: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S021391112030039X
  4. Illouz, E. (2012). Por qué duele el amor. Una explicación sociológica. Madrid: Katz Editores.
  5. Mendoza, R. (2021). Síntomas de que sufre una adicción al porno. marzo 3, 2021, de El Correo Sitio web: https://www.elcorreo.com/vivir/relaciones-humanas/porno-adiccion-sintomas-20210105182604-ntrc.html?ref=https:%2F%2Fwww.elcorreo.com%2Fvivir%2Frelaciones-humanas%2Fporno-adiccion-sintomas-20210105182604-ntrc.html
  6. Molas, M. (2020). Porno feminista: ¡un cine para adultos ético y real es posible!. marzo 3, 2021, de Time Out Sitio web: https://www.timeout.es/barcelona/es/noticias/porno-feminista-un-cine-para-adultos-etico-y-real-es-posible-070120

COVID-19 y fertilidad masculina

Por: Daniela Hanono

A lo largo del año, hemos escuchado muchos mitos con respecto al covid, de los cuales la mayoría no sabemos qué tan verdad pueden llegar a ser, mitos desde cómo cuidarnos, hasta los efectos que puede llegar a tener en nuestro cuerpo. Uno de los factores de los cuales se ha escuchado en varias ocasiones, es acerca del impacto que tiene el COVID sobre la fertilidad, ya sea masculina o femenina. 

En esta ocasión me quiero enfocar en la parte masculina, en ¿Cómo puede llegar a afectar la fertilidad en hombres que han tenido  complicaciones por COVID-19 y romper ideas falsas o confirmar que se han creado en los últimos meses? 

Me gustaría comenzar hablando del SARS -CoV la primera versión que llegamos a escuchar del virus y se ha ido estudiando a través del tiempo. Por medio de este estudio, se llegó a la conclusión de que la orquitis era una de sus complicaciones de salud planteadas que podría llegar a afectar la espermatogénesis, en pocas palabras que afecta la calidad del semen. Esto fue probado en el año 2002, en donde algunos pacientes con el virus sufrieron de esto, se encontraron inflamaciones en los tubos seminales, pero no se encontraron rastros en ninguna otra función, lo cual los llevó a pensar que las reacciones inflamatorias son las causantes del daño testicular por el virus. 

Por otra parte, se mostró ser un factor relacionado con la edad, en donde la mayoría de los casos fueron en edades de los 30 en adelante y disminuye en las personas de 60 en adelante. 

En el caso del SARS-Cov2 opera de muchas maneras,  afecta  mecanismos que pueden tener que ver con funciones reproductivas masculinas. Se ha hablado de que este virus activa vías sensibles a través de procesos inflamatorios lo que puede hacer que empiece un proceso oxidativo, es decir se oxida el tejido y  pueden afectar la calidad del semen.  Sin embargo esto no tiene nada que ver con algún contagio, o por lo menos, es algo que aún no se sabe. 

Según un estudio realizado por la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y reproductiva, en la cual se hizo una investigación muy amplia acerca del tema reveló que 19% de los hombres que han tenido molestias en el escroto se puede pensar que es por causas virales, pero nadie lo ha comprobado. En teoría se llegó a pensar que posiblemente el virus no infecta directamente a los testículos, pero puede llegar a despertar una respuesta autoinmune, ósea que el cuerpo comienza a atacarse a sí mismo.

Lo anterior, se fundamenta en que han encontrado presencia del virus en semen, pero han sido contradictorios en la mayoría de los casos. Pero si se estudió que existe información genética en el 15% de los enfermos de COVID-19. 

En el caso de  hombres contagiados, se ha observado un incremento importante de Hormona Luteinizante, la cual es la encargada de la producción de testosterona y espermatozoides.  

En este estudio, se llegó a la conclusión, de que la muestra es muy pequeña y los resultados son contradictorios, es por esto por lo que no se puede decir que exista directamente una relación, pero se debe de seguir investigando. 

Bibliografía: 

  • José, F. G., González, J. G. Á., Molina, J. M. C., Arnau, L. B., Iribarren, I. M., Jabaloyas, J. M. M., … & Salamanca, J. I. M. (2020). Infección por SARS-CoV-2: implicaciones para la salud sexual y reproductiva. Una declaración de posición de la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA). Revista Internacional de Andrología, 18(3), 117-123.
  • Dutta, S., & Sengupta, P. (2021). SARS-CoV-2 and male infertility: possible multifaceted pathology. Reproductive Sciences, 28(1), 23-26. 
  • Rojo, M. A. E., Fernández-Pascual, E., & Martínez-Salamanca, J. I. (2020). Impacto de la pandemia COVID-19 en andrología. Recomendaciones en la práctica clínica diaria. Revista Internacional De Andrologia.
  • Stanley, K. E., Thomas, E., Leaver, M., & Wells, D. (2020). Coronavirus disease-19 and fertility: viral host entry protein expression in male and female reproductive tissues. Fertility and sterility, 114(1), 33-43.

¿Y si hablamos del padre “suficientemente bueno”? La crianza y los cuidados también son cosa de hombres

Por: Sara Bromberg Jinich

Imagen: https://www.instagram.com/p/CJmU1vbHyKY/

La psicología tradicionalmente estudia y enfatiza la importancia de la relación madre-bebé y habla de sus consecuencias a corto y a largo plazo en el desarrollo de los niños. Poco a poco esto ha ido evolucionando y se le ha empezado a dar más peso al rol de los hombres en la crianza de sus hijos.

Además de encargarse de amamantar al bebé (si así lo decide), muchas veces asociamos las actividades de cuidado a la mujer: cambiar pañales, cargar, vestir, acurrucar, cantar y jugar. Esto es interesante, puesto que, aunque el trabajo doméstico y el cuidado de los hijos recae principalmente en las mujeres, estas mismas salen más y más al campo laboral. No es que las mujeres no trabajen, pero parece que sí se encargan más del cuidado de los niños.

Por todo esto, actualmente se realizan más estudios que señalan la importancia de la figura paterna para el desarrollo de los niños, y al mismo tiempo, los beneficios que ser un padre involucrado y emocionalmente presente trae a los hombres (y también a la sociedad).

  • ¿Cuál es el rol paterno? Proveedor, cuidador, ejemplo masculino…

Sería complicado describir una manera exclusiva de ser un buen padre (o un padre “suficientemente bueno”). Eso depende de muchos elementos como las características personales, características de la relación de pareja, características del niño en concreto, factores sociodemográficos y factores contextuales (Habib, 2012).

Los hombres atraviesan una serie de transiciones a lo largo del ciclo vital, y en cada una de estas etapas nacen nuevos roles y otros se modifican. Al rol paternal se le pueden asociar los siguientes: el rol “remoto”, que se refiere a los casos en los que el padre es una figura ausente; el rol de proveedor, que tiene que ver con la función tradicional del padre que provee económicamente; el rol de asistente o cuidador secundario, que es el hombre que “ayuda” a la mujer en la crianza; el rol de la co-paternidad, en el que ambos padres comparten responsabilidades y el rol de cuidador primario, en las ocasiones que el padre es la figura principal en la vida del niño. Tradicionalmente también se asocian las funciones de disciplina y establecimiento de límites al rol paternal (Habib, 2012).

  • Convertirse en padre

Se ha observado que, al convertirse en padres, los hombres pueden desarrollar sentimientos de placer, profundidad afectiva, satisfacción y sorpresa, a la vez de sentir ansiedad, depresión, hostilidad, confusión y ambivalencia hacia su nuevo rol. Esto afecta su autoconcepto y autoestima (Habib, 2012).

De igual manera, es importante considerar y prestar atención a la relación de pareja, ya que mientras mejor sea, ambos padres podrán adaptarse mejor a sus nuevos roles e involucrarse afectivamente con el bebé. Otro cambio que surge es la formación de una nueva relación con los propios padres, que pasa a ser percibida como una relación adulta. Al mismo tiempo, conflictos no resueltos pueden entorpecer la adaptación con el hijo. La transición a la paternidad continúa un proceso intergeneracional, en el que la identidad paterna de generaciones previas permea en la paternidad de las generaciones nuevas (Habib, 2012).

La percepción y las creencias que el hombre tiene de sí mismo y de lo que es ser hombre para él tienen un gran peso en qué tan involucrado estará con sus hijos. Es decir, al adoptar el nuevo rol de papá, tiene que reacomodar sus prioridades y otros roles como el ser esposo, empleado, amigo, etc. (Habib, 2012).

  • Cambios cerebrales en el nuevo papá

Durante el embarazo, el parto y la lactancia, las mujeres atraviesan una serie de cambios cerebrales y hormonales…y los hombres también. La oxitocina es un hormona que promueve el vínculo afectivo entre madres e hijos, y como se ha estudiado recientemente, igualmente se modifica en el cerebro masculino durante los meses del posparto. El aumento de oxitocina altera la producción de testosterona, reduce los niveles de cortisol (la hormona del estrés) y aumenta el comportamiento paternal (Feldman, Gordon, Schneiderman, Weisman, & Zagoory-Sharon, 2010).

La producción de oxitocina se puede fomentar a través del tacto y el contacto físico: esto hace que los niveles aumenten. Aunque el cerebro masculino ya cuenta con esta hormona, en un ciclo que se retroalimenta con la interacción con el bebé, se produce más. En otras palabras, las conductas paternales se refuerzan en cada interacción (Feldman et al., 2010).

La estimulación, que puede ocurrir durante momentos de juego, promueve el desarrollo social y cognitivo del niño de manera distinta a lo que sucede en el contacto con la madre. Las interacciones papá-bebé involucran estimulación propioceptiva, que se refiere a la posición del cuerpo, y ayuda al niño a explorar el ambiente. El juego activo, que difiere a las interacciones con mamá, hace que el cerebro de papá cambie y se refuerce el vínculo, todo a través del contacto táctil y el involucramiento activo (Feldman et al., 2010).

  • Lo que importa es la calidad de la interacción, más que la cantidad

Cuando se habla de involucramiento con un hijo, generalmente se puede dividir en calidad y en cantidad. En la primer categoría, se encontraría la cantidad de tiempo disponible que el padre tiene y está involucrado con su hijo. Aun así, recientemente el énfasis ha pasado a la calidad de la interacción, que tiene más que ver con el vínculo que se forma entre papá y bebé y la sensibilidad, atención o interés que se le da a estos momentos compartidos (Allen & Daly, 2007) .

Cuando los bebés desarrollan un vínculo seguro con su padre, esto les puede brindar bienestar emocional, protección y herramientas para toda la vida. La relación afectiva puede ayudar en momentos de adversidad y sobre todo, apoya a que los niños comiencen a explorar el mundo, a que socialicen con otros y se sientan competentes, desarrollando un autoconcepto positivo y confianza en sus capacidades (Allen & Daly, 2007).

Las interacciones con papá nutren a los niños de distintas maneras que las interacciones con mamá. Los hombres tienden a fomentar más la independencia de sus hijos y a enseñarles que hay un mundo más allá de la familia. Los momentos de juego tienden a ser más activos y proveen a los niños de estimulación física que refuerza sus habilidades motoras, además de enseñar a los niños a regular sus emociones y comportamientos más agresivos (Rosenberg & Wilcox, 2006).

En cuanto a desarrollo cognitivo, los hijos de padres involucrados, sobre todo que juegan más y participan en las actividades de cuidado como alimentar, cambiar pañales y vestir a los niños, tienden a mostrar mayor competencia cognitiva, que se manifiesta en una mejor capacidad de resolución de problemas, un vocabulario más amplio, mayores habilidades de lenguaje y posteriormente un desempeño escolar superior, previniendo así la deserción escolar y otros problemas conductuales, uso de drogas, delincuencia juvenil y embarazos adolescentes (Allen & Daly, 2007).

  • Necesidad de apoyo social y políticas públicas que apoyen el involucramiento paterno

En México, se podría pensar que se sigue teniendo la idea del rol tradicional del padre que trabaja y provee y de la madre que cría y cuida. Factores sociodemográficos como el incremento de divorcios, la disminución del número de hijos que se tiene, la mayor escolaridad y salida al campo laboral de las mujeres, etc. han hecho que comencemos a cuestionar el papel de los hombres dentro de la familia y su responsabilidad en la crianza de los niños.

En México, el 10% de las madres son madres solteras y en 4 de cada 10 hogares el padre está ausente (aproximadamente 11.4 familias) (El Universal, 2020). Esto tiene consecuencias a corto y a largo plazo como ya se mencionó.

Aunque es un problema complejo y necesita un abordaje interdisciplinario, habría que pensar cómo podríamos apoyar a los nuevos papás y fomentar las interacciones de calidad con sus hijos, comprendiendo que es un proceso que puede ser difícil, que requiere cuestionamiento y orientación, aunque claro que puede ser muy satisfactorio también.

Referencias

Allen, S., & Daly, K. (2007). The Effects of Father Involvement: An Updated Research Summary of the Evidence.

El Universal. (2020, julio 8). En 4 de cada 10 hogares mexicanos el padre es ausente. El Universal. Recuperado de https://universal.org.mx/2020/07/08/en-4-de-cada-10-hogares-mexicanos-el-padre-es-ausente/

Feldman, R., Gordon, I., Schneiderman, I., Weisman, O., & Zagoory-Sharon, O. (2010). Natural variations in maternal and paternal care are associated with systematic changes in oxytocin following parent—infant contact. Psychoneuroendocrinology, 35, 1133–1141.

Habib, C. (2012). The transition to fatherhood: A literature review exploring paternal involvement with identity theory. Journal of Family Studies, 18(2–3), 103–120.

Rosenberg, J., & Wilcox, W. B. (2006). The Importance of Fathers in the Healthy Development of Children. Recuperado de https://www.childwelfare.gov/pubpdfs/fatherhood.pdf