EL PROGRESO HACIA EL FIN DEL SIDA

Por: María José Vergara Rodríguez

Desde que se describió el primer caso de infección por VIH/sida en 1981 hasta nuestros días, alrededor de 32 millones de personas en todo el mundo han muerto por esta causa lo que significa que constituye el reto de salud pública más importante en el cambio de este siglo. En el mundo se estima que entre 32.7 y 44 millones de personas vivían con VIH al término de 2018, mientras que en Latinoamérica se considera que hay 1.9 millones de personas en la misma situación. (INSP, 2020).

En México, según los datos del Centro Nacional para la Prevención del VIH, en el año 2019, se encontró 8 mil 757 casos de infección por VIH, y 5 mil 119 de sida, concentrándose la mayor parte en el grupo entre 25 y 44 años. (INSP, 2020).

Aumenta VIH/SIDA en Colombia - CONSULTORSALUD

Por todo lo anterior, la UNOSIDA ha desarrollado múltiples estrategias contra el SIDA en el cual creen que se convertirá en una hoja de ruta para que el mundo elimine la amenaza del sida para la salud pública para el 2030. Asimismo, esta nueva estrategia incluirá programas y medidas para los que actualmente no han sido alcanzados y los que también se han quedado atrás, no obstante, debemos de estar conscientes que la situación actual está llena de desafíos por lo que será un reto muy grande para la ONUSIDA.

Vacuna contra el VIH: la Fundación Huésped y Helios Salud participarán del  estudio mundial para comprobar su eficacia - Infobae

Esta organización se ha comprometido a que todas las discusiones para desarrollar esta estrategia durante el proceso de consulta deben comunicarse y compartirse con sus pares, teniendo en cuenta sus puntos de vista en las acciones. Desde el nivel regional hasta el nacional y local, las personas han escuchado las voces de todos los niveles de prevención y tratamiento del SIDA. Las comunidades que pretenden cubrir pueden obtener servicios aquí. También reconocen que su participación es necesaria para formular una estrategia mundial eficaz contra el SIDA para defender y proteger los derechos humanos. Es conveniente saber que la ONUSIDA al momento de seleccionar

Sida: un problema global

las partes interesadas que participarán en todos los procesos de consulta para la estrategia, se seguirán los criterios:

  • Equilibrio geográfico.
  • Alcance (mundial, regional, nacional y local).
  • Diversidad de comunidades. Esfuerzo especial por llegar a las comunidades dejadas atrás (por ejemplo, las personas que viven con el VIH, los grupos de población clave, las mujeres, la gente joven).
  • Igualdad de género.
  • Áreas de experiencia (por ejemplo, salud, derechos humanos, desarrollo y economía).

Socios clave en la respuesta al sida y partes interesadas clave en materia de salud y desarrollo. Además, los temas que se llevaran a cabo son:

  • El tratamiento de VIH
  • Reducción del número de niños que nacen con el VIH.
  • Grupos de población clave
  • Género
  • Derechos humanos
  • Respuestas comunitarias
  • Prevención del VIH
  • Recursos y financiación
  • Tuberculosos y VIH
  • Seguridad y asuntos humanitarios
  • Protección social

Consideramos que el plan de acción de la ONUSIDA ha sido muy importante y oportuno pues han logrado fomentar el dialogo entre las distintas partes interesadas para revisar. Igualmente, porque se han comprometido ponerle un fin a la epidemia de sida como amenaza para la salud pública para el 2030 sin que nadie quede excluido. Es decir que existen varios países en los que están involucrados como: África oriental y meridional, África occidental y central, Asia y el Pacífico, Europa oriental y Asia central, América Latina y el Caribe, Oriente Medio y África septentrional y otras regiones.

ONUSIDA y PNUD hacen un llamamiento en 48* países y territorios para  retirar todas las restricciones de viaje relacionadas con el VIH. | ONUSIDA

Referencia

Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA) (2020, electrónico). Desarrollo de la estrategia de ONUSIDA. Recuperado el 26 de noviembre de 2020, disponible en: https://www.unaids.org/es/Global_AIDS_strategy

Instituto Nacional de la Salud Pública (2020, electrónico). Día Mundial del Sida 2019. Recuperado el 30 de noviembre de 2020, disponible en: https://www.insp.mx/avisos/5154-dia-mundial-sida- 2019.html#:~:text=De%20acuerdo%20con%20datos%20del,el%205%25%20se%20des conoce%20su

Nuevo esquema de medicamentos para el tratamiento de VIH

Por: Lia Pasalagua Herrera

Puedes ser que te preguntes ¿por qué hubo un cambio en el esquema de medicamentos para el VIH?

La respuesta es la escasez que se reportó a principios de diciembre del 2019 del tratamiento antirretroviral (ARV). “Durante la última quincena de noviembre y primera de diciembre se atendieron oportunamente el 90.5% de las recetas expedidas” (IMSS,2020); esto quiere decir que hubo un rechazo en las recetas debido a la interrupción en la producción del fármaco Truvada, el principal componente de los medicamentos para el tratamiento ARV.

Cuando se dió a conocer la escasez en el mercado, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) decidió adelantar la incorporación del nuevo esquema de medicamento Bictegravir/Emtricitabina/Tenofovir Alafenamida (Biktarvy). Esto causó mucha incertidumbre debido al desabastecimiento y falta de información sobre el funcionamiento del medicamento; aparte la migración de tratamiento fue más rápida en unas delegaciones que en otras, lo que también generó angustia en muchos, para corregirlo se realizaron traslados entre clínicas y delegaciones con el objetivo de generar un equilibrio en el abastecimiento. Sin embargo, según el IMSS, “durante el período de migración lograron mantener un surtimiento oportuno de recetas de 92.9%, equivalente a 265,058 recetas atendidas oportunamente.” (IMMS, 2020)

¿Qué debo saber sobre el nuevo tratamiento, BIKTARVY?

El IMSS informó que este medicamento pertenece al grupo de ARV más recomendados en las guías de tratamiento a nivel nacional e internacional. La eficacia de este esquema está comprobada en numerosos estudios de investigación y se encuentra en uso desde hace un par de años en Estados Unidos y en países de la Unión Europea.

También, “incorporar un esquema de fácil toma y probada eficacia es una de las estrategias encaminadas a lograr la meta fijada por ONUSIDA de, al menos, 90% de pacientes que reciben ARV, se mantengan en niveles indetectables.” (IMSS, 2020)

Algunas de las ventajas son: mayor efectividad, disminuye el periodo para la indetectabilidad; no requiere prueba sobre resistencia; y reduce el tratamiento a una pastilla diaria, facilitando su adherencia al tratamiento. Según el IMSS, “mudarse al nuevo esquema Biktarvy garantiza mejor control de la carga viral de manera eficiente para lograr la indetectabilidad y se disminuye la posibilidad de transmisión del virus a otras personas.”  (IMSS, 2020). Es por esto que, el nuevo esquema de medicamento es la mejor opción para aquellos que comienzan un ARV y para los que ya lo toman y sean candidatos para la migración. 

Ahora… ¿cómo saber si soy candidato para la migración de tratamiento?

Es importante que las personas que viven con un diagnóstico de VIH hagan una valoración médica para conocer si son candidatos a Biktarvy debido a que los pacientes en tratamiento para tuberculosis y mujeres embarazadas no son aptos para el medicamento. En caso de que no permitan la migración a Biktarvy, se garantizará la continuidad del esquema específico en que se encuentre cada paciente.

¿Ha mejorado el desabasto y la migración al nuevo tratamiento?

El 21 de febrero el IMSS creó la Plataforma Interactiva IMSS-VIH en la cual puedes encontrar las cifras de surtimiento de recetas desde diciembre del 2019.  Los datos que se encuentran en la plataforma indican que entre el 16 de enero y el 15 de febrero, el surtimiento oportuno de recetas fue de 96.5%, por lo que hay un 3.5% de recetas no surtidas oportunamente, lo que quiere decir que todavía se necesita seguir mejorando a pesar de que se están restableciendo los niveles de surtimiento.

REFERENCIAS

IMSS. (2020). Surtimiento de recetas. IMSS. Gobierno de México. Recuperado de http://www.imss.gob.mx/pivihimss/receta

IMSS. (2020). Plataforma Interactiva VIH-IMSS. IMSS. Gobierno de México. Recuperado de http://www.imss.gob.mx/pivihimss

Hernández, M. (2020). Biktarvy, el nuevo esquema antirretroviral para VIH que ofrece el IMSS. El Sol de Puebla. Recuperado de https://www.elsoldepuebla.com.mx/local/biktarvy-el-nuevo-esquema-antrirretroviral-para-vih-que-ofrece-el-imss-4842811.html

Leyva, J. (2019). IMSS anuncia nuevo esquema de tratamiento para el VIH. Debate. Recuperado de https://www.debate.com.mx/salud/IMSS-anuncia-nuevo-esquema-de-tratamiento-para-el-VIH-20191207-0100.html

Derechos Humanos y VIH

Por: Mariana Zaldívar

Uno de los problemas fundamentales que enfrentan las personas infectadas por VIH es la privación y violacion de sus derechos. De acuerdo a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los derechos humanos relacionados con el VIH y el SIDA incluyen el derecho a la vida; a la libertad y la seguridad de la persona; el derecho al nivel de salud mental y física más alto que pueda obtenerse. También se relacionan el derecho a la no discriminación; la igualdad de protección y los derechos de tener igualdad ante la ley. Los derechos a la libertad de circulación; de procurar y gozar de asilo; a la vida privada y a la libertad de expresión y opinión y el derecho de recibir y difundir informaciones libremente son otros de los derechos relacionados con el VIH. También el derecho a la libertad de asociación; de contraer matrimonio y fundar una familia; el derecho al trabajo; el derecho de acceso a la educación en condiciones de igualdad; el derecho a un nivel de vida adecuado; el derecho a la seguridad social, la asistencia y el seguro social; el derecho a participar en los adelantos científicos y sus beneficios; el derecho a participar en la vida pública y cultural; y por último el derecho a no sufrir torturas ni otros tratos ni penas crueles, inhumanos o degradantes (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 2011).

Aunque hoy en día no existe ningún tratado o convenio internacional que aborde específicamente el VIH, existen diversas estipulaciones en tratados y declaraciones internacionales de derechos humanos que se han interpretado que tienen implicaciones significativas para la eficacia de la respuesta tanto al VIH como al Sida. En ese sentido, diversas observaciones generales de la ONU hacen alusión a los deberes del Estado frente al VIH (ONUSIDA, 2007). 

Aunque son múltiples los derechos de las personas con VIH, sin duda, los derechos a la salud y no discriminación cobran particular relevancia.

En relación con el derecho a la salud, la CoIDH se ha pronunciado extensamente sobre los deberes específicos derivados del derecho a la salud de las personas con VIH. Así ha señalado que: el derecho a la salud de las personas que viven con el VIH incluye el acceso a bienes de calidad, servicios e información para la prevención, tratamiento, atención y apoyo de la infección, incluida la terapia antirretrovírica y otros medicamentos, pruebas diagnósticas y tecnologías relacionadas seguras y eficaces para la atención preventiva, curativa y paliativa del VIH, de las enfermedades oportunistas y de las enfermedades conexas, así como el apoyo social y psicológico, la atención familiar y comunitaria, y el acceso a las tecnologías de prevención (Caso Cuscul Pivaral y otros vs. Guatemala, 2018).

En cuanto al derecho a la igualdad y no discriminación el Comité DESC ha señalado que los Estados deben tener como objetivo asegurar el acceso universal sin discriminación a todas las personas, entre ellas a las que pertenezcan a grupos desfavorecidos y marginados, a toda una serie de servicios de atención de la salud sexual y reproductiva, incluyendo la atención de la salud materna y la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual y el VIH/SIDA159.  Este deber también ha sido retomado por la CoIDH (Caso González Lluy y otros Vs. Ecuador, 2015)

En México, estos derechos derivan tanto de la CPEUM, como de la Ley General de Salud. También se establecen medidas específicas en la Norma Oficial Mexicana para la Prevención y Control de la Infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana NOM-010-SSA2-1993 (modificada en 1999). A partir de estas disposiciones, la CNDH ha publicado una cartilla que contiene los siguientes derechos:

  • Nadie está obligado a someterse a la prueba de detección del VIH, ni a declarar que vive con VIH o con sida.
  • La prueba de anticuerpos es voluntaria. 
  • Las víctimas de violación sexual tienen derecho a una valoración para que, en caso de requerirlo, reciban profilaxis postexposicional al VIH, durante el tiempo que sea necesario. 
  • Los resultados de las pruebas deben ser manejados de forma anónima y confidencial.
  • Derecho a ejercer la sexualidad con protección y a tener hijos de las personas que viven con VIH.
  • Vivir con VIH o con sida no puede ser considerado como causal para la negación de servicios de salud, despido laboral, expulsión de una escuela, desalojo de una vivienda o expulsión del país, pérdida de patria potestad o guardia y custodia.
  • Derecho a los servicios de salud.
  • Derecho a la información.

(CNDH, 2019)

Referencias:

Caso Cuscul Pivaral y otros vs. Guatemala, Sentencia de 23 de agosto de 2018. Párrafo 114.

Caso González Lluy y otros Vs. Ecuador. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 1 de septiembre de 2015.

Comisión Nacional de los Derechos Humanos. (2019). Otras publicaciones de interés relacionados con el VIH. Recuperado de: https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/doc/Programas/VIH/OtrasPublicacionesdeinteresrelacionadosconelVIH/Otros documentos relevantes/educadoresVIHyDH.pdf 

Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Observación General No. 22: relativa al derecho a la salud sexual y reproductiva (artículo 12 del Pacto), 2 de mayo de 2016, U.N. Doc. EC.12/GC/22, párr. 45.

Manual sobre el VIH y los Derechos Humanos para las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) 2007, Pg. 70

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. (10 de junio de 2011). ACNUDH: VIH. Recuperado de

https://www.ohchr.org/sp/issues/hiv/pages/hivindex.aspx

VIH y Derechos Humanos

Por: Mariana Zaldívar

Uno de los problemas fundamentales que enfrentan las personas infectadas por VIH es la privación y violacion de sus derechos. De acuerdo a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los derechos humanos relacionados con el VIH y el SIDA incluyen el derecho a la vida; a la libertad y la seguridad de la persona; el derecho al nivel de salud mental y física más alto que pueda obtenerse. También se relacionan el derecho a la no discriminación; la igualdad de protección y los derechos de tener igualdad ante la ley. Los derechos a la libertad de circulación; de procurar y gozar de asilo; a la vida privada y a la libertad de expresión y opinión y el derecho de recibir y difundir informaciones libremente son otros de los derechos relacionados con el VIH. También el derecho a la libertad de asociación; de contraer matrimonio y fundar una familia; el derecho al trabajo; el derecho de acceso a la educación en condiciones de igualdad; el derecho a un nivel de vida adecuado; el derecho a la seguridad social, la asistencia y el seguro social; el derecho a participar en los adelantos científicos y sus beneficios; el derecho a participar en la vida pública y cultural; y por último el derecho a no sufrir torturas ni otros tratos ni penas crueles, inhumanos o degradantes (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 2011).

Aunque hoy en día no existe ningún tratado o convenio internacional que aborde específicamente el VIH, existen diversas estipulaciones en tratados y declaraciones internacionales de derechos humanos que se han interpretado que tienen implicaciones significativas para la eficacia de la respuesta tanto al VIH como al Sida. En ese sentido, diversas observaciones generales de la ONU hacen alusión a los deberes del Estado frente al VIH (ONUSIDA, 2007). 

Aunque son múltiples los derechos de las personas con VIH, sin duda, los derechos a la salud y no discriminación cobran particular relevancia.

En relación con el derecho a la salud, la CoIDH se ha pronunciado extensamente sobre los deberes específicos derivados del derecho a la salud de las personas con VIH. Así ha señalado que: el derecho a la salud de las personas que viven con el VIH incluye el acceso a bienes de calidad, servicios e información para la prevención, tratamiento, atención y apoyo de la infección, incluida la terapia antirretrovírica y otros medicamentos, pruebas diagnósticas y tecnologías relacionadas seguras y eficaces para la atención preventiva, curativa y paliativa del VIH, de las enfermedades oportunistas y de las enfermedades conexas, así como el apoyo social y psicológico, la atención familiar y comunitaria, y el acceso a las tecnologías de prevención (Caso Cuscul Pivaral y otros vs. Guatemala, 2018).

En cuanto al derecho a la igualdad y no discriminación el Comité DESC ha señalado que los Estados deben tener como objetivo asegurar el acceso universal sin discriminación a todas las personas, entre ellas a las que pertenezcan a grupos desfavorecidos y marginados, a toda una serie de servicios de atención de la salud sexual y reproductiva, incluyendo la atención de la salud materna y la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual y el VIH/SIDA159.  Este deber también ha sido retomado por la CoIDH (Caso González Lluy y otros Vs. Ecuador, 2015)

En México, estos derechos derivan tanto de la CPEUM, como de la Ley General de Salud. También se establecen medidas específicas en la Norma Oficial Mexicana para la Prevención y Control de la Infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana NOM-010-SSA2-1993 (modificada en 1999). A partir de estas disposiciones, la CNDH ha publicado una cartilla que contiene los siguientes derechos:

  • Nadie está obligado a someterse a la prueba de detección del VIH, ni a declarar que vive con VIH o con sida.
  • La prueba de anticuerpos es voluntaria. 
  • Las víctimas de violación sexual tienen derecho a una valoración para que, en caso de requerirlo, reciban profilaxis postexposicional al VIH, durante el tiempo que sea necesario. 
  • Los resultados de las pruebas deben ser manejados de forma anónima y confidencial.
  • Derecho a ejercer la sexualidad con protección y a tener hijos de las personas que viven con VIH.
  • Vivir con VIH o con sida no puede ser considerado como causal para la negación de servicios de salud, despido laboral, expulsión de una escuela, desalojo de una vivienda o expulsión del país, pérdida de patria potestad o guardia y custodia.
  • Derecho a los servicios de salud.
  • Derecho a la información.

(CNDH, 2019)

Referencias:

Caso Cuscul Pivaral y otros vs. Guatemala, Sentencia de 23 de agosto de 2018. Párrafo 114.

Caso González Lluy y otros Vs. Ecuador. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 1 de septiembre de 2015.

Comisión Nacional de los Derechos Humanos. (2019). Otras publicaciones de interés relacionados con el VIH. Recuperado de: https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/doc/Programas/VIH/OtrasPublicacionesdeinteresrelacionadosconelVIH/Otros documentos relevantes/educadoresVIHyDH.pdf 

Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Observación General No. 22: relativa al derecho a la salud sexual y reproductiva (artículo 12 del Pacto), 2 de mayo de 2016, U.N. Doc. EC.12/GC/22, párr. 45.

Manual sobre el VIH y los Derechos Humanos para las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) 2007, Pg. 70

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. (10 de junio de 2011). ACNUDH: VIH. Recuperado de https://www.ohchr.org/sp/issues/hiv/pages/hivindex.aspx

“Bugchasing”: un shot de adrenalina a través del VIH

Por: Ana Patricia Rojas Morales

¿Alguna vez pensaste que fuera posible que existan hombres con diagnóstico de VIH dispuestos a infectar, de forma intencional, a otros cuerpos sanos que lo deseen? ¿O que hubiera personas que sientan adrenalina o mayor sentido de pertenencia al contraer el VIH? La respuesta es: , aunque parezca difícil de creer, estas personas son una realidad y cada vez cobran mayor popularidad.

En México, desde los años 80’s se han registrado 179,640 personas con diagnóstico de VIH. Hasta apenas el año pasado, los hombres representan el 82.2% de los casos, mientras que el 17.8% restante lo figuran las mujeres (CENSIDA, 2019).

Existen ciertos comportamientos sexuales de riesgo que incrementan la probabilidad de contraer ITS (Infecciones de Transmisión Sexual). Estas conductas se diversifican y complejizan cada vez más. Un ejemplo de ellas es el “bareback”, el cual consiste en tener relaciones sexuales anales, sin condón, entre hombres que no son pareja estable (Díaz, Orlando-Narváez & Ballester-Arna, 2019). En la que nos adentraremos en este artículo es el ”bugchasing” (cazando el bicho).

El “bugchasing” se considera una subcultura homosexual que tiene por objetivo adquirir el VIH a través de relaciones sexuales sin protección por parte de una persona sana con otra portadora de VIH (Díaz, Orlando-Narváez & Ballester-Arna, 2019). El bicho (bug) es el virus, también denominado como el regalo (gift). Este es buscado por los “bugchasers” y lo obtienen a través de los “gift givers” (personas infectadas).

Ahora, la pregunta del millón:

¿por qué un “bugchaser” desearía contraer VIH?

Existe una gran variedad de teorías, además habrá que considerar que cada caso es particular. Sin embargo, entre las más escuchadas son los siguientes:

Realizar una práctica sexual de riesgo, con una persona desconocida, sin duda representa una situación sumamente peligrosa. Estas personas la perciben como novedosa, poco convencional, por lo que tienden a dejarse llevar por la emoción y disfrutan sentir la adrenalina de la experiencia. Incluso con tan solo pensar que existe la posibilidad de contraer una infección tan tabú en la sociedad, llegan a alcanzar mayor excitación (Díaz, Orlando-Narváez & Ballester-Arna, 2019)

Por otra parte, existen personas con una vida sexual tan activa que perciben la transmisión del VIH como una manera de desquitarse de una buena vez por todas la preocupación derivada de la necesidad de estarse protegiendo contra las ITS. También existen los casos que consideran que padecer el diagnóstico de VIH brinda un sentido de identidad, por lo que gozan sentirse pertenecientes a una comunidad, sin importar que sea de las personas infectadas. Otros “bugchasers” emplean esta práctica como un método para suicidarse, contraen el virus con la intención de simplemente dejarse morir (Cob, 2013). 

Generalmente, es a través de redes sociales que se crea la conexión entre “bugchasers” y “gift givers”. Por ejemplo, en Twitter el “bugchasing” pasa clandestinamente con el hashtag “#neg4poz”, el cual significa “negativo en busca de positivo” (Terrén, 2017). 

De igual modo, se tiende a realizar a través del “cruising“: práctica de buscar y obtener sexo gay y anónimo en espacios públicos. Esta es una tradición clandestina de la cultura gay que cada vez cobra mayor popularidad y cabe mencionar que la Ciudad de México tiene una fuerte tradición vigente (Bruciaga, 2017). 

“El Mundo”, periódico español, llevó a cabo una entrevista con un “bugchaser” de 20 años de edad, el cual relata su experiencia y enfatiza que no lo considera como una práctica derivada de la falta de información

“Al principio no comprendía muy bien la idea, ahora sí, decidí ‘jugar con fuego’. Lo principal es el mutuo acuerdo. Somos personas que conocemos perfectamente dónde nos metemos al querer este tipo de prácticas. No deberíamos confundir educación sexual con preferencias y gustos sexuales. Si siguiéramos esa teoría, todos los seguidores del BDSM, de actos como Scat, Pissing o Fisting tendrían una mala educación. Sé que hay otras ITS y que puedo infectarme, pero hay tratamientos. También me arriesgo al estigma social. Por otro lado, hay beneficios: pertenecer a un grupo de gente, poder empatizar con ellos y saber que ya no tienes que preocuparte por si puedes infectarte o no del VIH.”

Cada persona tiene el derecho a decidir libremente la forma de ejercer su sexualidad, sin embargo, resulta pertinente poner sobre la mesa y cuestionarnos las implicaciones que genera el fenómeno del “bugchasing”.  Recordemos que hasta el momento no existe tratamiento de cura para el VIH, aunque se han hecho grandes esfuerzos médicos que han permitido aumentar la expectativa y calidad de vida de las personas con el diagnóstico. Según la OMS, la transmisión de VIH sigue siendo uno de los más graves problemas de salud pública alrededor del mundo, lo cual en parte se debe a que siguen emergiendo nuevas formas que influyen en la vulnerabilidad y susceptibilidad a infectarse. 

¿Se puede considerar el “bugchasing” como un atentado a la salud pública? ¿O solamente se debería visualizar como una variante de la diversidad sexual, tal como lo menciona el entrevistado? ¿Cuál sería el factor de mayor susceptibilidad a querer ser transmitido? ¿La desinformación? ¿La simple curiosidad? ¿La falta de atención a la salud mental que conlleva a problemas de autoestima y depresión?

¿Cuál es el problema de raíz?

Resulta indispensable identificar el trasfondo de este problema más allá de manifestación de lo que vemos a simple vista. 

Referencias: