Parejas serodiscordantes

Las parejas serodiscordantes son aquellas en las cuales uno de sus integrantes vive con VIH. El principal miedo de las personas que no presentan el virus es infectarse de éste, y la mayoría de nosotros podría pensar que al tener una pareja con VIH irremediablemente nos infectaríamos, lo cual no es así, si se toman las medidas necesarias que se verán a continuación.

Image result for parejas serodiscordantes

Lo más importante es comprender que hoy en día vivir con VIH, no es un limitante en ningún aspecto. Si el paciente sigue el tratamiento estrictamente, la persona que tiene VIH tiene la misma calidad de vida que la que no, por lo que es importante recalcar que este puede seguir con su vida sin ningún inconveniente.

Un tema muy importante en las parejas serodiscordantes es, por supuesto, el sexo. Como sabemos, una de las formas por las que se transmite el VIH, es a través de las relaciones sexuales, por lo que el sexo, puede suponer miedo y dudas sobre todo al principio de la relación; tanto del miembro que no presenta el virus por contraerlo, como del que lo presenta por transmitirlo.

En ocasiones, se llega al extremo de no tener relaciones sexuales debido a este miedo latente, ya que se llega a anular el deseo, el cual se puede recuperar al estar bien informados del tema ya que así sabremos que nuevas conductas se pueden incorporar, que cuidados se deben de tener en las prácticas sexuales y cuáles son prácticas de riesgo o no. Como parte de volver a formar ese vínculo y de encontrarse sexualmente, sería buena idea hablar sin prejuicios sobre los deseos, necesidades y fantasías que los dos tienen.

Lo más importante es incorporar el correcto uso del condón en las relaciones sexuales ya sean vaginales, anales u orales desde que comienzan hasta que finalizan, ya que éste nos va a proteger no solo del VIH sino de todas las infecciones de transmisión sexual (ITS). Es fundamental mirar la fecha de vencimiento, así como guardarlos en lugares frescos y poco calurosos. Si el condón se llega a romper o si no se hace uso de éste, el miembro que no presenta el virus puede asistir a una clínica a que se le dé el tratamiento correspondiente, en este caso sería el PEP.

El PEP (profilaxis post exposición) sirve en casos de emergencia para aquellas personas que han tenido prácticas de riesgo (como relaciones sexuales sin protección, contacto con sangre infectada en alguna herida abierta o alguna cavidad con mucosa, como boca y ojos, compartir jeringas o ser víctima de una violación) en las últimas 72 horas, mientras antes se administre mayor efecto tiene, el tratamiento consiste en tomar una pastilla todos los días por 28 días, sin embargo no es una medicina que se tome cada vez que se tengan relaciones sexuales sin protección ya que sus dosis para combatir el VIH es muy altas, el PEP sería como “una pastilla del día siguiente para el VIH”.

Image result for pep hiv

De igual forma hay “una pastilla anticonceptiva para el VIH” y se llama PrEP (profilaxis pre exposición), éste es una medicina de uso diario para las personas que están es riesgo de contraer VIH, (como es el caso del miembro que no presenta el virus en una pareja serodicordante), es importante aclarar que aunque el PrEP te protege te contraer VIH, no te protege contra otras ITS, por lo que es importante complementarlo con el uso del condón.

Otro tema muy importante y de mucha angustia en las parejas serodiscordantes es el tener un hijo, el embarazo es algo que supone mucha ilusión a la mayoría de las parejas y cuando uno de los “padres” tiene VIH, hay mucha incertidumbre en sí es seguro o no llevar a cabo un embarazo. Actualmente existe un tratamiento oportuno para la mujer que está embarazada o se quiere embarazar y tiene VIH, el cual permite reducir las posibilidades de transmisión vertical (de madre a hijo) hasta niveles menores al 2%. Este tratamiento incluye el diagnóstico oportuno a la madre, medicación antirretroviral a partir del segundo trimestre de embarazo, cesárea (en el caso que sea necesario) y provisión de sustituto de la leche materna. En este caso la concepción se puede lograr a través de una inseminación sencilla. En el caso de los hombres con VIH que desean ser padres las técnicas de centrifugado de esperma (por el cual se separa el virus de los espermatozoides) y la inseminación artificial hacen posible un embarazo, reduciendo el riesgo de infección a la mujer o a su bebé. En este caso es necesaria la realización del tratamiento en clínicas especializadas en fertilidad. (Huesped, 2009)

Image result for embarazo vih

Podemos concluir en que, las parejas serodiscordantes, con la información y educación sexual apropiada, pueden tener una vida sexual activa sin el riesgo de infectar a la otra persona y de igual manera, pueden formar una familia recibiendo el tratamiento adecuado para llevar a cabo el embarazo.

Image result for familia vih

Referencias:

(2009). Recuperado 20 Marzo 2020, de https://www.huesped.org.ar/wp-content/uploads/2014/09/Cuadernillo-para-parejas-Serodiscordantes.pdf

PEP | HIV Basics | HIV/AIDS | CDC. (2019). Recuperado 20 Marzo 2020, de https://www.cdc.gov/hiv/basics/pep.html

PrEP | HIV Basics | HIV/AIDS | CDC. (2019). Recuperado 20 Marzo 2020, de https://www.cdc.gov/hiv/basics/prep.html

Transmisión Vertical, VIH de la madre al hijo, ¿cómo podría suceder eso?, ¿es posible?

Por Xenia Castillo Rodríguez

La transmisión del VIH de una madre seropositiva a su hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia es lo que se conoce como transmisión materno-infantil o transmisión vertical. El virus puede transmitirse de una madre con VIH a su hijo durante los periodos antes mecionados a través de la placenta, la sangre o la leche materna.

Antes de la aparición de la terapia antirretroviral, los hijos de mujeres con VIH tenían muchas probabilidades de nacer con el virus. Hoy en día puede prevenirse este tipo de transmisión, por lo que la infección por VIH no debe representar un obstáculo para ser madre.

¿Se pueden usar medicamentos contra el VIH durante el embarazo sin peligro?

La mayoría de los medicamentos contra el VIH pueden usarse sin peligro durante el embarazo. Por lo general, no aumentan el riesgo de defectos congénitos. Los proveedores de atención médica pueden explicar los riesgos y beneficios de los medicamentos contra el VIH específicos para ayudar a la mujer con este virus a decidir cuáles medicamentos usar durante el embarazo o mientras está tratando de quedar embarazada.

Pero, ¿cómo es posible que mi bebé no se infecte?

Los medicamentos contra el VIH obran al evitar la multiplicación del virus, lo cual reduce la concentración de este último en el cuerpo (también llamada carga viral). El tener menos VIH en el cuerpo protege la salud de la mujer y reduce el riesgo de la transmisión materno-infantil del VIH durante el embarazo y el parto. Algunos  medicamentos contra el VIH pasan de la mujer embarazada al bebé neonato a través de la placenta. Esta transferencia de medicamentos protege al bebé de la infección por el VIH, especialmente durante el parto vaginal cuando el bebé pasa a través del canal del parto y se expone a la sangre u otro líquido corporal de la madre. En algunos casos, a una mujer seropositiva se le puede practicar una cesárea para reducir el riesgo de transmisión materno-infantil del virus durante el parto.

Los bebés de madres seropositivas reciben medicamentos contra el VIH durante las primeras 4 a 6 semanas de vida. Esos medicamentos reducen el riesgo de infección por cualquier virus que puede haber entrado al cuerpo del bebé durante el parto.

Asimismo, conviene saber que los recién nacidos suelen tener anticuerpos del VIH procedentes de la madre, lo que no significa que tengan el virus. Por este motivo, las pruebas de laboratorio habituales para diagnosticar la infección por VIH a partir de la presencia de anticuerpos no son útiles en estos casos. Para saber si el niño tiene el virus, es preciso realizar un test virológico específico.

¿Qué sucede, después, que cuidados deberíamos tener?

Como se lee al principio el virus puede transmitirse de una madre con VIH a su hijo a través de la leche materna, por lo que las mujeres seropositivas no deben amamantar a sus bebés. En cuanto a la alimentación del bebé en cualquier periodo de la lactancia, se recomienda sustituir completamente la leche materna por una leche en polvo (fórmula) adaptada para el bebé, la cual es una alternativa segura y saludable a la leche materna, y se consigue fácilmente.

¿Se puede prevenir la transmisión materno- infantil del VIH?

 El riesgo de transmisión es poco cuando:

  • El VIH se detecta lo más temprano posible durante el embarazo (o antes de que la mujer quede embarazada).
  • Las mujeres seropositivas reciben medicamentos contra el VIH durante el embarazo y el parto y, en determinadas circunstancias, se someten a una cesárea programada.
  • Los bebés de madres seropositivas reciben medicamentos contra el VIH en las primeras 4 a 6 semanas de vida y no son amamantados.

Bibliografía

Gorbea Robles, M. (2008). Transmisión materno-infantil del VIH/SIDA. La otra cara de la pandemia. Revista Mexicana De Pediatría, 75(5), 241-246. Retrieved from https://www.medigraphic.com/pdfs/pediat/sp-2008/sp085h.pdf

Peña, A., Cerón, I., Budnik, I., Barttlet, D., Cataldo, K., & Fernández, A. et al. (2013). Prevención de la transmisión vertical y efectos secundarios de la terapia anti-retroviral en hijos nacidos de madres seropositivas para VIH en el área Sur-Oriente de Santiago, Chile: perspectiva de 15 años. Revista Chilena Infectol, 30(6), 644-652. Retrieved from https://scielo.conicyt.cl/pdf/rci/v30n6/art12.pdf

Prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH El VIH/SIDA. (2019). Retrieved 2 November 2019, from https://infosida.nih.gov/understanding-hiv-aids/fact-sheets/20/50/prevencion-de-la-transmision-maternoinfantil-del-vih

Stamboulian, D. (2018). Transmisión vertical: las infecciones que se pueden transmitir de madre a hijo y cómo prevenirlas. Retrieved 1 November 2019, from https://www.infobae.com/salud/2018/01/08/transmision-vertical-las-infecciones-que-se-pueden-transmitir-de-madre-a-hijo-y-como-prevenirlas/

Arikan Y, Burdge DR. Human immunodeficiency virus infection in pregnancy. Can J Infect Dis 1998; 9: 301-309. British HIV Association guidelines for the management of HIV infection in pregnant women 2012 (2014 interim review). HIV Medicine (2014), 15 (Suppl. 4), 1–77. DOI: 10.1111/hiv.12185

Transmisión del VIH de la madre al niño. (2019). Retrieved 26 October 2019, from https://www.who.int/hiv/topics/mtct/es/

Anticonceptivos hormonales: ventajas y desventajas

Por: Alejandra Danel Ovseyevitz

En estudios recientes se demuestra que dentro de las razones para tener relaciones sexuales, el tener hijos es la menos común (Planned Parenthood, 2019), y es por eso que surgen los métodos anticonceptivos; en este texto se hablará sobre los anticonceptivos de tipo hormonal, sin embargo existen muchos otros. Como su mismo nombre lo dice, los anticonceptivos hormonales son métodos para controlar la fertilidad y evitar el embarazo, realizando una cambio en la producción de hormonas en el cuerpo. Para que una mujer decida recurrir a un método de este tipo, debe informarse sobre cuáles son las opciones que tiene y, dependiendo de sus características, buscar el que más le convenga junto con la asesoría de un profesional. Funcionan mediante dos mecanismos:

  1. La inhibición total o parcial de la ovulación, por lo que no puede haber una fecundación.
  2. El espesamiento del moco cervical, que impide el paso de los espermatozoides al útero.

Tipos de anticonceptivos hormonales

Píldora anticonceptiva. El tratamiento más común es en el cual se ingieren píldoras combinadas (con estrógeno y progestina) durante 21 días a la misma hora, y los 7 días posteriores no se toma ninguna. La pastilla principalmente impide la ovulación, ya que de manera artificial se elevan los niveles de estrógeno y esto inhibe la producción de la hormona folículo-estimulante, lo cual no permite que se envíe el mensaje de que debe iniciar la ovulación.

Parche anticonceptivo. Contiene las mismas hormonas que la píldora, pero éstas se administran a través de la piel. El parche se pega a la piel limpia y seca, y puede colocarse en el abdomen, la parte superior externa del brazo, los glúteos o la espalda. La duración es de 7 días, por lo que la mujer debe cambiarlo una vez a la semana por tres semanas, y en la cuarta se suspende el uso. 

Anillo vaginal. El anillo también contiene las hormonas que encontramos en la píldora, sin embargo las dosis son menores. Se pone en la parte alta de la vagina y se deja por 21 días, y después se retira por 7 días. Es muy eficaz para detener la ovulación y podría ser más efectivo que la píldora, ya que en este caso no se corre el riesgo de olvido a consumirlo.

Inyección. Como su nombre lo dice, en este método se inyecta la progestina al cuerpo cada tres meses para obtener la mayor efectividad. Este método inhibe la ovulación, engrosa el moco cervical, e inhibe el crecimiento del endometrio.

Dispositivo intrauterino DIU. El médico lo inserta en el útero y funciona liberando las hormonas necesarias. Produce cambios en el útero y en las trompas de Falopio, por lo que los espermas quedan detenidos y no pueden pasar a las trompas, impidiendo la fertilización.

Anticonceptivo de emergencia o pastilla del día siguiente. A diferencia de los anteriores, este método anticonceptivo actúa dependiendo del momento del ciclo en el que se tome. Puede detener la ovulación, inhibir el funcionamiento de los espermas, prevenir la fertilización del óvulo o inhibir el desarrollo del endometrio. No es un método abortivo, sino de prevención del embarazo.

Principales ventajas y desventajas de los anticonceptivos hormonales

Debido a las ventajas y desventajas, y como se mencionó anteriormente, es importante que cada mujer utilice el método anticonceptivo que mejor se adecue a su estilo de vida, siempre consultando primero con un profesional de la salud.

REFERENCIAS

Cruz, H., Quesada, M., Isla, A., Hernández, P., Turcios, S. (2007). Anticoncepción y enfermedades de transmisión sexual. Revista Cubana de Medicina General Integral, 23. Septiembre 2019, De Scielo Base de datos.

Hyde, J., DeLamater, J. (2006). Sexualidad humana. México: McGraw Hill.

Planned Parenthood. (2019). Métodos anticonceptivos. Septiembre 2019, de Planned Parenthood: https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/anticonceptivos

Rodrigo, A. (2016). Anticonceptivos y antibióticos: ¿cómo interaccionan?. Septiembre 2019, de Reproducción Asistida ORG Sitio web: https://www.reproduccionasistida.org/anticonceptivos-y-antibioticos/#interaccion-entre-anticonceptivos-y-antibioticos