La otra epidemia oculta: la masturbación femenina

Por: Tania Zamora Berrueta

Foto por: Theamaranta

La sexualidad sigue siendo un tema tabú, sobre todo en México y aún más el tema del placer femenino. Se nos ha educado a través de la culpa, del pecado o donde todo suele ir con base en el consumo masculino, pero ¿y el consumo femenino?

Nos rodeamos de mercadotecnia dirigida hacia el hombre, quienes son bien vistos y hasta un signo de bienestar el masturbarse. Pero cuando una mujer menciona la masturbación suele estar acompañada de comentarios como “no te satisfacen”, “un juguete sexual sólo lo usan quienes sus parejas no las complacen”.

¿Hasta cuándo veremos la masturbación femenina como un complemento de nuestra sexualidad y no una competencia con la pareja?

Foto por: TERCERAVÍA.MX

Durante el confinamiento COVID-19 se mostró que el 43% de las personas reportaron disminución en su conducta sexual por la falta de contacto con el otro (AMSSAC, 2020). Es aquí donde explicaré con mayor profundidad del por qué la masturbación femenina se apoderó de la pandemia.

En un estudio realizado por dos estudiantes de Psicología por la Universidad Iberoamericana (Baños, J & Zamora, T, 2020), se reportó un aumento en la práctica de masturbación femenina, donde a comparación de la masturbación masculina, esta se mantuvo estable antes y durante el confinamiento.

Lo más impactante de este estudio fue la relación entre el nivel de satisfacción sexual y la masturbación. Los datos mostraron que la mayoría de los hombres mantenían el mismo nivel de satisfacción sexual al masturbarse, sin mostrar interés por nuevas técnicas o plataformas. Mientras que la satisfacción sexual de las mujeres a partir de la masturbación, incrementó de manera significativa despertando interés por tomar talleres impartidos por sexólgxs, páginas de Instagram que abarcaran la sexualidad, plataformas eróticas o teniendo su primer acercamiento a algún juguete sexual.

Muchas mujeres comenzaron a satisfacerse sexualmente con la llegada del virus y quienes ya lo hacían, autoexploraron a mayor profundidad su cuerpo mediante nuevas técnicas o juguetes sexuales. Las participantes de dicho estudio comentaban que las redes sociales cada vez difundían más sobre la masturbación femenina y eso despertó las ganas de buscar información sobre cómo autocomplacerse.

Foto por: El País

En Erotika, la principal cadena de tiendas de artículos eróticos y sexuales en México, reportó un aumento de ventas del 280% desde que las autoridades santiarias del país emitieron las recomendaciones de aislamiento (El financiero, 2020).

La satisfacción ni la sexualidad femenina tendrían por qué ser un secreto. Que todo mundo se entere que la pandemia del COVID-19 trajo consigo la epidemia que despertó y liberó a miles de mujeres, el placer a través de la masturbación.

Referencias

AMSSAC. (2020). Sexualidad y COVID-19 Resultados de la Encuesta Amssac. Recuperado de: https://www.amssac.org/sexualidad-y-covid-19-resultados-de-la-encuesta-amssac/ 

Baños, J. Zamora, T. (2020) Masturbación y satisfacción sexual durante el confinamiento COVID-19.

El Financiero. (2020, 29 abril). Venta de juguetes sexuales en México se «dispara» por pandemia de COVID-19. Recuperado de https://www.elfinanciero.com.mx/empresas/la-pandemia-dispara-venta-en-linea-de-juguetes-sexuales-en-mexico

Eso digo yo: Quiubole con..?

Por: Lucía Fragoso 

Era el año 2006, yo tenía diez años y había un libro del cual, todas mis amigas hablaban. Era un libro rosita muy coqueto y atractivo, sobretodo porque hablaba de todo lo penoso en esa edad: sexo, noviazgo, senos, granos, nalgas, etcétera. Así es, hablo del “Quiubole con…” de Yordi Rosado y Gaby Vargas (2006). 

Recuerdo llegar a mi casa y pedirle a mis papás que me lo compraran, se rehusaron rotundamente. Yo no entendía por qué. ¿Por qué negarme un libro que se supone me iba a educar en algo tan importante como mi sexualidad? Hoy, unos años después, lo entiendo.

El libro tiene más de 2.5 millones de ventas,  y existen dos versiones: para hombres y para mujeres. Actualmente cuenta con varias reediciones. Para darnos una idea de su alcance. En este artículo nos enfocaremos solamente en la primera edición (2006). 

En México, la educación sexual se basa tan solo en la educación reproductiva, y no en cómo vivir una sexualidad plena y en los derechos sexuales. Un libro que atenta contra los derechos sexuales, y es dirigido a una población de niñes de entre los 13 a los 23 años, es un tema del que se debió discutir desde hace mucho, mucho tiempo. 

La sexualidad es un aspecto central del ser humano, el cual abarca el sexo, las identidades y los papeles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción (WAS, 2014). 

Tenemos derecho a

la igualdad y no-discriminación 

a la vida, libertad y seguridad

a la autonomía e integridad del cuerpo

a una vida libre de todas formas de violencia y coerción 

a la información ( WAS, 2014). 

El pasado agosto, hubo una polémica en Twitter, ya que colectivas feministas hicieron una recopilación de citas textuales del libro, donde se perpetúa la violencia contra la mujer y el machismo, tanto en la versión para mujeres como para hombres. Pero, ¿por qué hablar de un libro de hace más de 10 años? 

En el “Quiubole con…”, la diferencia entre la versión para hombres y la versión para mujeres, es impresionante. Si entendemos el machismo como el “conjunto de creencias, conductas, actitudes y prácticas sociales que justifican y promueven actitudes discriminatorias contra las mujeres, sustentadas en dos supuestos: polarización de roles y estereotipos y la estigmatización y desvalorización de lo propiamente femenino” (Inmujeres, 2007, p.92).

¿Es machista o no? 

Pongamos algunos ejemplos:

En la versión para hombres, les autores explican cómo ligar:

“Hay cuates que son tan buenos para el ligue, que lo manejan hasta como deporte; parecen medallistas olímpicos porque se cuelgan muchas medallitas: unas de oro, otras de plata y, ya las más dejaditas de la mano de Dios, de bronce. Y, ¿qué pasa si no te has colgado ni siquiera una de corcholata reciclada? Arde, ¿no?” (Rosado y Vargas, 2006, p. 66).

¿Quiubole con… la cosificación? La cosificación se refiere al uso del concepto de mujer o de su imagen total o parcial, que no la dignifican como ser humano. Deshumaniza a la mujer, y la muestra como un objeto el cual puede ser expuesto, explotado y/o utilizado como se desee (Unidad de Género, 2018). En este caso: una medalla que depende de que tan “dejadita” seas. 

“Ahora las niñas se dejan más fácil que antes. Antes veías mal a la niña que sabías que se ha acostado con alguien, ahora es más normal, incluso le pasas el dato a tus cuates” (Mujeres de la sal, 2020). 

¿Quiubole con… la cultura de la violación? Cuando, como sociedad, se normaliza la violencia sexual, se ignora, de minimiza o fomenta, se está perpetuando la cultura de la violación (ONU Mujeres, 2019). “Pasar del dato a tus cuates” de una mujer que disfruta de su libre sexualidad conlleva la degradación de la mujer, una vez más cosificándole. 

Más adelante, tipifican a las mujeres en categorías, impuestas por *redoble de tambores* ¡un grupo de hombres!

Las categorías describen: sus características, el disfraz que usan, dónde las puedes encontrar, sus poderes, sus pros, sus contras, armas, su enemigo, y por supuesto: el sex appeal.  Tipifican a la mujer desde “la intensa”, “la pandrosa”, “la mustia-nerd”, “la zorra” y la lista sigue (Rosado y Vargas, 2006, p.90-94).  

De acuerdo con el Glosario de Género del Instituto Nacional de las Mujeres (2007), la violencia contra la mujer es “todo acto violento que tiene por motivo profundo la pertenencia al sexo femenino y que ocasiona como resultado el sufrimiento y/o daño físico, psicológico o sexual, ya sea en la vida pública o en el ámbito privado…. Cuando este tipo de comportamiento tiene su origen en la consideración machista de que la mujer es inferior y por tanto debe estar bajo el control del hombre” (p.132). 

En los últimos años se ha observado un incremento que pareciera no tener fin. De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares [ENDIREH], de las mujeres de 15 años y más, el 66.1% han sufrido al menos un incidente de violencia emocional, económica, física, sexual o discriminación a lo largo de su vida en al menos un ámbito y ejercida por cualquier agresor (Instituto Nacional de Estadística y Geografía, 2016). 

Ahora, ¿qué pasa con la versión para mujeres? Se perpetúa la violencia contra la mujer por su actividad sexual, la promoción de conductas violentas y distorsión de mensajes, la imagen de la mujer, la expresión de género, libre decisión sobre su cuerpo… la lista sigue. 

“Se te puede hacer fama de “zorra”. Puede ser que un niño quiera una niña bien y si sabe que te has acostado con muchos desista de salir contigo o quiera tu teléfono para la despedida de soltero de un amigo. Ya, en serio, vivimos en una sociedad que, nos guste o no, juzga muchísimo; acuérdate que la reputación es súper importante, cuando se daña es como si tiraras agua en la tierra, ¿cómo la recoges?”  

“Hay quienes defienden el aborto diciendo que cada quien es libre de decidir sobre su cuerpo; sin embargo, no olvides que el cuerpo formándose dentro de ti no es el tuyo”. 

“En la escuela, es típico que cuando le gustas a alguien automáticamente te empieza a molestar. Te jala el pelo con pequeños tirones por atrás y luego se hace el tonto como para que no te des cuenta de que fue él, pero por supuesto, le interesa que lo sepas porque ese jaloncito significa: “Aquí estoy, ¡mírame!” “. 

Es momento de que dejemos de perpetuar conductas misóginas y violentas. 

Recordemos: ¡Los derechos sexuales y reproductivos están relacionados con nuestra libertad a decidir sobre nuestra sexualidad y el ejercicio libre de la misma! 

Referencias 

1-Asociación Mundial para la Salud Sexual [WAS] (2014). Declaración de los derechos sexuales. 21 octubre 2020, de WAS Sitio web: https://worldsexualhealth.net/wp-content/uploads/2013/08/declaracion_derechos_sexuales_sep03_2014.pdf

2-Instituto Nacional de Estadística y Geografía. (2016). Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016- Principales Resultados. 21 octubre 2020, de INEGI Sitio web: https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/endireh/2016/doc/endireh2016_presentacion_ejecutiva.pdf  

3-Instituto Nacional de las Mujeres [Inmujeres]. (2007). Glosario de género. Recuperado el 21 de octubre de 2020, del Instituto Nacional de las Mujeres. Sitio web: http://cedoc.inmujeres.gob.mx/documentos_download/100904.pdf

4-Mujeres de la sal (@mujeresdelasal). “Bórrennos ese recuerdo de cuando leímos “Quiúbole con…” de Gaby Vargas y Yordi Rosado. Jamás le regalen este libro a las niñas, jamás. Imagen con texto del libro”. 24 agosto de 2020. 2:40 pm.

5-ONU Mujeres. (2019). Dieciséis maneras de enfrentarte a la cultura de la violación. 21 de octubre de 2020, de ONU Mujeres Sitio web: https://www.unwomen.org/es/news/stories/2019/11/compilation-ways-you-can-stand-against-rape-culture

6-Rosado, Y. y Vargas, G. (2006). Quiubole con…Para chavos. Ciudad de México: Santillana Editoriales Generales S.A. 

7-Unidad de Género. (2018). LA COSIFICACIÓN DE LA MUJER. 21 de octubre de 2020, de Corte Suprema de Justicia Sitio web: http://www.csj.gob.sv/Comunicaciones/2018/09_SEPTIEMBRE/BOLETINES/140918_La%20cosificacio_Mujer.pdf