La otra epidemia oculta: la masturbación femenina

Por: Tania Zamora Berrueta

Foto por: Theamaranta

La sexualidad sigue siendo un tema tabú, sobre todo en México y aún más el tema del placer femenino. Se nos ha educado a través de la culpa, del pecado o donde todo suele ir con base en el consumo masculino, pero ¿y el consumo femenino?

Nos rodeamos de mercadotecnia dirigida hacia el hombre, quienes son bien vistos y hasta un signo de bienestar el masturbarse. Pero cuando una mujer menciona la masturbación suele estar acompañada de comentarios como “no te satisfacen”, “un juguete sexual sólo lo usan quienes sus parejas no las complacen”.

¿Hasta cuándo veremos la masturbación femenina como un complemento de nuestra sexualidad y no una competencia con la pareja?

Foto por: TERCERAVÍA.MX

Durante el confinamiento COVID-19 se mostró que el 43% de las personas reportaron disminución en su conducta sexual por la falta de contacto con el otro (AMSSAC, 2020). Es aquí donde explicaré con mayor profundidad del por qué la masturbación femenina se apoderó de la pandemia.

En un estudio realizado por dos estudiantes de Psicología por la Universidad Iberoamericana (Baños, J & Zamora, T, 2020), se reportó un aumento en la práctica de masturbación femenina, donde a comparación de la masturbación masculina, esta se mantuvo estable antes y durante el confinamiento.

Lo más impactante de este estudio fue la relación entre el nivel de satisfacción sexual y la masturbación. Los datos mostraron que la mayoría de los hombres mantenían el mismo nivel de satisfacción sexual al masturbarse, sin mostrar interés por nuevas técnicas o plataformas. Mientras que la satisfacción sexual de las mujeres a partir de la masturbación, incrementó de manera significativa despertando interés por tomar talleres impartidos por sexólgxs, páginas de Instagram que abarcaran la sexualidad, plataformas eróticas o teniendo su primer acercamiento a algún juguete sexual.

Muchas mujeres comenzaron a satisfacerse sexualmente con la llegada del virus y quienes ya lo hacían, autoexploraron a mayor profundidad su cuerpo mediante nuevas técnicas o juguetes sexuales. Las participantes de dicho estudio comentaban que las redes sociales cada vez difundían más sobre la masturbación femenina y eso despertó las ganas de buscar información sobre cómo autocomplacerse.

Foto por: El País

En Erotika, la principal cadena de tiendas de artículos eróticos y sexuales en México, reportó un aumento de ventas del 280% desde que las autoridades santiarias del país emitieron las recomendaciones de aislamiento (El financiero, 2020).

La satisfacción ni la sexualidad femenina tendrían por qué ser un secreto. Que todo mundo se entere que la pandemia del COVID-19 trajo consigo la epidemia que despertó y liberó a miles de mujeres, el placer a través de la masturbación.

Referencias

AMSSAC. (2020). Sexualidad y COVID-19 Resultados de la Encuesta Amssac. Recuperado de: https://www.amssac.org/sexualidad-y-covid-19-resultados-de-la-encuesta-amssac/ 

Baños, J. Zamora, T. (2020) Masturbación y satisfacción sexual durante el confinamiento COVID-19.

El Financiero. (2020, 29 abril). Venta de juguetes sexuales en México se «dispara» por pandemia de COVID-19. Recuperado de https://www.elfinanciero.com.mx/empresas/la-pandemia-dispara-venta-en-linea-de-juguetes-sexuales-en-mexico

La Historia de los Juguetes Sexuales

Escrito por: Paola Rubio Doring

Los juguetes sexuales han sido un tema tabú en varias sociedades sin importar el hecho de que llevan siendo utilizados hace unos 2.500 años. Los utilizaban los antiguos griegos, egipcios y romanos. Las solteras de Grecia utilizaban los “olisbos” que eran especies de penes de madera. Los juguetes formaron parte de la mitología griega, surgen en antiguos manuscritos chinos, aparecieron en las pinturas paleolíticas entre otros. Incluso se utilizaban para tratar de combatir lo que a finales del siglo XIX le llamaban “histeria femenina”. De hecho, el vibrador fue el quinto artículo para el hogar en ser electrificado y a principios del siglo XX los dildos comenzaron a ser mencionados en revistas y catalógos femeninos como “instrumento para la tensión y la ansiedad femenina”.

Los investigadores Masters y Johnson usaron los vibradores en su investigación sobre la sexualidad en los años 60 y al mismo tiempo eran vendidos en tiendas y catalógos relacionados al sexo pero aún conservando su reputación sórdida. Betty Dodson, feminista y terapeuta sexual, dice haber sido la primera en impulsar el uso femenino de juguetes sexuales para alcanzar el orgasmo mediante la estimulación del clítoris. Ella ha realizado talleres sobre la masturbación femenina con vibradores por más de 25 años.

Los juguetes sexuales tienen funciones tanto terapéuticas como lúdicas. La variedad hoy en día de juguetes sexuales es muy amplia y han tenido grandes avances tecnológicos como de diseño. Se pueden encontrar desde objetos que estimulen superficialmente la cara, el cuello, los oídos, clítoris y la piel en general a objetos que pueden ser introducidos en el pene, en la vagina o en el ano. Asimismo existen los juguetes que son útiles para realizar los Ejercicios de Kegel que están diseñados para fortalecer el músculo en el piso pélvico, y se pueden utilizar para el placer sexual, así como para incrementar la respuesta vaginal. Las innovaciones que se han hecho a lo largo de los años han sido muy llamativas como es el vibrador con forma curva para adaptarse a la vulva introducido por la actriz porno Cándida Royalle. Los japoneses desarrollaron un vibrador rotativo. El vibrador “Fukuoku 9000” fue un gran avance por ser un vibrador pequeño que se ajusta en el dedo y es operado por baterías. Otro vibrador innovador en su momento fue el “Eroscillator” que en vez de vibrar hacia arriba y abajo, oscila hacia los lados e incluye complemento para ajustar al clítoris.

El negocio de los juguetes sexuales es de tal magnitud que el primer sex-shop del mundo instalada en una ciudad alemana en 1962 hoy en día tiene el volumen de negocio de 50 millones de euros al año. Solo en español se puede encontrar más de 40.000 sitios web que ofrecen estos productos.

Los juguetes sexuales no se limitan solamente a los dildos, si no que ya hay gran variedad, son multi usos y se pueden encontrar los que más se le acomeden a la persona y sus necesidades sin importar género, identidad de género o preferencia sexual. Aunque muchas veces los juguetes tienen una imagen “sucia” en algunas sociedades se debe recordar que es una gran opción para “redecorar” nuestra vida sexual y que tienen fines no solamente lúdicos si no que ayudan a la importantísima área sexual de una persona y posiblemente pareja.

Referencias Bibliográficas:

MASTERS Y JOHNSON (1988). El vinculo del placer. Barcelona. Grijalbo.

MASTERS Y JOHNSON (1996). Eros. Los mundos de la sexualidad.Barcelona. Grijalbo.

Aproximación al Maravilloso Mundo de Juguetes Sexuales. (n.d.). Retrieved from https://aidepsicologia.com/wp-content/uploads/2016/11/6-juguetessexuales.pdf

Berry, C. J. (2007, March 8). SEXUALSTIMULATIONDEVICESAND TOYS WITH FEATURES FOR PLAYING AUDIO AND/OR VIDEO RECEIVED FROM AN EXTERNAL SOURCE. Retrieved June 23, 2019, from https://patentimages.storage.googleapis.com/4c/1a/9b/9e80568fbdf472/US20070055096A1.pdf