La otra epidemia oculta: la masturbación femenina

Por: Tania Zamora Berrueta

Foto por: Theamaranta

La sexualidad sigue siendo un tema tabú, sobre todo en México y aún más el tema del placer femenino. Se nos ha educado a través de la culpa, del pecado o donde todo suele ir con base en el consumo masculino, pero ¿y el consumo femenino?

Nos rodeamos de mercadotecnia dirigida hacia el hombre, quienes son bien vistos y hasta un signo de bienestar el masturbarse. Pero cuando una mujer menciona la masturbación suele estar acompañada de comentarios como “no te satisfacen”, “un juguete sexual sólo lo usan quienes sus parejas no las complacen”.

¿Hasta cuándo veremos la masturbación femenina como un complemento de nuestra sexualidad y no una competencia con la pareja?

Foto por: TERCERAVÍA.MX

Durante el confinamiento COVID-19 se mostró que el 43% de las personas reportaron disminución en su conducta sexual por la falta de contacto con el otro (AMSSAC, 2020). Es aquí donde explicaré con mayor profundidad del por qué la masturbación femenina se apoderó de la pandemia.

En un estudio realizado por dos estudiantes de Psicología por la Universidad Iberoamericana (Baños, J & Zamora, T, 2020), se reportó un aumento en la práctica de masturbación femenina, donde a comparación de la masturbación masculina, esta se mantuvo estable antes y durante el confinamiento.

Lo más impactante de este estudio fue la relación entre el nivel de satisfacción sexual y la masturbación. Los datos mostraron que la mayoría de los hombres mantenían el mismo nivel de satisfacción sexual al masturbarse, sin mostrar interés por nuevas técnicas o plataformas. Mientras que la satisfacción sexual de las mujeres a partir de la masturbación, incrementó de manera significativa despertando interés por tomar talleres impartidos por sexólgxs, páginas de Instagram que abarcaran la sexualidad, plataformas eróticas o teniendo su primer acercamiento a algún juguete sexual.

Muchas mujeres comenzaron a satisfacerse sexualmente con la llegada del virus y quienes ya lo hacían, autoexploraron a mayor profundidad su cuerpo mediante nuevas técnicas o juguetes sexuales. Las participantes de dicho estudio comentaban que las redes sociales cada vez difundían más sobre la masturbación femenina y eso despertó las ganas de buscar información sobre cómo autocomplacerse.

Foto por: El País

En Erotika, la principal cadena de tiendas de artículos eróticos y sexuales en México, reportó un aumento de ventas del 280% desde que las autoridades santiarias del país emitieron las recomendaciones de aislamiento (El financiero, 2020).

La satisfacción ni la sexualidad femenina tendrían por qué ser un secreto. Que todo mundo se entere que la pandemia del COVID-19 trajo consigo la epidemia que despertó y liberó a miles de mujeres, el placer a través de la masturbación.

Referencias

AMSSAC. (2020). Sexualidad y COVID-19 Resultados de la Encuesta Amssac. Recuperado de: https://www.amssac.org/sexualidad-y-covid-19-resultados-de-la-encuesta-amssac/ 

Baños, J. Zamora, T. (2020) Masturbación y satisfacción sexual durante el confinamiento COVID-19.

El Financiero. (2020, 29 abril). Venta de juguetes sexuales en México se «dispara» por pandemia de COVID-19. Recuperado de https://www.elfinanciero.com.mx/empresas/la-pandemia-dispara-venta-en-linea-de-juguetes-sexuales-en-mexico

Nadie te puede tocar… ni tú.

Por: Ana Karen Sánchez Chavarría

Si tengo pareja… ¿para qué me masturbo?

¿No te da asco tocarte ahí?

Si te masturbas, puedes perder tu virginidad

Tocarte es algo sucio y va en contra de la religión.

Frases como esta y otras, han estado presentes a lo largo de nuestra educación sexual y escolar (o por lo menos en la mía). 

La educación sexual, especialmente en escuelas que no forman parte de un sistema laico ha sido un tema de controversia debido a que, erróneamente, tienden a relacionar un tema con el otro; religión y sexualidad, así como otros temas que tienen que ver con creencias, moral, tradiciones, cultura, etc. 

Es evidente entonces, que existe una necesidad de modificar el sistema educativo específicamente en el ámbito de la educación sexual. 

En este artículo, describiré los tabúes y mitos que rodean la masturbación femenina en nuestra sociedad. 

Es importante definir la masturbación, ”Mc Cary la define como todo acto autoestimulatorio que tiende a producir o incrementar la satisfacción sexual. Las raíces evolutivas de la masturbación provienen de la tendencia biológica normal y adaptativa a examinar, manipular, limpiar e incidentalmente a estimular los órganos sexuales externos” (Bardi, A., Leyton, C., & Martínez, V. 2005)

Para realizar el artículo, consulté con varixs conocidxs preguntándoles qué tabúes sabían que existían sobre la masturbación femenina, cómo habían sido educadxs sobre el mismo tema, experiencias y cómo lo concebían antes, aquí algunas expresiones:

*Algunos nombres entre paréntesis fueron modificados por cuestiones de confidencialidad.  

  • “Recuerdo que me enseñaron que nadie me podía tocar, ni siquiera yo.” (Sofía) 
  • Recuerda que su mamá le dijo algún día: “Pensar en tocarte debería darte asco” (Jimena) 
  • “Te vas al infierno si te tocas”, “eso no se hace”, esta frase me la dijo una compañera que iba en un colegio católico.
  • “No sabía que existía” (María) 
  • “Solo los niños y hombres lo hacen, no es para mujeres” “crecí creyendo que entonces el placer era solo para los hombres”  (Pau)
  • “Me acuerdo que cuando se lo confesé a mis dos mejores amigas, me sentí basura porque me dijeron que eso era promiscuo e indebido… desde ahí, me cuesta mucho trabajo masturbarme sin culpa” (Montse)
  • “Antes creía que no necesitaba hacerlo porque tenía pareja y él lo hacía” (Fernanda)

Posteriormente, pregunté cómo lo viven y qué piensan en la actualidad. Aquí algunas respuestas: 

  • “Importante para conocer tu cuerpo y saber qué te gusta y cómo te gusta” (Pau)
  • “Simplemente por placer y no tiene nada de malo” (Sofía)
  • “Para tener mejor comunicación con mi pareja sobre qué me gusta y qué no” (Jimena)
  • “Autoconocimiento y autoestima” (MarÍa) 
  • “Aún siento culpa pero he aprendido mucho sobre mi cuerpo y el placer“ (Montse)
  • “Disfrutar más mis relaciones sexuales” (Fernanda) 

Es de suma importancia reconocer que en  el sistema y en la sociedad en la que vivimos, nos ha impuesto reglas, creencias y prácticas, guiadas siempre por  un sistema machista. En este tema específicamente, se da a entender a tempranas edades que la mujer es únicamente para el placer sexual  del hombre, se tiene la creencia de que el explorar nuestro  propio cuerpo, es algo pecaminoso, sucio e incluso egoísta.

Históricamente la masturbación ha sido un tema tabú y controversial. A pesar de los conocimientos científicos actuales, aún existe desinformación, confusión y contradicción, no sólo en la población general, sino también en el personal de salud.

La conducta masturbatoria está presente en ambos sexos, en todas las etapas de la vida y no es excluyente a tener relaciones sexuales satisfactorias. (Bardi, A., Leyton, C., & Martínez, V. 2005)

“La autoestimulación genital es un hecho generalizado entre los mamíferos. En el ser humano, producto de su capacidad de simbolizar, el significado sexual de la masturbación está ligado a la fantasía.” (Bardi, A., Leyton, C., & Martínez, V. 2005)

Un poco de historia

  • La masturbación en la Antigua Grecia se consideraba un acto inadecuado sin embargo no era un delito. Un filósofo llamado Diógenes el Cínico (412-323 a. de C.) sentía desprecio hacia las normas sociales, que practicaba la masturbación en público, había manifestado un inconformismo frente a este hecho.  (Caicedo, D. A., Gómez, L. F. & Pérez, L. 2020)
  • “En 1758 un médico suizo llamado Tissot llegó a afirmar que la masturbación era la más mortífera y siniestra de las prácticas sexuales y que al daño físico y psíquico sobrevenía un daño moral con el castigo divino consiguiente.”
  • “El Pontificio Consejo de la Familia en 1995 publicó que “la masturbación, según la doctrina católica, es un grave desorden moral, principalmente porque es usar de la facultad sexual de una manera que contradice esencialmente su finalidad, por no estar al servicio del amor y de la vida según el designio de Dios”.”
  • Mc Cary en 1983, sostiene que “…la forma más fructífera de responder a la máxima capacidad sexual es mediante la autoestimulación y es un acto perfectamente sano y normal tanto en jóvenes como ancianos…” 
  • 1966 → en investigaciones de Masters y Johnson, se encontró que varias mujeres describieron que los orgasmos provenientes de la masturbación eran fisiológicamente más satisfactorios que el coito, aunque este último era más satisfactorio desde el punto de vista emocional. (Se contempla aquí el placer sexual para las mujeres o las personas con vulva)
  • 1983 → Mc Cary, describió que el 31 al 37% de las mujeres que nunca se habían masturbado antes del inicio de las relaciones sexuales no pudieron llegar al orgasmo durante el primer año, en contraposición al 16% de las que sí lo habían hecho. 

Actualidad:

Otros autores, definen la masturbación de la siguiente manera “una fuente de placer sexual es una práctica que instituye la soberanía sobre el propio cuerpo, en el marco del cuidado y el respeto por la intimidad propia y ajena. Es una actividad apoyada en lo biológico corporal y lo afectivo, habitual en niñxs y bebés desde la temprana infancia, es una forma espontánea de obtener placer y gratificación a partir de una vía autoerótica” Gosende, E. E., Salmún Feijoo, G., Scarimbolo, G., & Ferreyra, M. 2019)

El castigar o sancionar a un niño por autoestimularse puede acarrear culpa y vergüenza acerca de su cuerpo y la propia sexualidad.  (Bardi, A., Leyton, C., & Martínez, V. 2005)

Lo antedicho, nos permite observar cómo este acto autoerótico, está presente a lo largo de la vida, desde la temprana infancia. Es de suma importancia considerar cambios al currículo escolar en el ámbito de la educación sexual para saber psicoeducar a lsx niñxs a tempranas edades, tratando así de no ligar temas de tipo moral o religioso al tema de la sexualidad, así como erradicar juicios hacia el mismo acto. 

La masturbación es un tema que debería de considerarse en la educación afectivo-sexual, con el fin que tanto mujeres como hombres, tengan conocimiento de las sensaciones, de su cuerpo, de los sentimientos, del proceso ante el autoerotismo, considerando que dicha actividad puede llevar a un mejor autoconocimiento para una aceptación de la propia sexualidad y del cuerpo. 

Bibliografía: 

  • Bardi, A., Leyton, C., & Martínez, V. (2005). Masturbación: mitos y realidades.
  • Caicedo Hurtado, D. A., Gómez Pedraza, L. F. & Pérez Camacho, L. (2020). Masturbación femenina y masculina en adulto joven: beneficios y tabúes. Trabajo de Grado. Universidad Católica de Colombia. Facultad de Psicología. Bogotá, Colombia
  • Gosende, E. E., Salmún Feijoo, G., Scarimbolo, G., & Ferreyra, M. (2019). Progresos en educación sexual integral: Cuáles son las nuevas preguntas que nos formularon les adolescentes sobre acto sexual, diversidad de prácticas sexuales, masturbación, Viagra, educación sexual y género durante 2017 y 2018. In XI Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología. XXVI Jornadas de Investigación. XV Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. I Encuentro de Investigación de Terapia Ocupacional. I Encuentro de Musicoterapia. Facultad de Psicología-Universidad de Buenos Aires.