El arte del beso ¿lo conoces?

Por: Paola Silva Simón

“Un mundo nace cuando dos se besan” – Octavio Paz

Alguna vez te has preguntado sobre ¿Qué son los besos y el efecto que tienen en nuestro cerebro y cuerpo?

Todos los humanos contamos con un instinto para conectarnos con el otro mediante un beso, pero la forma y manera de expresarlo va a depender de nuestra cultura y experiencias personales. Un beso puede ser lo que permite que una relación, llegue a una conexión más profunda o que se termine ahí todo, ya que fue algo que no se sintió bien. 

Pero… ¿Qué es un beso?

Sheril Kirshenbaum (2011), nos explica en su libro “The Science of Kissing: What Our Lips Are Telling Us”, que la definición de un beso es relativamente simple ya que es el contacto boca a boca de dos personas o la presión de los labios de uno en alguna otra parte del cuerpo del otro.

A pesar de todo la pregunta más importante sigue siendo: ¿Qué pasa en nuestro cerebro y cuerpo cuando un beso sucede?

Lo que sucede es que el cerebro empieza a aumentar la sensibilidad en los labios y comienza a liberar tres compuestos químicos (dopamina, oxitocina y serotonina) que son los neurotransmisores encargadas de provocar la sensación de placer, incluso facilitan el sentimiento de apego y brinda una sensación de recompensa, ayudan con la regulación de emociones, relacionados con la sexualidad, falta de apetito y sueño (Kirshenbaum, 2012).

Asimismo, también nuestro cuerpo experimenta cambios físicos que pueden ser: vasos sanguíneos dilatados, pulso acelerado, mejillas rojas y las pupilas se agrandan, pero todas son respuestas del cuerpo que reflejan síntomas parecidos a los que se asocia el enamoramiento (Kirshenbaum, 2012).

Sabias que…

 

Los labios son la zona más erógena del cuerpo, ya que están llenos de terminaciones nerviosas (Kirshenbaum, 2012).

Sheril Kirshenbaum, tiene algunos consejos que estoy segura te servirán mucho:

  • Conocer los gustos y preferencias de la otra persona.
  • Siempre tener una buena higiene.
  • Preparar el escenario ya que elegir el momento adecuado es la clave.

(ABC Ciencia, 2014)

Finalmente, un estudio de la Universidad de Oxford, demuestra que besar en las relaciones románticas tiene dos funciones principales: la evaluación de la pareja y la medición del apego. Es probable que los besos puedan funcionar tanto para evaluar a la pareja como para facilitar el apego al trabajar en diferentes etapas del proceso de relación. Para averiguarlo, Rafael Wlodarski y el profesor Robin Dunbar realizaron un cuestionario online a 900 adultos, que respondieron preguntas sobre la importancia de besar en las relaciones a corto y largo plazo (Wlodarski & Dunbar, 2013).

Bibliografía:

ABC Ciencia. (2014). Cómo besar bien (la respuesta científica). ABC. Recuperado 8 Septiembre 2020, desde https://www.abc.es/ciencia/20140814/abci-como-besar-bien-ciencia-201408141845.html.

ABC Ciencia. (2013). ¿Por qué nos besamos?. ABC. Recuperado 8 Septiembre 2020, desde https://www.abc.es/sociedad/20131012/abci-porque-besamos-201310111322.html.

Kirshenbaum, S. (2012). The science of kissing. CNN. Recuperado 8 Septiembre 2020, desde https://edition.cnn.com/2012/02/14/opinion/kirshenbaum-science-kissing/index.html.

Kirshenbaum, S. (2011). The science of kissing (1st ed.). Grand Central Pub.

Wlodarski, R. & Dunbar, R. I. M. (2013) Examining the possible functions of kissing in romantic relationships. Archives of Sexual Behavior. doi:10.1007/s10508-013-0190-1.

PORNOGRAFÍA BAREBACK: UNA PELIGROSA FANTASÍA

Por: Miguel Garcia

Si alguna vez has buscado pornografía gay–claro, con fines de investigación–es muy probable (es más, casi asegurado) que te hayas topado con algún contenido bareback. Lo que quizás no te hayas dando cuenta es que esta moda del “momento” que esta regresando y escalando en la pornografía gay comercial convencional de los sitios web encubre oscuros secretos que estaremos apunto de revelar entrando por la puerta trasera. (fuera de albur)

Shhh... stock photo. Image of ethnicity, male, care - 104928596

Pero..¿Que es el Bareback?

Si te estas   preguntando que significa el famoso termino–también popularmente conocido como “montar a pelo” o “sexo al natural”–de acuerdo a diversos estudios; ya sea por el patriarcado o su popularidad entre hombres gay, refiere a hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y, de forma intencional,  se pide y evita el uso del condón en el sexo anal.  Lo que equivale a una conducta sexual de alto riesgo en la prevención del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. (Brannon, 2020; Diaz et al., 2019; Cuadra-Hernandez et al., 2015; Granados Cosme, 2016).

La Pornografía Bareback: Una encrucijada en las practicas sexuales saludables

Como resaltan los estudios más recientes (Brannon, 2020; Mowlabocus; 2014) En el mundo de la  pornografía gay de los sitios web, esta practica se ha convertido en una preferencia en los consumidores, volviéndolo el estilo dominante, donde estudios distribuidores que alguna vez iniciaron enfocándose en las practicas sexuales exclusivamente con condón cambien con el fin de mantenerse en el mercado. El problema, yace en que los productores no toman responsabilidad en la discusión  estas acciones y su riesgo, donde la practica es tan solo una  estrategia de los directivos con el fin de mantenerse a tope en el mercado y cumplir con las preferencias de los consumidores, y desplazan aquella responsabilidad a los modelos y los personajes que ellos interpretan,  tomándoles como “sujetos activos” .  Y esto conlleva a que, si el actor decide usar medias de protección, su desempeño y representación se vuelva vulnerable a quedar excluido del mercado dominante

Además, hay que recordar un par de cosas: 1) si bien el termino fue acuñado por los hombres gay, el tener sexo anal sin protección (de ahora en adelante referida como UAI, por sus siglas en ingles), es también una practica que se realizan en la pornografía heterosexual y que, de igual manera, en los guiones sexuales de la pornografía actual es raro que se incluya el uso del condón en su contenido (Wright et al, 2016)  y 2) la pornografía esta alejada de lo que es el sexo en realidad y, en su lugar, sirve para provocar fantasías, excitación sexual y la masturbación. Sin embargo, como veremos más adelante, es también un lugar donde, idónea e incorrectamente, se pueden generar expectativas en torno a como deberían ser las relaciones sexuales en el caso de que uno no haya tenido experiencia.

Seth and Summer -- The O.C.

De la fantasia a la realidad:

Ahora, en caso de que uno haya tenido la experiencia, se ha encontrado una y otra vez en distintos estudios que una preferencia a consumir contenido en donde no se haga uso del condón esta asociado a una menor percepción de riesgos en llevar a cabo las relaciones sexuales sin condón. (Braithwaite et al., 2015; Wright, et al. 2016; Jonas et al., 2014). Mientras que en los HSH, otros estudios han encontrado  una relación donde los hombres que prefieren en este tipo de pornografía  tengan un mayor numero de parejas sexuales y desinterés por saber si sus parejas tiene. VIH o no  (Conrneau et al., 2017) o inclusive una relación causal indirecta como lo demuestran los investigadores Jonas et al, (2014) quienes hallaron que después de ver una cinta pornográfica es mas probable que los HSH tengan una mayor intención de realizar el Bareback. Como mencionan Jonas et al. (2014) uno de los posibles motivaciones es el deseo de imitar las conductas que se ven en la pantalla a la vida real Sin embargo, hay que hacer énfasis que estudios anteriormente mencionados  realizan sus investigaciones en culturas occidentales donde las personas muestran una menor preocupación al diagnostico de VIH por el hecho de vivir en países que les proveen una mayor seguridad de salud al tener acceso a servicios y atención a la salud. Mientras que en México, quienes no les pueden garantizar esta atención,  los estudios que se han hecho al respecto, esta variable no ha sido una que han tomado en consideración (Granados Cosme, 2016; Cuadra–Hernandez et al, 2015)

¿Pero que podemos hacer?

Si el prohibir este tipo de contenido no es una opción viable como lo han demostrado Mowlabocus et al. (2014).  Lo que queda por hacer es hacer generar una consciencia en uno mismo y en los demás sobre los riesgos que se pueden generar llevando a cabo esta practica, y así educarse a si mismos y a los otros en torno a los que se enfrente, siendo a su vez consciente de las diferencias culturales, previamente mencionadas.

Referencias:

Braithwaite, S. R., Givens, A., Brown, J., & Fincham, F. (2015). Is pornography consumption associated with condom use and intoxication during hookups? Culture, Health & Sexuality17(10), 1155–1173. https://doi.org/10.1080/13691058.2015.1042920

Brennan, J.. (2020) Gay Porn’s Bareback Momentum. Journal of homosexuality, 67 (1), p. 127-157.

Corneau, S., Beaulieu-Prévost, D., Bernatchez, K., & Beauchemin, M. (2017). Gay male pornography: a study of users’ perspectives. Psychology & Sexuality8(3), 223–245. https://doi.org/10.1080/19419899.2017.1360931

Cuadra-Hernández, S. M., Baruch-Domínguez, R., Infante, C., & Granados-Cosme, J. A. (2015). “Dame una pastilla”: los significados del VIH/sida en la práctica del bareback en la ciudad de México e implicaciones para la prevención. Salud Pública de México, 57, S113–S118.

Díaz, Yasel Manuel Santiesteban, Orlando-Narváez, Solon Alberto, & Ballester-Arnal, Rafael. (2019). Conductas de riesgo hacia la infección por VIH. Una revisión de tendencias emergentes. Ciência & Saúde Coletiva24(4), 1417-1426. Epub May 02, 2019.https://doi.org/10.1590/1413-81232018244.02322017

Granados Cosme, J. A. (2016). Asociaciones subjetivas al bareback y sus practicantes en usuarios de redes sociales virtuales en la Ciudad de México. Revista Cuicuilco, 23(67), 75–97.

Jonas, K., Hawk, S., Vastenburg, D., & Groot, P. (2014). “Bareback” Pornography Consumption and Safe-Sex Intentions of Men Having Sex with Men. Archives of Sexual Behavior43(4), 745–753. https://doi.org/10.1007/s10508-014-0294-2

Mowlabocus, S., Harbottle, J., & Witzel, C. (2014). What We Can’t See? Understanding the Representations and Meanings of UAI, Barebacking, and Semen Exchange in Gay Male Pornography. Journal of Homosexuality61(10), 1462–1480. https://doi.org/10.1080/00918369.2014.928581

Nielsen, E.-J., & Kiss, M. (2015). Sexercising our opinion on porn: a virtual discussion. Psychology & Sexuality6(1), 118–139. https://doi.org/10.1080/19419899.2014.984518

Wright, P. J., Tokunaga, R. S., & Kraus, A. (2016). Consumption of Pornography, Perceived Peer Norms, and Condomless Sex. Health Communication31(8), 954–963. https://doi.org/10.1080/10410236.2015.1022936

Comunicación sexual: comunicación placentera

Por Ana Fernanda Galindo Carrasco

El tema del placer sexual femenino, ha sido, y sigue siendo un tema poco hablado, incluso podría considerarse como un tema tabú de la sociedad en la que vivimos y nos desarrollamos. Ahora bien, podría parecer que esto no tiene consecuencia alguna, pero el no comunicarnos sexualmente con nuestra pareja, genera represión en nuestra sexualidad

Es cierto que hablar acerca de la sexualidad es más difícil cuando eres mujer. Una de las principales razones es que dicho tema se encuentra condicionado a normas sociales. Lazar (2013) argumenta que, en nuestra sociedad, se ha establecido la creencia de que el deseo de la mujer no es tan importante o tan necesario como el del hombre, debido al poco conocimiento que se tiene acerca del primero. Lazar, explica que todos los niños juegan y exploran desde pequeños con su pene, y esta acción es vista como parte de su desarrollo y maduración e incluso, como algo gracioso, en cambio, las niñas, al tener los genitales ocultos no los exploran en la infancia y en caso de llegar a hacerlo, son regañadas; haciéndolas sentirse apenadas

La diferencia en la visión de la sexualidad femenina se debe a diferentes circunstancias, una de las más importantes es la religión, la cual juega un rol predominante en la sexualidad dentro de muchas culturas. El sexo puede llegar a ser un tema impensable y el placer recae en el pecado. A las mujeres se les asemeja a la Virgen María; tienen que vivir sin conocer lo que es el sexo y mantenerse vírgenes hasta el matrimonio. El placer es prácticamente inexistente y el sexo es permitido siempre y cuando tenga como fin la reproducción.

Otro de los grandes problemas ha sido que en nuestro país la educación sexual es escasa y deficiente y casi siempre se enfoca en el lado negativo o peligroso de la sexualidad; busca advertir acerca de las infecciones de transmisión sexual, de los embarazos prematuros y de una serie de riesgos que se pueden dar a partir de esto. Son pocas las veces que se habla acerca de las consecuencias y resultados positivos de la sexualidad y el placer que esta trae consigo. Asimismo, Yonika (2019), explica cómo las mujeres no se sienten seguras de expresar su sexualidad y sus deseos, debido al miedo de ser juzgadas por otras mujeres. Yonika, habla acerca de cómo en ocasiones somos las mismas mujeres quienes generamos la represión de nuestra sexualidad. Nos llamamos “zorras”, “ofrecidas”, “fáciles”, “putas” cuando una mujer expresa abiertamente y hace cumplir sus deseos sexuales. Este acto de juzgar a una mujer o culpabilizarla, priva a otras mujeres de poder expresarse y gozar de su sexualidad a su manera.

Es claro que a partir de todo lo anterior, el simple hecho de pensar o intentar hablar de satisfacción sexual, genera culpa y pena en las mujeres.  Ahora bien, Loperena (2018), explica cómo es a partir de todo lo anteriormente planteado que comienzan a surgir los problemas sexuales a futuro en una pareja. Muchas mujeres esperan que sean sus parejas las que descubran su propio placer, y esto es un error, ya que nadie será tan eficaz en su búsqueda de placer como la mujer consigo misma. En la mayoría de las ocasiones, la mujer no expresa su deseo sexual, no porque no quiera, sino porque realmente no sabe qué es lo que la satisface ni qué es lo que le gusta. Esto no solo trae consecuencias para la mujer, sino también para la pareja que se siente pérdida e impotente de no saber qué es lo que está haciendo mal o qué debería de mejorar.

La buena noticia de todo esto es que como con cualquier otro tema tabú, cuando se empieza a hablar de ellos, dejan de ser tabú. De acuerdo con Galván (2019), hablar de las necesidades sexuales puede ayudar a que una pareja se una más no solo sexualmente, sino también emocionalmente; lo cual se convierte en un ciclo, ya que entre más unidad emocional puede llegar a haber más apertura sexual.

El significado de la satisfacción sexual y la vivencia de cada persona, son diferentes en cada pareja. Deben de romperse aquellos prejuicios que aún hoy existen hacia la mujer y su sexualidad y mantenerlos fuera de la relación para que se entiendan los deseos y necesidades de cada uno. Cardozo (2016), explica cómo la gran mayoría de los hombres se excitan muy rápido y quieren dirigirse al acto sexual de inmediato; cuando las mujeres aún no han disfrutado o se han excitado lo suficiente. Es entonces cuando la mujer puede llegar a sentirse frustrada y su deseo sexual disminuirá en próximas ocasiones. Se debe de comenzar por comunicar lo que le gusta y lo que no; ya que no todas las mujeres disfrutan de lo mismo ni se pueden seguir un método o patrón para su satisfacción.

De la misma manera, hay que romper con la rutina y lo tradicional. En una gran cantidad de parejas, el sexo ha pasado a ser algo del diario, rutinario; incluso puede haber horarios y momentos para la vida sexual de estas parejas, lo cual lo vuelve aburrido y metódico. No se rompe con este patrón por la costumbre y porque no se sabe cómo hacerlo, es más fácil no hablar del tema y esperar que con el tiempo algo cambie mágicamente. Álvarez (2014), aclara que a pesar de que puede no resultar fácil hablar de los deseos sexuales, puede resultar útil compartir con la pareja expectativas o pensamientos. La comunicación es la clave de una buena relación sexual; ninguna pareja es capaz de saber qué es lo que la otra persona espera o lo que te gustaría si no se le hace saber.

No es necesario sentarse a platicar de esto cada vez que se sienta necesario, hay maneras de comunicarse y aumentar el placer mientras que la pareja está el acto sexual o preparándose para este. El lenguaje no verbal dice más de lo que se cree, se puede guiar a la pareja colocando la mano en donde la persona desee, se pueden experimentar cosas nuevas; posiciones, juegos sexuales o añadir elementos tales como juguetes y comida. Realmente todo está en la manera de comunicarnos.

Referencias

Alvarez, C. (2014). Comunicación y sexualidad. Enfermería Global, (19). Disponible en:http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1695-61412010000200018

Cardozo, S. (2016). La comunicación sexual en la pareja. Comuna Mujer. Disponible en:https://www.comunamujer.com/la-comunicacion-sexual-en-la-pareja/ct_2678/

Galvan, P. (2019). Salud sexual de la mujer: cómo hablar sobre tus necesidades sexuales. Mayo Clinic. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/sexual-health/in-depth/womens-sexual-health/art-20047771

 Lazar, S. (2013). Placer sensual, excitación sexual y feminidad: apreciar la respuesta sexual femenina. Revista internacional de psicoanálisis, vol. 23(4). Disponible en:  http://www.aperturas.org/articulo.php?articulo=347  

Loperena, S. (2018). Identidad femenina: El cuerpo y la sexualidad de la mujer. Ciencia UAT, vol 4(3). Disponible en https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=441942919003

Yonika, M. (2019). Is Female Sexuality Really Repressed?. The Journal Blog. Disponible en: https://blog.usejournal.com/is-female-sexuality-really-repressed-2e698a9aec66

BDSM: Placer poco convencional

Por: Daniela Casais Ponce de León

Quizás en lo primero que pensamos cuando escuchamos “BDSM” es en Fifty Shades of Grey. Sin duda, estas películas convirtieron el tema en cultura popular, aunque no representan en su totalidad lo que es.

Las siglas BDSM se refieren a Bondage/Disciplina, Dominación/Sumisión, Sadismo/Masoquismo. El BDSM son una serie de prácticas sexuales no convencionales que involucran fetiches, juegos de poder, entre otras cosas.5

Un menú de opciones

El BDSM es un abanico muy amplio. Te cuento algunas de sus prácticas.

El arte del bondage o el shibari proviene de la cultura japonesa y se refiere a atar o inmovilizar a una persona, ya sea con cinta, cuerdas, esposas, cadenas o incluso un cinturón. Se puede utilizar para adornar el cuerpo con los nudos de las cuerdas, para complementar juegos de dominación y sumisión, o para cualquier cosa que la imaginación y la creatividad permitan.

El sadomasoquismo es una parte muy popular del BDSM, aunque no lo es todo. ¿Has escuchado alguna vez que dicen que el dolor y el placer son dos lados de la misma moneda? Las personas masoquistas consiguen placer erótico con su propio dolor físico o humillación psicológica, mientras que las personas sadistas lo consiguen al provocárselo a otra persona.

En este juego de poder, generalmente una persona adopta el rol de dominante y la otra el rol de sumiso. El dominante ejerce poder sobre la otra persona, mientras que el sumiso cede el poder al otro y se pone en sus manos, lo que implica mucha confianza. Se busca el placer y el disfrute de ambos. Muchos disfrutan el juego de impacto, que puede ir desde una nalgada hasta unos latigazos o ahorcamiento. Cabe mencionar que éstas prácticas no siempre involucran el coito.2

A veces se piensa que las personas sadomasoquistas se comportan de esa manera por traumas de la infancia y que tiene que ver con enfermedad mental; sin embargo, esto es un prejuicio y no representa a la mayoría de las personas que lo practican. Las fantasías y la curiosidad por explorar un lado menos convencional de nuestra sexualidad es parte natural del ser humano. Hay formas sanas, seguras y consensuadas de jugar con el sadomasoquismo.4

A algunas personas también les gusta jugar con el miedo. ¿Se te ha ocurrido que, aquello que te provoca más miedo y terror, también podría ser aquello que más te excita? Sobre todo si sabes que estás en un entorno seguro y al final no te va a suceder nada malo. Te permite jugar con la idea de peligro, pero a la vez parte de ti sabe que estás en control de la situación, lo que resulta emocionante y genera adrenalina.2

Para aquellos que verdaderamente disfrutan del dolor, existe en edgeplay, que consiste en actividades que involucran un verdadero riesgo su integridad física, como jugar con cuchillos o agujas. ¿Te imaginas? Se recomienda que el edgeplay se practique únicamente con personas en las que confíes y dominen la técnica, para evitar daños verdaderos.3

Ahora, no todo gira en torno al dolor. Como decíamos, el BDSM es un abanico muy amplio y tiene muchas alternativas. Existen otras prácticas que no involucran dolor, como el role-playing (juego de roles), las cosquillas y los fetiches. El fetichismo es cuando se consigue la excitación erótica por medio de algún objeto o parte del cuerpo en particular. Existe una gran variedad, desde los pies, las orejas, los tacones, disfraces o alguna otra prenda de ropa, hasta el famoso golden shower (que involucra orina).3

También existe una práctica llamada tease and denial (“tentar y negar”) que consiste en llevar a tu pareja al borde del orgasmo y luego parar, evitando que alcance a llegar. Se provoca una y otra vez y, cuando al fin le permites llegar al orgasmo, ¡resulta muy intenso!2

Límites y consentimiento: ¿Y si no quiero llegar demasiado lejos?

Todos tenemos cosas que nos gustaría o estaríamos dispuestos a intentar, y otras que nos incomodan o están demasiado alejadas de nuestra zona de confort. Recuerda que nadie tiene que hacer nada que no quiera.

El lema del BDSM es “sano, seguro y consensuado”. Se pretende asegurar el bienestar físico y emocional de todos los involucrados, por medio de distintos acuerdos. A pesar de que parecería que el dominante ejerce todo el poder, se dice que el sumiso es quien verdaderamente controla la situación, ya que es quien marca las pautas y los límites.2

Antes de que suceda cualquier cosa, existe una negociación entre las personas involucradas. Se reúnen en un plano de igualdad (sin que uno tenga jerarquía sobre el otro) y hablan sobre las cosas que desean hacer y las que no. Comunican sus deseos, necesidades y miedos. Se ponen de acuerdo acerca de lo que va a suceder y hacen algo como un guión o un plan. Entonces, durante la sesión de juego, se apegan al plan. En el BDSM, no hay sorpresas. No se intenta algo nuevo que se les ocurrió en el momento sin haberlo hablado antes, para evitar que la persona se sienta agredida.2

También se ponen de acuerdo en una palabra de seguridad. De esta forma, si están en la sesión de juego y lo que está haciendo el dominante empieza a incomodar al sumiso, puede decir esa palabra para poner un límite y el dominante entiende que debe detenerse en ese instante, porque no se está sintiendo bien. Saber que tenemos una palabra de seguridad para detener cualquier situación incómoda quizás puede darnos más confianza.4

Cuidado posterior: ¿Me apapachas al final?

Después de una sesión de juego, se necesita algo llamado sexual aftercare. Se trata de un cuidado físico y emocional después de la sesión, donde la pareja pasa un tiempo juntos y hablan sobre su experiencia, sobre cómo se sintieron y lo que podrían mejorar en el futuro. Algunas personas prefieren acurrucarse. Otras le piden a su pareja que les traiga una bolsa de hielos para tratar sus heridas. El objetivo es que ambos se sientan cuidados, apreciados y en un espacio seguro.

¿Y si a mi pareja le gusta pero a mí no? ¿O al revés?

Nadie está obligado a practicar nada que no quiere. Recuerda que, si no te sientes cómod@, no tienes que hacerlo. Tampoco debemos avergonzar a ninguna persona por sus gustos y preferencias. Todos tenemos fantasías sobre diferentes cosas y, mientras sea consensuado, todo es válido. También hay cosas que podríamos preferir mantener únicamente en la fantasía.

Hay parejas que deciden intentar el BDSM juntos. Pueden negociar, establecer acuerdos e ir explorando poco a poco las cosas que les atraen o les da curiosidad probar. Si van paso a paso y se comunican el uno con el otro, pueden ir descubriendo lo que les gusta y lo que no.

Mientras tanto, hay otros que piensan que no tienen que hacer todo juntos como pareja y lo buscan por fuera de la relación. Puede suceder que la pareja le de la libertad al otro de explorarlo en otro lado. Una dominatrix famosa en Nueva York llamada Mistress Couple cuenta que ha recibido notas de las esposas de algunos de sus clientes, diciéndole “Gracias por la paliza que le diste a mi esposo la vez pasada. Se portó muy lindo y regresó a la casa a preparar la cena.”2 Curioso, ¿no?

Queda a la elección libre y consensuada de cualquier pareja y persona. Lo más importante es poder establecer un vínculo con comunicación y confianza, donde puedan expresar libremente sus deseos, necesidades, fantasías y límites.

Referencias

1Hills, R. (2019), “5 People Get Super Honest About Their BDSM Lifestyle”. Disponible en: https://www.cosmopolitan.com/sex-love/news/a35099/sex-talk-realness-bdsm/

2How Cum (2020), “BDSM is Chic (Mistress Couple & Rachel Sennet)” [Podcast]. Recuperado de Spotify.

3Saint, S. (2020), “A Very Sexy Beginner’s Guide to BDSM Words”. Disponible en: https://www.gq.com/story/bdsm-a-to-z

4Shameless Sex (2019), “#18 Kink 101” [Podcast]. Recuperado de Spotify.

5Wheeler, G. (2019), “What Is BDSM? A Sex Expert Reveals Exactly What It Means”. Disponible en: https://www.elitedaily.com/p/what-is-bdsm-a-sex-expert-reveals-exactly-what-it-means-8068256

Prácticas Sexuales y Energía – Sexo Tántrico

POR DANIELA C.G. HARTASÁNCHEZ

La mayoría de los seres humanos conocemos (por experiencia propia, por comentarios de otras personas o por información sobre la vida sexual que nos han proporcionado terceros) lo que es el sexo; sin embargo, la mayoría de las veces, al tener relaciones sexuales le damos mucho énfasis al aspecto físico del acto sexual, es decir a lo tangible: lo que podemos ver, escuchar, oler o el placer que llegamos a sentir; no obstante, por lo general se deja de lado el aspecto relacionado con lo consciente, lo espiritual y lo energético.

Cada vez que tenemos alguna experiencia y ponemos todos nuestros sentidos en “el aquí y en el ahora”, somos capaces de vivir ese momento o experiencia de forma más intensa; lo mismo sucede en el acto sexual: si ponemos toda nuestra atención y toda nuestra consciencia en ese acto, somos capaces de alcanzar niveles de placer más elevados, es decir, llevamos a cabo una práctica denominada “sexo tántrico”, a continuación se va a explicar qué es y en qué consiste dicho concepto.

Primero que nada, como su nombre lo dice, el Sexo Tántrico viene de una filosofía de oriente que tiene 4.000 años de antigüedad denominada “Tantra”, que en sánscrito quiere decir “red o secreto”. Este pensamiento oriental expone que el fin último del ser humano es conocerse más a uno mismo a través de la sexualidad, el amor, la meditación, la alegría, el arte y la belleza (González Rueda, 2017); por lo tanto, las prácticas sexuales solamente abarcan una pequeña parte de esta filosofía.

El Tantra lleva a compartir en intimidad el cuerpo y las emociones; en este ámbito, el sexo es practicado entre dos personas para llegar a la máxima conexión espiritual.Es posible lograr dicha conexión espiritual debido a que la persona se entrega totalmente al intercambio con el otro ser; además, tiene el cuerpo completamente conectado con sus emociones y su sensibilidad; por lo tanto, el placer sexual se vive de forma más intensa. González Rueda, 2017)

Como lo refiere Zavala (2017), mediante el sexo tántrico, en el caso de los hombres, se puede alcanzar el orgasmo sin eyaculación; y en el caso de las mujeres, estas pueden tener orgasmos más largos, de mayor duración y de forma más intensa; esto se debe a que estamos totalmente y plenamente en contacto con todos nuestros sentidos, por eso las sensaciones son más fuertes; es como si practicáramos mindfulness (atención plena), pero tomando como punto de partida al sexo; en otras palabras, centramos nuestra atención en todas las sensaciones y percepciones que tenemos al estar en el acto sexual.

Por otra parte, García, M (2015) menciona que el objetivo fundamental del sexo tántrico es dejarse llevar por el placer; así mismo refiere que la meta no es el orgasmo, sino la energía sexual que transmiten los dos cuerpos en el acto, aprender a disfrutar del sexo sin etiquetas, sin tabúes, sin presiones ni ansiedad; o sea, disfrutar con libertad. El secreto está en potenciar los sentidos, no se centraliza toda nuestra atención en la búsqueda del orgasmo; lo anterior puede parecer contradictorio, ya que mientras menos se busque el orgasmo en esta práctica, es más fácil conseguirlo.

Recomendaciones para llevar a cabo la práctica del sexo tántrico

García, M (2015) explica que los masajes, los besos, las caricias y las palabras de aprecio son de suma importancia, del mismo modo, el ambiente juega un papel importante: se recomienda que encuentren un lugar en el que ambos se sientan cómodos, que tenga buena temperatura, luz adecuada, música relajante o aromatizantes agradables; lo anterior ayuda a potenciar los sentidos y a establecer una atención plena en el aquí y en el ahora.

Técnicas para llevar a cabo la práctica del sexo Tántrico

Según Dominguez (2019), estas son algunas formas o técnicas con las que se pueden alcanzar orgasmos en el sexo Tántrico: La primera técnica y una de las más importantes es la respiración; al sincronizar tu respiración con la de tu pareja pueden estar en la misma “frecuencia”, según el Tantra, lo que se potencia con la respiración es hacer más larga y más intensa la conexión entre dos personas.  Otra herramienta es acariciar el cuerpo de la pareja, deteniéndonos en partes del cuerpo en las que por lo general no nos detenemos, esto ayuda a sentir el placer en todo el cuerpo (se potencian los sentidos)  y no sólo en los genitales (García, M 2015). Por otra parte, Dominguez (2019)  explica que ser consciente de tus propias sensaciones es muy importante debido a que al saborear, tocar, oler, ver y escuchar la experiencia emocional y sensorial es mucho más fuerte e intensa; es recomendable que se exploren las sensaciones que se crean en tu propio cuerpo y en el cuerpo de tu pareja, ya que esto es útil para para reconocer la manera natural en la que reaccionan tus sentidos y los sentidos del / de la otro/a.

Por otra parte Andrade (2017) explica que mediante el sexo tántrico se pueden experimentar orgasmos con todo el cuerpo; esto se logra excitando todas las partes del cuerpo al construir una energía que los mantenga cerca del clímax y dejar que se desvanezca poco a poco. Es importante intentar alcanzar  varias veces esa energía cercana al orgasmo y al mismo tiempo usar tu respiración y el poder de tus impulsos para propagar la energía por todo tu cuerpo.

¡Recuerda que es importante y necesario utilizar métodos anticonceptivos al realizar cualquier tipo de práctica sexual; esto ayuda a prevenir infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados; el condón es el único método anticonceptivo que previene infecciones de transmisión sexual!

Referencias

Andrade, M (2017). “¿Qué es el sexo tántrico?”. Noviembre 3, 2019, de diarioinformación. Sitio Web: https://www.diarioinformacion.com/vida-y-estilo/salud/2017/04/12/iniciarse-sexo-tantrico/1882839.html

Dominguez, B (2019) “5 formas de practicar sexo tántrico para alcanzar orgasmos increíbles”. Octubre 30, 2019, de enfemenino. Sitio Web: https://www.enfemenino.com/sexualidad/sexo-tantrico-orgasmos-increibles-s1837664.html

García, M (2015) “Tantra, el arte de los mil orgasmos”. Octubre 30, 2019, de elmundo. Sitio Web: https://www.elmundo.es/vida-sana/2015/09/20/55fc206d22601d3c5b8b458f.html

González Rueda, A (2017). “El Tantra, mucho más que una Práctica Sexual”. Octubre 30, 2019, de Harpesbazaar. Sitio Web : https://www.harpersbazaar.com/es/cultura/viajes-planes/a318711/tantra-mucho-mas-que-una-practica-sexual/

Zavala, F (2017). “Conoce los pasos básicos para experimentar el sexo tántrico”. Noviembre 3, 2019, de  tn. Sitio web: https://tn.com.ar/salud/actitud/conoce-los-pasos-basicos-para-experimentar-el-sexo-tantrico_776723