¿Qué es el foreplay y por qué debemos de ponerlo en práctica?

Por: Ana Montserrat Pulido Díez

Hablemos de una realidad para las personas con vulva “solamente el 3.3 % de las mujeres logra tener un orgasmo vaginal”. (El mostrador, 2017)

Varios estudios han arrojado que muy pocas mujeres experimentan el orgasmo como resultado de una estimulación únicamente vaginal.

Usualmente las relaciones heterosexuales (mujer y hombre) están centradas en el coito vaginal y se olvidan de todo lo demás. Nos centramos en el placer de una persona con pene y nos olvidamos del placer en una persona con vulva.  Usualmente la vagina es la que se lleva toda la atención, siendo estimulada por el pene o por los dedos y nos olvidamos del juego previo, de los besos, caricias y palabras que pueden seducir y hacer explotar a nuestra pareja de placer. (Ce, 2020)

¿Qué debemos de hacer para tener una relación llena de placer para ambos?

A continuación te mostraremos algo que debería de ser básico en las relaciones sexuales: el foreplay o también llamado, el juego previo.

Es muy importante mencionar que la seducción es una parte fundamental que debe de incluirse en las relaciones sexuales y que debe de estar presente así sea la primer cita o que lleven muchos años juntos.

El foreplay es lo que le pone sazón al sexo y lo hace más placentero para ambos. No pasan de la seducción al coito inmediatamente, si no, se concentran en el placer de su pareja y también, en el suyo.

El foreplay es lo que hace que la sintonía ocurra. Entonces, los juegos previos o foreplay son indispensables en cada relación sexual.

¿Cuáles son sus beneficios?

El juego previo a las relaciones sexuales despierta más la excitación en ambos y genera que nuestro cuerpo empiece a prepararse para sentir placer de muchas formas. También, nos volvemos más sensibles a las caricias o estimulaciones de otras partes de nuestro cuerpo.

Nos ayudan en una parte psicológica y emocionalmente bastante, pues los juegos previos nos ayudan a conectar con la pareja y a poner atención y conocer el cuerpo de nuestro novio o novia. (Rodríguez, 2020)

Los besos nos ayudan a liberar hormonas que nos ayudan a sentirnos conectados con nuestra pareja. El besar, acariciar, utilizar juguetes sexuales o la estimulación del clítoris, ayudarán a volver más placentero el sexo y a erotizar a nuestra pareja y así no centrarnos únicamente en el coito, si no, en estimular, provocar, sensibilizar el cuerpo y la mente. (Rodríguez, 2020)

¿Qué actividades podemos hacer? Pueden apagar las luces, utilizar velas y besar el cuerpo de su pareja, estimular partes del cuerpo placenteras, ponerle atención a los lugares donde tu pareja siente placer, utilizar juguetes sexuales o lubricantes, pueden quitarse la ropa de poco en poco, pueden utilizar ropa diferente o utilizar la literatura erótica entre muchas otras cosas. (Glamour, 2021)

Recuerden, es importante el placer tanto de uno como de otro. Será más placentero para ambos conocer el cuerpo de su pareja y generar placer y también, es importante recalcar que el coito no es lo más importante en una relación sexual. Si no, conectar con la persona, dando y recibiendo el placer que ambos se merecen.

Referencias:

Ce, C. (2020) “Placer femenino: por qué se dice que el orgasmo es más difícil de alcanzar para las mujeres” Recuperado de: https://www.infobae.com/tendencias/2020/12/16/placer-femenino-por-que-se-dice-que-el-orgasmo-es-mas-dificil-de-alcanzar-para-las-mujeres/

El mostrador (2019) “Solamente el 3,4& de las mujeres logra tener orgasmo vaginal” Recuperado de: https://www.elmostrador.cl/agenda-pais/vida-en-linea/2017/07/25/solamente-33-de-las-mujeres-logra-tener-orgasmo-vaginal/

Glamour (2021) “Técnicas de foreplay que debes probar para aumentar el placer en tu vida sexual”. Recuperado de: https://www.glamour.mx/tu-vida/amor-y-sexo/articulos/foreplay-consejos-sexo-pareja/3175

Rodríguez, L. (2020) “La importancia del foreplay”. Recuperado de: https://www.gq.com.mx/cuidado-personal/articulo/foreplay-por-que-es-importante-en-el-sexo

Sánchez, A. (2018) “Por qué no debes seguir obsesionándote con los orgasmos vaginales, según Valérie Tasso“ Recuperado de:  https://www.lavanguardia.com/vivo/20180207/44415060008/obsesion-orgasmos-vaginales-clitoris-valerie-tasso.html

Cada sexualidad es un mundo

Escrito por: Arantxa Suárez Medrano Colinas

¿Alguna vez has escuchado que cada persona es un mundo? 

En esta metáfora se puede aludir al modelo biopsicosocial planteado por el médico y psiquiatra estadounidense George L. Engel (10 de diciembre de 1913 – 26 de noviembre de 1999), quien propuso un enfoque que establece la idea de que en todo ser humano coexisten los factores biológicos, psicológicos y sociales, y que estos se combinan para influir tanto en la salud, como en el desarrollo y bienestar de una persona. Este enfoque nos ayuda a entender, que dependiendo tanto de la genética, la mente y el ambiente de un individuo, se genera y conforma un mundo único e irrepetible. 

Así mismo, cuando lo transportamos al campo de la sexualidad humana, encontramos que esta tiene los mismos factores (biológicos, psicológicos y sociales) en cada persona, y que conforma en sí misma una dimensión del ser humano, por lo que cada persona y su sexualidad, es un mundo. Como dijo el filósofo Maurice Merleau Ponty (1975) “Hablar de sexualidad humana es hablar de la esencia misma del ser humano”

La sexualidad humana no solo abarca las relaciones sexuales, los contactos eróticos y la reproducción, sino que es una dimension de nuestro ser, y por eso es necesario entenderla como un aspecto global e inherente a la persona. “La diversidad sexual hace referencia a todas las posibilidades que tienen las personas de asumir, expresar y vivir la sexualidad, así como de asumir expresiones, preferencias u orientaciones, identidades sexuales y de género —distintas en cada cultura y persona. Es el reconocimiento de que todos los cuerpos, todas las sensaciones y todos los deseos tienen derecho a existir y manifestarse sin más límites que el respeto a los derechos de las otras personas”. (CONAPRED, 2012)


Es por todos estos factores que conforman la sexualidad de un ser humano, que es vital empezar a entender que cada persona tiene sus distintas estrellas, planetas y alineaciones sexuales, que conforman su propio mundo, y que eso requiere una visión de equidad humana, pues aunque no somos iguales, todos valemos lo mismo.

Referencias Bibliográficas:

George L. Engel. (2020, 14 diciembre). En Wikipedia: https://en.wikipedia.org/wiki/George_L._Engel

Guía de acción pública contra la homofobia, Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED). Ciudad de México, 2012. Disponible en: http://www.conapred.org.mx/userfiles/files/GAP-Homofobia-INACCESIBLE.pdf.

Wenckstern, D. (s.f.). ¿Qué es la sexualidad humana? Instituto Nacional de Filosofía. Recuperado de: https://institutonacional.cl/wp-content/uploads/2019/11/3-Filosof%C3%ADa-Unidad-3-Individuo-y-sexualidad.pdf

El sexo y la música

Por: Carina Rodríguez.
16 de abril 2021.


Como especie, el ser humano se ha caracterizado por crear actividades para pasar el tiempo, sus ratos de ocio o cuando no quiere hacer la tarea y prefiere “procrastinar”. Gracias a esto contamos con muchas actividades que nos divierten, como hacer ejercicio, practicar un deporte, jugar un juego de mesa o ver alguna película. Muchas de estas actividades nos generan placer, como escuchar tu canción favorita. Ahora, me pregunto ¿qué sucede si juntas una actividad que te da placer con otra que te da placer? ¡DOBLE PLACER! Así es en el caso de cuando se combina sexo con música. 

Hablemos un poco de la música. Todas las civilizaciones, incluso las que se consideran las más primitivas, tuvieron música. Existen instrumentos tallados de huesos de animales, pinturas donde se ven a las personas bailando. Así que la música siempre ha sido parte de nuestra vida, de nuestro mundo. Por ejemplo, los pájaros que cantan nos enseñaban melodías que pudiéramos imitar, o que nos causaran placer o tranquilidad. Así que la música no solo ha sido universal, sino que cumple con un objetivo muy particular. La música no sirve para cazar, para desarrollar habilidades (que a nuestros antepasados les funcionara, claro que ahora tocar un instrumento te da un plus y ayuda al cerebro), pero en general la música no tenía ningún beneficio práctico (Ball, 2014). La música nos sirve para comunicarnos, sobretodo comunicar nuestras emociones (Flores-Gutiérrez et. al, 2007). Es por esto que es tan importante para nosotrxs, gracias a la música podemos compartir lo que estamos sintiendo.

Ahora, a nivel cerebral la música también tiene impactos confirmados por la ciencia. Primero quiero decir que se ha comprobado que la música activa regiones en el cerebro asociadas al placer/displacer. Cuando escuchamos música que nos gusta, generamos opioides exógenos (que nosotros mismos fabricamos) y sí, los opioides son nuestra droga. Se encargan de percibir/aumentar las sensaciones placenteras y de recompensa. (Poblete, 2019). La música tiene una repercusión directa en el sistema nervioso que generan emociones particulares (Díaz & Flores-Gutiérrez, 2001). Así que mientras escuchas tu playlist favorita y mientras estás en el séptimo cielo de placer sexual, generas estos opioides que te hacen sentir increíble. Ahora imagínate combinar ambas actividades…

La música tiene características rítmicas que pueden imitar a las sensaciones físicas de un encuentro sexual. Así que hay ciertas canciones que son más compatibles con una buena sesión de sexo que otras. La Universidad de Londres en 2012 encuesta a 2000 usuarios de Spotify (de 18 a 91 años). Su intención era crear una playlist ideal para tener sexo. Gracias a esto, se encontró que las canciones suaves con ritmo continuo son mejores ya que no generan distracción. Las canciones que demandan atención o son impredecibles distraen durante el sexo. (Poblete, 2019).

Quiero que te imagines escuchando tu canción favorita, la canción que te hace sentir mejor, que te para los pelos de punta, que incluso cierras los ojos para disfrutarla mejor. Ahora imagínate sentir esas sensaciones que la música te causa, mientras la persona que te gusta te esta besando, te esta tocando….Suena delicioso, ¿no?

Así que inténtalo, armate una buena playlist, sensual y coqueta; y deja que tus sentidos sean los que gocen al full. 

Bibliografía.

Ball, P. (2014). ¿Qué tiene que ver la música con el sexo? BBC. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/04/140425_vert_fut_ciencia_musica_sexo_np

Díaz, J.L. & Flores-Gutiérrez, E. (2001). La estructura de la emoción humana: un modelo cromático del sistema afectivo. Salud Mental, 24(4), 20-35. Recuperado de http://www.revistasaludmental.mx/index.php/salud_mental.

Flores-Gutiérrez, E., Díaz, J.L., Barrios, F.A., Favila-Humara, R., Guevara, M.A., del Rio-Portilla., & Corsi-Cabrera, M. (2007). Metabolic and electric brain patterns during pleasant and unpleasant emotions induced by music masterpieces. International Journal of Psychophysiology; 65, 69-84. doi:10.1016 / j.ijpsycho.2007.03.004

Poblete, M. (2019). La entrañable relación entre música y sexo (según la ciencia). El Definido. Recuperado de: https://eldefinido.cl/actualidad/mundo/8830/La-entranable-relacion-entre-musica-y-sexo-segun-la-ciencia/

¿Qué pasa con la sexualidad en la vejez?

Escrito por: Adina Mareyna Abril, 2021

Hace algunas semanas me encontraba platicando con una amiga y de pronto, comentó que ella está segura de que la sexualidad desaparece en la etapa de la vejez. Cuando yo le dije que la sexualidad es parte inherente al ser humano desde el nacimiento hasta la muerte y que los adultos mayores también ejercen su sexualidad, se mostró sumamente sorprendida e indignada. Dado lo anterior, decidí escribir este artículo para hacernos conscientes sobre el gran mito que existe en nuestra sociedad alrededor de la sexualidad en esta etapa de la vida.  

Aunque la sexualidad cambia durante las distintas etapas de la vida, esta nunca desaparece. Como decía el científico Mijaíl Lomonoscov (1748): La materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Esta frase se podría comparar con la sexualidad, al decir que la sexualidad sufre cambios y evidentemente no será la misma que durante la etapa de la juventud y de la adultez, sin embargo, sigue existiendo, y es esencial y necesaria para vivir una vida plena y sana, sin importar la edad del individuo.

Algunas de las falsas creencias que existen en relación con la sexualidad en la vejez son (Costas, 2018):

  • Las personas mayores son asexuales
  • Las personas mayores solamente necesitan de contacto emocional
  • Las personas mayores no tienen la capacidad física para sentir o proporcionar placer
  • Las personas mayores pierden su atractivo sexual después de la juventud
  • Las personas mayores no deberían de tener relaciones sexuales ya que es malo para la salud

Si bien en la vejez existen diversos factores que provocan cambios en el comportamiento sexual, estos no equivalen a la muerte sexual.

En cuanto a los cambios fisiológicos que experimentan las personas con pene (Alonso et al., 2004; Morales, 2010; Wong et al., 2010), disminuye la producción de testosterona, la erección requiere más tiempo y suele ser menos firme, el orgasmo disminuye en intensidad y en tiempo, la excitación requiere de más tiempo, aumenta el periodo refractario después de la erección, el semen se va haciendo más escaso y por ende, disminuye la capacidad reproductora, aunque no desaparece. En las personas con vulva, el cambio más radical que se sufre es la menopausia, que se refiere a la extinción de la menstruación, lo que conlleva la pérdida de la fertilidad (Morales, 2012). Durante esta etapa existe una disminución gradual en la producción de estrógeno y progesterona, el tamaño de los ovarios disminuye, las mamas se vuelven menos firmes, la vagina pierde elasticidad, la mucosa vaginal se hace más delgada, disminuye la lubricación, los labios vaginales pierden elasticidad y el clítoris tiene mayor dificultad para la erección (Morales, 2010; Alonso et al., 2004; Wong et al., 2010).  

En cuanto a los factores psicosociales que afectan la sexualidad del adulto mayor (Morales, 2010; Alonso et al., 2004; Wong et al., 2010), es de suma importancia tomar en cuenta la confianza que tiene cada individuo sobre sí mismo y su actitud ante estos cambios fisiológicos, pues son inevitables y adaptativos. Si existe una ansiedad hacia estos cambios, se verá reflejada en el comportamiento sexual. Además, existen barreras internas, como los sentimientos de culpa y de vergüenza, que impiden que los ancianos mantengan una vida sexual activa y saludable. Estos sentimientos son inculcados de manera inconsciente por la familia y la educación que recibimos. Por ejemplo, las mujeres han recibido la premisa de que la sexualidad sirve únicamente para tener hijos y no como un acto placentero, por lo que se les dificulta llevarla a cabo ahora que su fin no es el de reproducir. En las mujeres también es común que se de una disminución en cuanto a la percepción de su atracción física, pues la sociedad impone estándares de belleza que las personas de la tercera edad evidentemente no cumplen, por lo que puede afectar su autoestima y llevar a una disminución en el deseo sexual. Otro aspecto importante es que a veces, las personas mayores ya no tienen una pareja con quien compartir su sexualidad. También, en ocasiones los ancianos viven en instituciones, lo cual no les permite tener privacidad, por lo que se les dificulta tener un especio para expresar su intimidad con otra persona o incluso la masturbación. 

Es verdad que debido a estos factores o a la aparición de algunas disfunciones sexuales, en ocasiones es imposible realizar el acto sexual durante la vejez, sin embargo, la sexualidad conlleva mucho más que la actividad coital, por lo que se pueden realizar otras opciones igual de satisfactorias, como las caricias, la estimulación, el tocamiento, los besos y los abrazos. 

La sociedad se ha encargado de construir ciertos prejuicios a cerca de la sexualidad en los ancianos, pues se niega su existencia y se percibe al sujeto como asexual. Es importante terminar con este tabú, para así fomentar la sexualidad en los ancianos mediante la empatía, la aceptación incondicional, la autenticidad y la educación sobre los cambios del envejecimiento desde un enfoque multidisciplinar (Cristina Rodríguez, 2008). El objetivo sería que la persona de la tercera edad logre asumir su sexualidad desde un lugar sano y placentero, estando consciente de sus derechos sexuales y de todos los beneficios que la sexualidad podría brindarle en cuanto a su envejecimiento (favorecer su estado tanto físico como emocional).

Para concluir, se sabe que el ser humano es un ser biopsicosocial, pero se le podría agregar que es también un ser sexual. A pesar de que en la vejez pueden existir cambios que disminuyan el deseo sexual, la energía libidinal nunca desapareceEs importante defender el derecho sexual en el anciano, ya que así estamos también defendiendo nuestro propio derecho sexual en el futuro.

Referencias bibliográficas:

Alonso, J., Martínez, B., Dolores, P., Díaz Palarea., Calvo F. (2004). Factores biológicos, psicológicos y sociales de la sexualidad en los ancianos. Rev Mult Gerontol, 14(3), pp-150-157.

Costas, L. (2018). Desmontando mitos de la sexualidad en la tercera edad. https://afaga.com/wp-content/uploads/2018/10/Los-mitos-de-la-sexualidad-en-la-tercera-edad.pdf

Morales, A.L. (2010). Desarrollo físico y envejecimiento [Tesis Maestría]. Instituto Sigmund Freud, Asociación Mexicana para la Práctica, Enseñanza e Investigación en Psicoanálisis.

Morales, A.L. (2012). Desarrollo físico y envejecimiento. Artículo inédito.

Rodríguez, C. (2008). La sexualidad en el anciano. http://www.acpgerontologia.com/documentacion/sexualidadrodriguezbenito.pdf

Wong, C., Álvarez, R., Domínguez, Miranda., González, I. (2010). La sexualidad en la tercera edad. Factores fisiológicos y sociales. Revista Médica Electronica, 32(3). 

BDSM… ¿y eso cómo se come?

Por: Ximena Palacios 

Unas siglas que había llegado a ver en diferentes post en redes sociales y que sabía que estaban relacionadas de alguna forma a prácticas eróticas, pues siempre había de por medio imágenes de látigos, cadenas o cuerdas ¿pero qué es lo que estas siglas significan?

El BDSM hacen referencia a un conjunto de prácticas sexuales, las cuales hacen referencia al Bondage/Disciplina, Dominación/Sumisión, Sadismo/Masoquismo, las cuales a grandes rasgos son prácticas principalmente de situaciones donde está presente la dominación, dolor, juegos de roles, ejercer el control físico y psicológico e inmovilizar.

Bondage: Todo tipo de ataduras, con cuerdas, esposas, mordazas y otros objetos o actos de restricción. 

Disciplina: Normas y hábitos a las que se tiene que adaptar un sumiso en su adiestramiento. Puede incluir castigos.

Dominación:  Es el papel que desempeña quien toma el control ante la parte sumisa.

Sumisión: Parte que cede el control y poder de forma consciente a la persona dominante

Sadismo: sentir placer al infligir dolor físico o psicológico al otro.

Masoquismo: obtener placer mediante el dolor propio, también psíquico o físico.

El llevarlas a cabo involucran ciertas reglas que son establecidas previamente entre los participantes y cuenta con dos roles principales, en donde la persona (1)  que es dominada da su consentimiento y cede de forma consciente el poder para que la persona dominante (2) tome el control y ejerza diferentes acciones dentro del acto sexual, siendo un tipo juego sexual.  

No está enfocada en el coito (en la penetración), este puede suceder o no, sino que busca generar diferentes sensaciones en el cuerpo y/o la mente, siendo estas las que generan el placer ya que existe una gran variedad de posibilidades que se pueden ejercer dentro de estas prácticas y el uso de diferentes objetos para completarla. 

Puede llegar a existe una línea muy fina entre esta práctica y las relaciones de abuso o violencia, por lo que el consentimiento es de gran importancia, al mismo tiempo que  la comunicación es clave entre los participantes, ya que se tienen que generar acuerdos, establecer los límites (claros y precisos) de ambas partes de lo que se va hacer y lo que no, así como de la intensidad con la que se llevarán a cabo. Se tiene que tener la confianza con tu pareja o persona por con la que lo estés realizando para que el juego se detenga en cualquier momento, para esto se suele establecer una palabra clave, elegida previamente, para que cuando alguien la mencione el juego se pare de manera inmediata. 

Es importante la seguridad de las personas involucradas, por lo que es necesario informarse de las técnicas, ya que estas tienen cierto truco para así evitar lesiones por un mal amarre. Existen diferentes cursos y talleres que te pueden enseñar las técnicas que se usan en cada una de las prácticas, para que así las puedas llevar a cabo de manera segura. 

Pueden existir cierto tabú y estigmas alrededor de estas prácticas, ya que no son “convencionales” o se salen de la norma, pero lo más importante que tú y tu pareja o parejas se sientan cómodos ejerciendo las diferentes prácticas para que así el BDSM sea otra posible fuente de placer, siempre se puede experimentar y parar si es que alguno no se siente cómodo, siempre buscando que ambas partes disfruten su sexualidad de la forma que más les gusten. 

Referencias:

Bienestar, A. (2020). Qué es bdsm: Los juegos sexuales para recuperar la pasión en pareja. https://www.abc.es/bienestar/psicologia-sexo/abci-bdsm-202001301234_noticia.html 

Daneri, A., & Norte, G. (2021). Hablemos de Sexo: ¿qué es el Bdsm y CÓMO Practicarlo sin riesgo? https://www.lagaceta.com.ar/nota/883899/podcast/hablemos-sexo-que-bdsm-como-practicarlo-sin-tabues.html 

Müller J. (2015). BDSM. Aproximación a las prácticas de dominación y sumisión sexual. Universidad de Barcelona. https://core.ac.uk/download/pdf/95614533.pdf 

Prudence. (2020). ¿Qué es el Bdsm? https://www.prudence.com.mx/sexualidad/que-es-el-bdsm/ 

Ríos, V., Amundaray, A., & Arenas, Y. (2019). Vivencias de las prácticas sexuales asociadas al BDSM: los límites contemplados dentro de lo Sano, Seguro y Consensuado. Ciência & Saúde Coletiva, 24, 1679-1688. https://www.scielosp.org/pdf/csc/2019.v24n5/1679-1688/es