Embarazo: sexualidad, mitos y tabúes

Por: Marisol Mora-Tavares Ureta

El embarazo es un proceso que sin lugar a dudas no deja de sorprendernos y esto es tan preciso que las ciencias modernas aún desarrollan incontables descubrimientos; después de todo si “cada persona es un mundo” el embarazo bien podría contarse como la creación de un mundo desde cero, una idea que no puede sino maravillar a cualquiera con todos sus posibles misterios.

Sin embargo,las sociedades realizan numerosos mitos que existen en torno al embarazo.Lo mitos nacen a partir de las tradiciones o asociaciones realizadas por cada cultura y en ese sentido el cielo es el límite; no obstante, estas condiciones tradicionales pueden llegar a convertirse en prácticas extremadamente prohibitivas para las las mujeres embarazadas.

Hablar de los tabúes es un punto importante, puesto que hay un abanico de variedades, por ejemplo, que los principales actos prohibitivos a nivel cultural se concentran en la sexualidad de las mujeres embarazadas. Aún se pueden llegar a escuchar rumores de bebes que se quedan ciegos o heridos durante el coito. Una situación que ya se puede desmentir debido a que si bien es un tabú generado por un miedo completamente comprensible: dañar al bebe.  Los estudios médicos nos señalan que estos miedos son infundados ya que los miedos provienen de la desinformación y no existe riesgo de dañar al feto, ni de causar un parto prematuro.

En contraste, sí es posible decir que las mujeres pueden encontrar cierta incomodidad  derivada del movimiento fetal. Pero la problemática real es ocacionada por las ideas culturales sobre la mujer embarazada como un ser asexual, que por los prejuicios morales se le imposibilita tener relaciones sexuales durante este periódo. Asimismo cabe aclarar que no todas las posturas tradicionales son prohibitivas. Por otra parte se encuentran culturas como los chukchis de Rusia y los azandes de la región centro-norte de África que consideran el sexo durante el embarazo algo necesario debido a la visión del embrión como un ser líquido y que debe solidificarse y nutrirse del esperma.

De hecho, las únicas condiciones en las que se ha encontrado poco recomendable practicar relaciones sexuales durante el embarazo son: historial clínico de abortos espontáneos, sangrado activo durante el embarazo, diagnósticos de actividad uterina (contracciones) precoz, amenaza de aborto por alteraciones hormonales, malformaciones o problemas en la placenta,amenaza de parto prematuro, enfermedades graves como diabetes o preclamsia, embarazo ectópico (cuando un óvulo fertilizado permanece en la trompa de Falopio.

Como hemos dicho las relaciones sexuales durante el embarazo no solo son seguras, exceptuando las condiciones anteriores, sino que tiene sus ventajas como no requerir métodos anticonceptivos y aumento en la espontaneidad que puede ayudar a la salud de la vida como pareja, además que sirve para aclarar que las relaciones sexuales no se encuentran condicionadas al coito. Sin embargo, lo esencial de esto resulta en considerar que el embarazo es diferente para cada mujer por lo cual los cambios hormonales, psicológicos y fisiológicos son muy variados.

Finalmente resaltemos que ningún embarazo es igual y puede significar un proceso de gran cambio positivo para la vida de las personas y las parejas, así que escuchar las necesidades particulares que incluyen necesariamente un adecuado seguimiento médico y nutricional, también significan una experiencia donde la vida sexual puede mantenerse siempre y cuando no exista una contraindicación médica.

Bibliografía:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s